06 marzo 2011

Perspectivas del precio de la energía en los próximos años (2ª PARTE)





Ver 1ª PARTE

El futuro del gas natural

El gas natural va a representar un papel central en el cumplimiento de las necesidades de energía del mundo en al menos los próximos veinticinco años. La demanda de gas cayó en 2009, pero en 2010 se reanudó el crecimiento de la demanda. El gas natural es el único combustible fósil par el que la demanda será más alta en 2035 que en 2008 en todos los escenarios. El incremento previsto es del 1.4 % anual. La demanda de China crecerá más rápidamente, a un promedio del 6 % anual. Hay potencial para que la demanda de China crezca más rápidamente aún, especialmente si el uso del carbón se frena por motivos medioambientales.

El exceso de capacidad de suministro de gas global que emergió como resultado de la crisis económica (que hizo caer la demanda de gas), el boom en la producción de gas no convencional en US y el resurgimiento de la capacidad de gas natural licuado, puede persistir más de lo que muchos esperan. En el largo plazo, la necesidad incrementada de exportación - especialmente en China - es probable que impulse hacia arriba la capacidad de utilizazión.

Un profundo cambio en la forma como se genera la electricidad

La demanda de electricidad en el mundo se espera continue creciendo con más fortaleza que ninguna otra forma final de energía. En el nuevo escenario, se proyecta crezca un 2.2 % al año entre 2008 y 2035, con más de un 80 % de incremento ocurriendo en países no de la OCDE. En China, la demanda de electricidad se triplicará entre 2008 y 2035. En los próximos 15 años, se proyecta que China añada una capacidad de generación equivalente a la capacidad actualmente instalada en los Estados Unidos. Globalmente, las adiciones brutas, para reemplazar capacidad obsoleta y cumplir con el crecimiento de la demanda, supondrán 5900 gigavatios en el periodo 2009-2035 - un 25 % más que la capacidad actualmente instalada.

La generación de electricidad está entrando en un periodo de cambio de inversiones a tecnologías bajas en carbón - el resultado de los precios de combustible fósiles más altas y las políticas gubernamentales para realzar la seguridad energética y frenar las emisiones de CO2. En el nuevo escenario político, los combustibles fósiles - principalmente gas natural y carbón - quedan dominantes, pero su cuota de generación total cae del 68 % en 2008 al 55 % en 2035, ya que la energía nuclear y las renovables se expandirán. El cambio a tecnologías bajas en carbono es particularmente marcado en la OCDE. Globalmente, el cabón seguirá siendo la fuente principal de generación de electricidad en 2035, aunque su cuota en la generación de electricidad declinará del 41 % al 32 %. Un gran incremento en la generación a base de carbón en países no pertenecientes a la OCDE se compensa parcialmente por la caída en países de la OCDE. La generación con combustible gas crece en términos absolutos, principalmente en países fuera de la OCDE, pero se mantiene con una cuota estable del 21 %. La cuota de la energía nuclear en generación se incrementa paro solamente marginalmente, con más 360 GW de nuevas adiciones.

El papel de las renovables

El apoyo público y el incremento en la competitividad de las renovables son los factores determinantes en su implantación. La cuota de las renovables crecerá desde el 19 % del 2008 a casi un tercio en 2035. El incremento viene sobre todo de la hidroeléctrica y eólica. La producción fotovoltaica se incrementa también muy rápidamente, aunque la cuotar de generación en 2035 será solamente del 2 %. La cuota de las renovables modernas para producir calor en la industria aumentará desde el 10 % al 16 %. El uso de los biocombustibles se multiplicará por cuatro entre 2008 y 2035, cumpliendo el 8 % de la demanda de transporte.
El informe completo de IEA puede descargarse aquí.
Publicar un comentario