30 abril 2012

Sistema innovador de riego en el desierto de Israel




La sequía continuada en muchas partes del mundo está poniendo a prueba los sistemas de riego convencionales y los agricultores se enfrentan cada vez más a una escasez prolongada de agua. De ahí que proyectos innovadores como del que hablamos hoy son ejemplos interesantes de lo que se puede hacer para conseguir soluciones alternativas ante estas dificultades para disponer de agua en condiciones ambientales extremas.

Be´er Sheva es una de las ciudades más grandes de Israel, y con una población aproximada de 200.000 habitantes se localiza en el desierto del Negev, en el desierto del Negev.  La región del Negev se localiza justamente al este del Sahara y es extremadamente árida, con partes del desierto que reciben solamente una pulgada de agua al año.

La falta de lluvia ha empeorado en los últimos años ya que Israel experimenta la mayor escasez de agua jamás registrada. Siete años consecutivos de sequía, junto con un incremento en la demanda desde una población en crecimiento, han llevado a la sobre explotación de los recursos de agua del país. En realidad, la escasez de agua siempre ha sido un problema serio en la región.

Si bien el 5 % de la población del mundo reside en Oriente Medio y Norte de África, la región tiene solamente el 1 % de los recursos de agua dulce del mundo. Como resultado de ello, los habitantes de Israel y otros países próximos siempre han buscado formas innovadoras para utilizar el  agua disponible. La reutilización de efluentes de aguas residuales ha sido una estrategia común en la región, especialmente para propósitos de irrigación agrícola.

Innovación en la granja

Para los granjeros de los asentamientos del Negev, una unión de cooperativas de 34 asentamientos en el exterior de Be´er Sheva, la sustitución gradual de fuentes de agua dulce no puede ocurrir lo bastante rápido.

No existen fuentes convenientes de agua disponibles para irrigar sus cultivos – principalmente patatas, trigo y algodón.

Para proporcionar la filtración terciaria necesaria para irrigación no restringida, los cultivadores agruparon sus recursos y pagaron por la construcción de un sistema de reutilización de efluentes junto a la planta de tratamiento de aguas residuales. La idea fue que los efluentes de la planta se tratasen a través del sistema de reutilización y luego bombeado a los campos.

La capacidad de tratamiento del sistema de filtración seleccionado es de 60.000 m3/día con un 90 % de efluente usado para irrigación agrícola y un 10 % para irrigación de los parques municipales. Además de la nueva tecnología de filtración, se usa un sistema UV aguas abajo para propósitos de desinfección.

Detalles del proceso de reutilización del agua

La tecnología seleccionada fue TETRA DeepBed Filter, comprendiendo seis células, cada una con 17,07 m en longitud y 2,9 m de ancho, proporcionando un área total de 300 m2. El sistema de filtración usa 900 toneladas de TETRA #5 Y 2.500 TETRA SNAP T. Se requiere un drenaje subterráneo para soportar el medio filtrante y separar del fondo del filtro.

La planta de filtración opera como un filtro simple en el que el afluente se distribuye. El caudal pasa a través de los medios y los sólidos suspendidos son eliminados. Los efluentes filtrados son descargados a través de un pozo en el que se retiene agua para el lavado de las células.

Bibliografía: Israel´s Ingenious Irrigation: Total TSE Reuse, WaterWorld
Publicar un comentario