14 diciembre 2014

Control de la ventilación en producción intensiva de cerdos



La producción intensiva de cerdos requiere sistemas de ventilación para regular la humedad y calor producida por los cerdos además de la contaminación provocada por el estiércol, los alimentos y los propios cerdos.

Objetivos de la ventilación

El objetivo de la ventilación es el control de la temperatura ambiente y la humedad, la provisión de aire fresco, la retirada de gases perjudiciales y el movimiento del aire.

Controlando la temperatura ambiente

La temperatura micro ambiental que rodea cada cerdo, puede ser controlado efectivamente por medios de ventilación. Los cerdos que se mantienen juntos crean calor. El calor puede aplicarse con buenos efectos durante las condiciones frías, pero durante las condiciones cálidas debe quitarse por medio de ventilación activa.

Los medios de ventilación reemplazan el aire interior del edificio con aire fresco del exterior. La ventilación controlada controla el ratio al que el aire se reemplaza, dependiendo de las condiciones ambientales fuera del edificio, tales como la temperatura y la velocidad del aire.

Controlando la humedad

La humedad juega un papel importante en las condiciones micro climáticos en el interior de las pocilgas. Lo ideal es mantener los cerdos en un rango de humedad que va del 45 % al 75 %. Se evitarán valores de humedad relativa de más del 80 % y menores del 40 %.

Suministro de aire fresco

El aire fresco es mejor para los cerdos. La ventilación suministra aire fresco rico en oxígeno.

Extracción de gases perjudiciales

La extracción de gases se hace por motivos de salud para el cerdo. El edificio debe gestionarse de tal forma que requiera la mínima cantidad de cambios de aire para regular la temperatura.

Control de la ventilación

Esta es la faceta más importante. La ventilación inadecuada puede tener los siguientes resultados: Mayor mortalidad; pobre salud; disminución del rendimiento de producción; condiciones de trabajo insatisfactorias; y costes de mantenimiento incrementados.

El mecanismo de ventilación natural

Hay dos mecanismos implicados en la ventilación natural de un edificio. Estas son:
  • Fuerzas térmicas o el efecto chimenea
  • Fuerzas del viento o efecto de presión del viento.

El efecto chimenea ocurre cuando el aire caliente en el interior del edificio se eleva y es reemplazado con aire frío situado abajo. Esto depende de lo siguiente:
  •  La diferencia de temperatura entre el aire interior y el aire exterior del edificio.
  • La diferencia de altura entre los puntos del interior y del exterior; y
  • Las áreas de venteo del interior y del exterior.

El efecto del viento se desarrolla debido a las diferencias de presión generadas cuando el viento sopla sobre el edificio. Las fuerzas de presión efectúan el movimiento del aire o la ventilación natural a través del edificio.

Requerimientos para una ventilación natural efectiva

El diseño, distribución en planta y construcción de los edificios tiene que ser exacto desde el principio en orden de facilitar la ventilación. Se contemplarán en el diseño los siguientes principios:
  • El aire fresco debe venir de un nivel inferior.
  • El aire viciado se extraerá del nivel más alto.

Los techos con gradientes planos están completamente sujetos a succión durante condiciones ventosas.
  • El caudal de aire está directamente relacionado con el tamaño de los venteos y viene determinado por el área del venteo más pequeño.
  • Cuanto más apartados estén los venteos, menos aire circulará.

Bibliografía:

  • Ventilation control in pig housing. South African Pork Producers South African
Publicar un comentario en la entrada