09 agosto 2009

Sobre como el refino del petróleo afronta el efecto de renovables, eficiencia energética y recesión global.

Las refinerías de petróleo de todo el mundo se enfrentan cada vez a más incertidumbres, sobre todo por las previsiones de márgenes futuros, el precio del crudo y los márgenes de los proyectos. Estos factores, junto con la caída de la demanda por productos refinados, la recesión global, y un mercado de crédito más estrecho, están forzando a las refinerías globales a reconsiderar sus proyectos de expansión.
Al mismo tiempo, la reducción obligatoria de los niveles de azufre en los productos refinados – tanto gasolina como diesel – son factores significativos afectando los planes de gasto de las refinerías los próximos años. En Europa, Asia y Latinoamérica han cambiado las regulaciones lo que obligará a importar gasolina o diesel o a realizar inversiones de capital. Las refinerías se ven obligadas a satisfacer unas normas más exigentes a la vez que tiene que procesar crudos cada vez de peor calidad, que a la vez contiene más sulfuros.
Otra de las dificultades crecientes son las incertidumbres que provienen del cambio climático y las regulaciones que vienen aprobándose, así como el potencial de mayores requerimientos de mayores requerimientos de biocombustibles incluyendo etanol.

La caída mundial de la demanda de petróleo

La demanda por productos refinados del petróleo está declinando en todo el mundo, y especialmente en USA. Una economía global en recesión, mejoras en la eficiencia energética, y sustitución de combustibles basados en hidrocarburos por combustibles renovables. En 2008 el precio promedio del petróleo Texas fue de $100/bbl, mientras que las previsiones apuntan que este año la media será de $42/bbl y $53bbl en 2010. Desde principios de 2009, sin embargo, los precios se han recuperado algo y los márgenes se han estabilizado. En Estados Unidos, en particular, la utilización de refinerías cae para acomodarse a las continuadas exportaciones que vienen de otras regiones, notablemente la gasolina europea. Las refinerías europeas tratan la gasolina como subproducto como un intento de satisfacer su déficit diesel.

Cancelaciones de proyectos

Las refinerías se están volviendo más cautelosas y están reconsiderando sus planes para expansionar su capacidad de refino. Muchos proyectos se están demorando o cancelando. Motiva Enterprises LLC, por ejemplo anunció que paralizaba por ahora su proyecto de 7.000 millones de dólares con el que iba a aumentar la capacidad de la refinería de Port Arthur, Texas. El proyecto no arrancará ahora hasta 2012. A comienzos de febrero, Marathon Oil Co., de Houston, anunció que demoraría la finalización de su proyecto de 2.000 millones de dólares para expandir su refinería de Detroit. También el proyecto de Marathon´s Heavy Oil, que comenzó a finales de 2008 va a demorarse. La compañía prevé un incremento en costes del 15 % de su presupuesto original de 1.900 millones de dólares. Si bien muchos proyectos de refinería se están cancelando, en otras áreas del mundo continúa la actividad, especialmente cuando hay subsidios gubernamentales. Uno de los proyectos más grandes de expansión que están en marcha es el de Reliance Industries Ltd. En la India, que está en proceso de arrancar a producir 580.000 bbl/d. En febrero de 2009, la refinería de Dung Quat en Vietnam comenzó a estar operativa oficialmente. La primera refinería vietnamita producirá 140.000 bbl/d- Otras adicciones de refinería significativas están teniendo lugar en China. Los proyectos que arrancarán en los próximos seis meses incluyen dos refinerías de PetroChina Co., con una capacidad de procesado de 250.000 bbl/d. Los crecientes requerimientos de incrementar etanol en la mezcla de gasolina debilita la demanda de gasolina.

Bibliografía: Refiners face uncertain future. Chemical Engineering may 2009

Publicar un comentario en la entrada