16 junio 2011

Las ventajas económicas de una buena ventilación en una explotación avícola intensiva



La elevación de la productividad en una explotación agrícola intensiva va a depender sobre todo de las condiciones sanitarias y ambientales.  En este artículo vamos a exponer los factores más importantes que determinan la productividad de estas explotaciones por el condicionante de la ventilación.

Una explotación agrícola ambientalmente controlada es aquella en la que la temperatura, calidad del aire, caudal de aire, e incluso intensidad de luz pueden modificarse por el operador para cumplir un estándar deseado. El objetivo es proporcionar en la medida de lo posible los requerimientos óptimos para la mejor salud de las aves, evitar estrés, y utilizar de la forma más eficiente los alimentos para la producción de huevos. La ventilación es el elemento clave en el control ambiental, y en la mayor parte de los casos la temperatura es el factor ambiental más crítico que debe ser controlado. Así el diseño y la gestión del sistema de ventilación son vitales para alcanzar la producción óptima de huevos al coste más bajo posible.

Los requerimientos de temperatura de las gallinas ponedoras varían con la edad. La temperatura óptima para una mejor producción es típicamente más baja cuando comienzan a poner, se eleva ligeramente hasta que alcanzan la producción pico, se nivelan por algún tiempo y luego caen. Uno de los desafíos de la gestión óptima de la ventilación es seleccionar la temperatura correcta para la situación particular. El siguiente desafío es gestionar el sistema para mantener la temperatura óptima objetiva. Si bien ningún sistema se espera mantenga la temperatura óptima en la granja avícola, el propósito siempre es conseguir acercarnos lo más posible a la temperatura objetivo, eludir fluctuaciones de temperatura de más de unos grados, y mantener la uniformidad de temperatura.
Los sistemas de control ambiental modernos permiten a los operadores un control riguroso de la temperatura, aunque uno de los problemas es alcanzar una buena uniformidad de temperatura en la explotación. Los sistemas de control ambiental modernos permiten a los operadores un control próximo de la temperatura, al menos en promedio. Uno de los problemas actuales es alcanzar una buena uniformidad en el recinto de la explotación avícola. Un limitado número de estudios se han realizado en granjas avícolas comerciales que han mostrado existen diferenciales de temperatura en la anchura del edificio, y también desde el fondo a la parte superior. El modelo y extensión exactos depende de las desviaciones en cada edificio particular, el sistema de control ambiental usado, y el nivel de gestión.

Los diferenciales de temperatura tienen implicaciones económicas importantes porque la temperatura influye ya que los objetivos de ventilación dependen del tamaño del ave y, más importante aún, la ingesta de alimentación. Donde las temperaturas son persistentemente más altas que las deseadas, las aves consumirán menos alimentos y no consumirán los nutrientes necesarios para la mejor producción de huevos. Donde las temperaturas son demasiado bajas, las aves tienden a consumir más alimentos, lo cual incrementa el coste sin mejorar la producción. La estratificación de la temperatura, y las variaciones que acompañan la toma de alimentos, también afecta a la uniformidad del peso del cuerpo. Las aves que se encuentran en regiones más calientes tienden a perder peso corporal y las aves de las regiones más frías tienden a ganar peso. Esto origina diferenciales de alimentación mayores y hace que la gestión sea más difícil debido a que el objetivo de temperatura depende en gran medida del tamaño del ave. No hay forma de proporcionar una temperatura óptima para bandos de aves que varían en tamaño.
Para ilustrar el profundo efecto que la gestión de temperaturas pueden tener en el coste de producción y en los beneficios diríamos que un estudio realizado en Midway mostró los siguientes ratios:
  • La temperatura de la granja inicial fue de 55 º - 85 ºF en la granja convencional y 74 º - 82 ºF en la granja moderna.
  • El consumo de alimento por docena de huevos producido fue de 3,7 lb en las instalaciones convencionales y 3,2 lb en las instalaciones con ventilación mejorada.
  • El coste por docena de huevos fue de $ 0,26825 en la granja vieja y $0,23200 en la granja mejorada.


Bibliografía: Economics of commercial layer house ventilation.  Alabama Cooperative Extension System Auburn University
Publicar un comentario en la entrada