26 septiembre 2011

El problema del tráfico de residuos peligrosos hacia los países pobres



A nivel global, los residuos se generan mayoritariamente por el mundo desarrollado, pero su impacto no queda solamente en las regiones productoras. Los costes del reciclaje no son suficientemente asumidos por la población que los produce y menos aún se está dispuesto a convivir con residuos cuando estos se encuadran en los epígrafes de mayor peligrosidad.
Ante este panorama se ha propiciado el desarrollo de un boyante negocio de tráfico de residuos que ha generado un problema complejo. Hasta hace muy poco tiempo los productos se producían cerca de donde se consumían. Los residuos de los procesos de producción y del consumo de productos terminados se gestionaban cerca de su fuente de producción. Ahora los productos de consumo se transportan a todos el mundo para ser vendidos y utilizados.

La gestión de los residuos ha acabado integrándose en una extensa red global de flujo de materiales donde el material reciclable se añade a la materia prima. Este flujo afecta a varios aspectos de los países receptores al crear problemas para la salud y ambientales. El volumen y diversidad de los residuos recuperables está aumentando y, en consecuencia, muchos países se enfrentan a la degradación de su ambiente natural.
Globalización de los residuos
La mayor preocupación actual es el incremento de la exportación de residuos desde los países desarrollados a los países en desarrollo. Los riesgos ambientales y para la salud asociados con la exportación ilegal de un rango de residuos metálicos pesados y químicos.
El tráfico actual de residuos está teniendo un letal efecto en países tales como África, sudeste asiático e incluso latinoamérica y Europa del Este. En los países desarrollados se mira para otra parte y eso genera un sucio negocio que en condiciones normales tiene importantes ventajas ambientales y para el empleo. Es más fácil exportar residuos a los países más pobres en vez de desarrollar programas de reciclaje.
Muchas comunidades de Norteamérica y estados de la Unión Europea no han sido capaces de alcanzar los objetivos de reciclaje marcados por sus respectivas legislaciones. ¿Qué está ocurriendo con estos residuos?
Recientes investigaciones llevadas a cabo en Alemania han mostrado que una proporción alta de residuos atraviesan sus fronteras con destino a otros países. La situación en otros países desarrollados es bastante peor que en Alemania. En el caso de los coches, por ejemplo, tan solo el 15 % de los vehículos de desguace son tratados en Alemania, mientras que más del 50 % son exportados. Debe notarse que una minoría de estos vehículos es exportado a otros países de la UE, con legislaciones también exigentes.
Bibliografía: Showing the Red Light to Waste Trafficking. Waste management world July-August 2011
Publicar un comentario