13 julio 2009

El banco mundial prioriza en las hidroeléctricas sostenibles…y algunos recuerdos del pasado

Un cambio importante ha supuesto que el banco mundial haya enfatizado ahora su interés por la energía hidroeléctrica sostenible, y ello supone recursos económicos para desarrollar este tipo de proyectos en países en desarrollo. "Directions in Hydropower" es un nuevo informe del banco Mundial que indica que el banco aumenta su apoyo a este tipo de proyectos siempre que haya sostenibilidad social, ambiental y económica al hacerlo. Un cierto lavado de cara que intenta lavar la imagen del apoyo prestado en el pasado a proyectos muy impactantes en el medio ambiente.
Después de un periodo de cautela, el Banco Mundial comenzó a promover y financiar nuevamente proyectos de presas de alto riesgo. Desde entonces, el Grupo del Banco ha aprobado 3.700 millones para soportar 67 proyectos hidroeléctricos. Las aprobaciones se incrementaron desde cero en 1999 a aproximadamente 200 millones de dólares en 2003 y más de 1.000 millones de dólares en 2008. Recientes proyectos incluen Bujali en Huganda, Bumbuna en sierra Leona, Felou en Senegal, Nam theun 2 en Laos, y Rampur en India.
El nuevo informe reconoce los impactos y riesgos de los proyectos hidroeléctricos, incluyendo cuestiones que el banco ha intentado ignorar como las emisiones de los embalses. El banco se justificará apoyando embalses relativamente pequeños.
El Banco tiene proyectos adicionales de casi 2.000 millones en presas en India, Vietnam, Ruanda, Etiopía, Guinea, Brasil, Rumanía, Turquía, Georgia y Tajikstan. También desea soportar más estudios de pre-factibilidad.
Aunque el banco ha evitado proyectos mega-destructivos, su aproximación a las hidroeléctricas es aún cuestionable en varios aspectos:
  • Incluso aunque el Banco ha llevado a cabo muchos estudios y empleado mucha retórica, hay riesgos económicos y ambientales sobre el empleo de los fondos. Aún quedan proyectos que son realmente perniciosos.
  • El proyecto Nam theun 2 afectó a más de 120.000 familias. La gente ha recibido mejores casas pero ahora no saben cómo alimentar a sus familias. Respecto a la financiación de nuevos proyectos, el banco planea fortalecer las fundaciones sectoriales, pero aún quedan muchas lagunas. En África, por ejemplo, el banco apoya proyectos hidroeléctricos orientados a la exportación masiva en países como Etiopía sin valorar las opciones de energía del continente.
  • El banco sigue utilizando el recurso hidroeléctrico como una mera propaganda y sigue obviando las importantes repercusiones sociales, económicas y ambientales que tienen muchos proyectos.
  • El banco no reconoce los errores del pasado, con un legado de más de 10 millones de personas desplazadas, propiedades perdidas, ecosistemas dañados, carga de deuda masiva y en algunos casos serias violaciones de los derechos humanos. Las comunidades costeras de Pakistán todavía esperan compensaciones por los daños causados por los proyectos de drenaje del banco mundial que ignoraron sus avisos. La gente de Tonga en Zambia todavía está empobrecida después de que fueron obligadas a dejar sus tierras por la presa de Kariba. También los granjeros guatemaltecos buscan justicia por el asesinato de cientos de personas que obstaculizaron la presa de Chixoy.

En 2008 el Banco Mundial aprobó unos 1.000 millones de dólares en proyectos hidroeléctricos, mientras que el apoyo a tecnologías como la eólica, solar, biomasa y pequeñas hidroeléctricas supusieron solamente 476 millones de dólares en 2008.

Fuente: International Rivers

Publicar un comentario