27 enero 2013

Se agravan las perspectivas de subidas del recibo de la luz




Si bien en 2012 la luz ha subido cuatro veces y en los últimos cinco años ha subido un 60 % al que hay que añadir la subida del IVA, estos incrementos no han sido suficientes para frenar el déficit tarifario que amenaza la estabilidad del país. El déficit tarifario abre una brecha cada vez más peligrosa y a una velocidad mayor de lo que se consigue frenar con los incrementos del recibo que vienen aplicándose en los últimos años.

Para repercutir los incrementos en el consumidor el gobierno ha preparado nuevas estrategias. Destaca como novedoso el recargo que se va a aplicar a aquellos usuarios que tengan un consumo por encima de lo normal. Este recargo puede llegar hasta el 8 % del coste del recibo.

En el año 2013 las subidas comenzaron a principios de enero y el consumidor tendrá que apechugar con nuevas subidas a lo largo del año.

Pero lo más inquietante para los consumidores no es lo que ha subido la luz, sino lo que puede subir. En efecto, pese a que todas las subidas iban encaminadas a reducir el déficit tarifario en el año 2012 el déficit de tarifa registró la mayor desviación de la historia. Desde el año 2000, el déficit se ha multiplicado por 140. 

La deuda eléctrica del año 2012 rondará la asombrosa cifra de los 5.000 millones de euros.

El Ministerio de Industria está sufriendo tremendas presiones por todos los frentes porque si no se actúa con decisión la situación puede agravarse aún mucho más. Pensemos que el déficit tarifario era ya superior a 25.000 millones de euros y ahora en vez de mejorar va a empeorar mucho más.

Desde la perspectiva de nuestro blog el razonamiento es más que evidente, o las empresas toman entre sus máximas prioridades la inversión en eficiencia energética o muchas de ellas se verán obligadas a cerrar. No existen otras alternativas ante los incrementos en la tarifa que ineludiblemente se avecinan en el corto plazo.
Publicar un comentario en la entrada