07 julio 2012

Perspectivas de la transformación de energía en residuos



Las tecnologías WTE convierten la energía química almacenada en los residuos asociados con las actividades humanas en calor, vapor y electricidad. Las fuentes de combustible primaria incluyen residuos sólidos municipales y otros materiales ricos en metano que se generan cuando las sustancias orgánicas se descomponen en ausencia de oxígeno.

Muchas tecnologías de conversión de energía, incineración de residuos y combustibles derivados en calderas está comercialmente madura y es de uso común en todo el mundo, como son los sistemas basados en la combustión.

Globalmente, la capacidad de WTE se ha expandido significativamente en los últimos años, como consecuencia de consideraciones políticas. En primer lugar, muchas naciones han visto los vertederos como ineficientes. Por ejemplo, en 1999 la Unión Europea prohibió la combustión de residuos en vertederos para controlar las emisiones de metano.

En Europa, Asia y otras regiones, tales políticas han motivado la construcción de cientos de incineradoras, las primeras aplicaciones comerciales de varias tecnologías de conversión técnicamente avanzado y la proliferación de pequeños sistemas digestores de gas. Frecuentemente, las plantas WTE producen 56 teravatios-hora de energías renovables en 2006. En Estados Unidos la situación es muy diferente. No se han construido nuevas plantas para transformar energía en residuos desde los años 90, y tampoco se han construido instalaciones de gasificación o pirólisis.

Las tecnologías WTE utilizadas vienen de diferentes formas, ofrecen una gran variedad de rendimientos, y están en varias etapas de desarrollo, pero tienen dos objetivos comunes: manejan residuos y generan energía.

Palabras clave:

Waste-to-energy technologies
Publicar un comentario