30 abril 2011

El declive de nuestras viejas centrales nucleares en el mundo post Fukushima (4ª PARTE)


Ver 3ª PARTE

LOS COSTES ASOCIADOS A UNA CENTRAL NUCLEAR

A la hora de comparar entre sí las distintas tecnologías de generación de energía debemos valorar todos los costes asociados a cada uno de los procesos incluyendo los que repercutirán a los usuarios que no disfruten de la electricidad generada por una planta de generación. Hay grandes diferencias entre las distintas tecnologías. De manera particular es importante destacar que la energía nuclear tiene unos costes que perdurarán durante muchos años y que serán soportados por las generaciones futuras, todo ello hay que conocerlo en detalle antes de optar por una u otra decisión.
La seguridad de las centrales nucleares es una cuestión principal para valorar correctamente esta tecnología, pero también lo son los costes asociados a la construcción de este tipo de instalaciones.  AREVA NP, el principal constructor de centrales nucleares del mundo, estima que la construcción de una planta nuclear supone alrededor de los dos tercios del coste de un kWh de electricidad nuclear. Los costes operacionales son relativamente pequeños en comparación con la construcción pero no son insignificantes ni mucho menos. Otros costes, como los del desmantelamiento de la central y la gestión de los residuos son enormes pero tienen poco peso cuando se plantea la evaluación de una planta nuclear. Los costes de la gestión de los residuos es una herencia para las generaciones futuras.
A la hora de valorar los costes de implementación de una central nuclear, los principales elementos de coste asociados a esta tecnología son los siguientes:
·      Costes fijos: Son los costes asociados con la construcción de una planta y son determinados por el coste de construcción, el tiempo de construcción y los costes de capital.
·         Costes variables: Incluyen los costes de combustible, los costes de mantenimiento, y los costes operacionales.
·         Seguros de accidentes: El daño que una central nuclear puede producir se valora normalmente en torno a 1.000 millones de dólares.
Costes de construcción
El coste estimado de construir plantas nucleares con diseños de última generación, la llamada Gen III+, ha escalado dramáticamente. Hace una década, cuando se planteó la construcción de estas centrales, la industria nuclear estimava que podía construir una central nuclear (incluyendo el coste de la primera carga de combustible pero excluyendo cargos financieros) de US $ 1000 por kw. Una unidad de 1.000 MW costaría 1.000 millones de dólares. Pero estas estimaciones iniciales pueden estar equivocadas aunque sólo es posible probarlo con una muestra representativa de plantas completas, algo que no ha ocurrido hasta ahora
La planta finlandesa de Olkiluoto se contrató en 2003 llave en mano, pero cuando los costes se incrementaron sustancialmente, el vendedor, AREVA NP, rehusó cubrir los costes extra. El proyecto está actualmente en los tribunales.
Fiabilidad
En las primeras décadas de la energía nuclear, la fiabilidad de las plantas nucleares frecuentemente caía por debajo del nivel previsto. Durante los pasados 20 años, sin embargo, la fiabilidad ha mejorado sustancialmente, y el factor de carga promedio mundial es ahora aproximadamente del 85 % (en los años 80 era del 60 %).
Si bien la fiabilidad es hoy más alta que en el pasado, una buena fiabilidad no puedes ser siempre asumida, particularmente para los nuevos diseños no probados.
Costes de operación y mantenimiento
Como ocurría con la fiabilidad, los costes de operación y mantenimiento de plantas nucleares fueron una preocupación seria hace 20 años, y algunas plantas fueron cerradas porque los altos costes las hicieron inviables sobre la base de costes marginales (es decir, no incluyendo costes fijos). Con fiabilidad mejorada, sin embargo, el mantenimiento y reparación puede espaciarse en el tiempo, resultando unos costes de operación y mantenimiento por kWh más bajos.

Costes de combustible
El coste del combustible – incluyendo el coste del uranio, el coste del procesado (incluido enriquecimiento), y el coste de eliminación o reprocesado de combustible – representa solamente el 5 % del coste por kWh de la electricidad nuclear. Aunque los costes del uranio están subiendo, la calidad del mineral que es está descubriendo es inferior, y muchas instalaciones de enriquecimiento de uranio tendrán que ser reemplazadas en los próximos años, el impacto de estas tendencias en la economía global de una central nuclear serán bajos.

Los costes asociados con la eliminación del combustible gastado aún sólo pueden suponerse, ya que los países tardarán todavía décadas en extraerlos de las centrales actuales. Tras cerrar una planta nuclear es posible que la eliminación del combustible tenga lugar unos 50 – 100 años después de haber sido eliminado del reactor. Si la eliminación ocurre 100 años después de que el combustible haya sido descargado y la tasa de descuento es del 3 %, el impacto del coste se reduce por un factor próximo a 20.
Desmantelamiento de una planta nuclear
Hasta el momento hay poca experiencia de desmantelamiento completo de una planta nuclear. Ninguna de las plantas que haya estado operando durante varias décadas ha parado y se ha desmantelado completamente, incluyendo la eliminación de los residuos radiactivos. Los costes de desmantelar una central nuclear son todavía inciertos, pero las proyecciones realizadas apuntan a que pueden ser próximos a los asociados con la construcción de la central. En consecuencia, si cuesta lo mismo construir que desmantelar una central nuclear y muchas están próximas a ser cerradas hay que pensar en soportar costes de varios miles de millones de dólares para una gran planta. Si que es cierto que es probable que el desmantelamiento tenga lugar en un largo periodo, incluso en 150 años o más desde que la planta fue cerrada. Si es así el coste se repartirá a lo largo de muchos años.

Un problema que surge con el desmantelamiento de las centrales nucleares es que sus costes deben repercutirse en la factura eléctrica de los usuarios del futuro. Nuestros hijos y nietos serán reacios a soportar los costes de desmantelamiento de una tecnología de la que ellos no disfrutaron. Los mecanismos probados hasta ahora para desmantelar centrales nucleares repercutiendo los costes en el usuario del momento han fallado, posponiendo el incremento de la factura a los usuarios del futuro.
Las minas de uranio
Otro problema asociado a las centrales nucleares es el de las minas de uranio. Las minas de uranio están normalmente en lugares donde no hay centrales nucleares y para la extracción del mineral debe desarrollarse un proceso altamente dañino para el medio ambiente que deja residuos peligrosos que si no se tratan alterarán el medio ambiente local de una forma permanente. Asimismo, hay que tener en cuenta que la calidad del mineral de uranio se viene deteriorando en los últimos años debido a las necesidades de extraer producto y ello hace que la energía necesaria para extraer uranio se haya incrementado.

Continua en 5ª PARTE
Publicar un comentario