07 septiembre 2012

La explotación de petróleo en el ártico




Las necesidades de energía crecen de manera galopante a nivel global y las presiones para explotar todas las fuentes disponibles no dejan de aumentar. Lugares vírgenes con importantes fuentes de energía sin explotar están en el punto de mira de las compañías petrolíferas.

En los próximos 20 años se espera que la demanda energética crezca a nivel global en torno al 40 %, y uno de los recursos sobre los que se actuará es el gas. Actualmente las compañías explotadoras de hidrocarburos tienen acceso solamente al 40 % de los recursos disponibles.

Según USGS se estima que aproximadamente el 30 % de las reservas de gas no descubiertas y posiblemente el 20 % de las reservas de petróleo no descubiertas se encuentran en el Ártico, uno de los lugares más frágiles del planeta. Revisamos en este artículo como está el estado actual de las explotaciones de hidrocarburos en el ártico.

Cuestiones ambientales

La temperatura del ártico promedio se ha incrementado casi dos veces el promedio de la media global en los últimos 100 años. En los últimos 30 años, la extensión del hielo mínima decrece a un ritmo de 45.000 km2/año. Algunos de los cambios ecológicos más rápidos asociados con el calentamiento global han ocurrido en ambientes marinos y de agua dulce. Las especies más afectadas son aquellas que tienen una distribución limitada o con hábitos de alimentación especializados que dependen del hielo.

Las rutas de barcos por el mar del norte se han incrementado desde 4 barcos en 2010 a 34 barcos en 2011, en parte porque la ruta se abre un mes antes que en años anteriores. El potencial de accidentes en estos barcos es una preocupación principal en muchas comunidades árticas que dependen de la ballena.

El cambio climático y el potencial incremento en la actividad naviera están vinculados a la introducción de especies invasivas foráneas, que pueden tener impactos económicos, ambientales y para la salud, incluyendo pérdidas de especies nativas. El riesgo proviene de cuatro fuentes principales: descarga de agua de balastos, limpieza del casco, cargo operaciones y accidentes o naufragios.

Las provisiones de bioseguridad, usadas para prevenir la introducción de especies invasivas transportadas en los cargueros, regulan la mayoría de los movimientos internacionales de mercancías. Sin embargo, transporte marítimo paletizado y los movimientos de reabastecimiento en el ártico incrementan el potencial de introducción de especies invasivas. Los accidentes de barcos son otro riesgo. Por ejemplo, un incidente con un barco que encalló en las islas Aleutianas causó un daño ecológico significativo por la introducción accidental de ratas.

La generación de ruido bajo el agua como consecuencia de la explotación de hidrocarburos es también un problema por su efecto disruptivo sobre la fauna.

Diversidad del ártico y áreas protegidas

El Ártico contiene muchas poblaciones significativas globalmente amenazadas, incluyendo más de la mitad de las limícolas del mundo, mamíferos tales como el oso polar y reno y caribú que son únicos en la región. Adicionalmente, muchas aves y mamíferos migran anualmente al ártico (y por lo tanto dependen del ártico).

Limitaciones tecnológicas

Las industrias extractivas siempre han operado en áreas de frontera, pero trabajar en el ártico sin dañar tan frágiles y ecosistemas supone un problema de ingeniería aún sin resolver.

Los sistemas que actualmente se usan en la industria probablemente trabajarían en condiciones límites en estos escenarios extremos, por lo que un gran esfuerzo en investigación y desarrollo debe llevarse a cabo para extender los márgenes de operación.

Bibliografía:

·         The need for arctic oil. Oilfield Technology. Volume 05 Issue 04-may 2012
Publicar un comentario en la entrada