17 febrero 2014

Almacenamiento de energías renovables con aire comprimido



Las baterías recargables probablemente puedan considerarse el mejor dispositivo de almacenamiento de energía para varias formas de energías renovables, pero el almacenamiento de energía en aire comprimido es también una tecnología prometedora y no debe ser pasada por alto. Al contrario que estas baterías estos sistemas son más baratos, ligeros, y lo que es más importante, permanentes.
Los métodos de almacenamiento de aire comprimido parecen prometedores y se han ideado varias formas de almacenamiento de energía para aire comprimido en tanques especializados.
En ellos, un chorro de aire es forzado al interior del tanque a través de un mecanismo de válvulas usando alguna fuente de potencia externa hasta que el tanque no admite más. El mecanismo de válvula de entrada hace que una vez el aire ha entrado en la carga se evita salga por el pasaje de salida.
Un tanque de almacenamiento de aire comprimido tiene los siguientes componentes:
  • Receptor de aire: Básicamente esta cámara o tanque acepta y almacena el aire comprimido. Está hecho con acero de alto grado o fibra de carbono para poder resistir las presiones extremas. Normalmente es cilíndrico en forma para optimizar al máximo la cantidad almacenada.
  • Medidores e indicadores de presión: Con unos parámetros tan críticos, es esencial disponer de dispositivos de control y supervisión. Un medidor de presión es un instrumento de precisión ajustado e integrado externamente a tanques de alta presión para medir la presión interna que el aire ejerce sobre las paredes.
  • Válvulas de alivio de presión: Este dispositivo se introdujo para proteger el tanque frente a la presión.

Entre los investigadores, los más optimistas predicen que en los próximos treinta años casi el 99 % de los combustibles fósiles de la tierra se hayan utilizado. Estas noticias crean bastante pánico en la industria de automoción. Es por ello que los científicos se han visto obligados a buscar alternativas para sustituir los hidrocarburos en los vehículos.
En los últimos años ingenieros franceses han llevado a cabo con éxito la misión de usar de forma efectiva aire comprimido para la impulsión de vehículos (CATS).
En el sistema, se usan tanques de peso ligero están hechos de fibras de carbono. El motor del vehículo es impulsado por la potencia liberada por el aire comprimido en un segundo mecanismo de pistón/volante. La liberación del aire comprimido puede controlarse por el conductor mediante instrumentación sofisticada.
Una vez que la presión del aire en el interior del tanque se agota, puede rellenarse mediante compresores de aire. Cada relleno proporciona al menos 125 km de desplazamiento continuo para un vehículo de dos asientos.
Bibliografía:

Storing renewable energy through air compression. Bright Hub Engineering.
Publicar un comentario en la entrada