05 febrero 2014

La energía fotovoltaica es ya más barata que la procedente de energías fósiles


Estos días estoy luchando por conseguir que Repsol me aclare el periodo de consumo de mi factura de calefacción y lo único que consigo es que me pasen de un teléfono a otro. Así está realmente todo el país, pagando religiosamente a los todopoderosos señores de la energía. Concesiones energéticas de hace un siglo, acceso en regimen de monopolio a todo el estado español a algunas grandes familias, un poder económico colosal solamente al conseguido por los grandes oligopolios del sector financiero.

Llevo años tomando datos y no me cuadran las cuentas. He tomado más de 50.000 lecturas en tiempo real en mi contador eléctrico y lo que me sale a mi es casi un 20 % menos que lo que me refleja la factura eléctrica, unos datos con los que aún no sé que hacer.

La población asustada baja sus consumos e invierte en renovables y eso hace que el coste de mantenimiento de las instalaciones energéticas aumenten. Pero al ser un lobby que nunca puede perder, sólo ganar, el gobierno reacciona cambiando el sistema de tarifa para que ahora aunque consumamos poco paguemos más igualmente. Para ello ha más que duplicado los costes del término de potencia y se acabó.

No contentos con todo esto tienen la desfachatez de echar la culpa del déficit tarifario a las energías renovables, cuando las que más ayudas públicas recibieron en su momento son las energías convencionales.

Desde hace un par de años todos mis cálculos indican que la energía fotovoltaica es más rentable que las energías convencionales en coste de la energía consumida. No generada, que ahí es donde está el engaño de los lobbies. Ellos comparan los costes de la generación en vez de comparar los costes al usuario que es el que paga y así de paso evitan hablar de las pérdidas de las líneas de distribución, evitan hablar de centrales de ciclo combinado paradas por todo el país y evitan también hablar de los costes ocultos de sus energías como la gestión de los residuos que tampoco contabilizan.

Ya he incluido varios estudios en el blog, que por cierto fueron duramente atacados por el lobby nuclear de una forma sorprendentemente virulenta. Hay miedo, es normal reaccionen así. El otro día coincidí con dos responsables de Cepsa y me dijeron que sus números iban en negativo, cualquier incremento de las energías fotovoltaicas empeorará la situación.

De ahí que el gobierno haya penalizado al autoconsumo de la forma más sorprendente que uno pudiera concebir.

Pero existen otras formas de sortear tantos obstáculos, y en ello estamos trabajando con muy buenos resultados por cierto.

En este artículo traigo un artículo importante, un artículo que ningún charlatán del lobby nuclear.

Yo dejé de creer en la energía nuclear cuando era muy joven, justo en abril de 1986. Había visitado las obras de la central nuclear de Valdecaballeros y un extraordinario relaciones públicas nos habló con todo lujo de detalles de las bondades de la energía nuclear. Nos dijo taxativamente que era totalmente imposible que una central nuclear pudiese explotar, eso era inconcebible. A las dos semanas Chernobil voló por los aires. Eso en un chico de 17 años decanta para el resto de su vida en contra de algo que vio tan falto de rigor.

Los estudios comparativos existentes hasta el momento están sesgados y manipulados por poderosos lobbies energéticos. Se suelen comparar costes de producción entre distintas tecnologías sin considerar que el consumo instantáneo es la principal ventaja competitiva de la energía fotovoltaica.

Según nuestra opinión sectores interesados en los sistemas convencionales de energía se encargan de crear una serie de bulos sobre los costes de las energías renovables que no son ciertos.

Un nuevo estudio de Fraunhofer Institute en Alemania ha desvelado datos altamente relevantes que vamos a comentar en este artículo. Fraunhofer-Gesellschaft (traducido como Sociedad Fraunhofer) es una organización de investigación alemana con más de 18.000 empleados que comprende 58 institutos esparcidos por toda Alemania, cada uno con una especialización en un campo diferente de las ciencias aplicadas.

El estudio ha determinado que el coste de la producción de energía fotovoltaica en el sur de Alemania es tan bajo como 0,08 € el kwh. Incluso en el norte de Alemania, donde hay poco sol, la energía solar puede generarse a 0,14 €/kWh., la mitad del coste de la energía eléctrica de red

Para 2030, el estudio dice, que el coste nivelizado de la energía (LCOE) desde una cubierta fotovoltaica ha caído a alrededor de 0,06 € por kWh. En regiones soleadas, tales como Australia, Oriente Medio y sur de Europa, suroeste de Estados Unidos, Latinoamérica y África el coste será todavía más bajo, alrededor de € 0,043 por kwh.

Pero además de unos costes bajos la energía solar tiene otra ventaja y es que no soporta impuestos, peajes ni costes adicionales. Nos referimos a su uso en instalaciones aisladas de red. Pensemos que cargando todos los costes con los que se está penalizando al usuario la energía puede salir ya por 0,30 €/kWh o más. Basta dividir el gasto total mensual entre los kWh consumidos para obtener un cálculo exacto.

El estudio de Fraunhofer encuentra también que el coste de la energía eólica está también entre € 0,05 por kWh y €0,11 por kW-h, una cifra que es improbable caiga más.

Es poco probable que las energías renovables caigan ya más de precio pero si tenemos certeza de que las energías convencionales van a seguir subiendo de precio de forma importante en el futuro.

Lo que está ocurriendo puede tener consecuencias inciertas en el futuro puesto que las energías renovables no necesitan las redes de distribución. La implantación generalizada está siendo masiva en todo el mundo por una parte de la población y ello hace que los costes fijos de las energías convencionales cada vez aumenten más y en consecuencia la rentabilidad de la energía fotovoltaica.

Ver noticia aquí.

Publicar un comentario en la entrada