09 julio 2009

Hasta ahora ha habido poco crédito, a partir de ahora ninguno

Los datos de ayer del FMI corroboran nuestras pesimistas hipótesis. Una cosa es la crisis financiera internacional que provocó Estados Unidos y afecta a todo el mundo y otra cosa es la crisis provocada por la burbuja inmobiliaria española de la que en España no quieren ni hablar. No contentos con haber condenado a la miseria al país, los que provocaron la burbuja ahora tratan de no hablar de ella, con la vana esperanza de que esto pase y las cosas vuelvan a ser como antes.
En Todoproductividad no hacemos previsiones, pero ahora las vamos a hacer. Las cosas no sólo no van a ser como antes, sino que van a ser peor que ahora. Al menos en cuanto al sector de la construcción se refiere y en especial al inmobiliario. Las burbujas especulativas secaron el sistema bancario, y cuando se repartían millones de euros a propietarios de parcelas rústicas, o el promotor cobraba una parte del dinero de los pisos en B lo que estábamos haciendo era descapitalizar el sistema. El dinero está, pero fuera de los bancos, y el que lo tiene lo está sacando de España.
Hay que decir todo esto bien alto y claro para que las empresas puedan reaccionar y al menos se detenga la sangría de quiebras empresariales a la que estamos asistiendo.
Decimos todo esto a colación de un artículo que hoy el confidencial publica, y en el que se recogen las estadísticas de crédito a las familias. La gráfica muestra claramente que la crisis crediticia, lejos de resolverse se agrava. No sabemos a quién sorprende esto, porque desde luego a nosotros no. Ya lo hemos dicho desde hace mucho tiempo.

Resulta de lo más evidente lo que está pasando:

La burbuja inmobiliaria estalló y hace disminuir el precio de los pisos, con lo cual el principal activo del país se está hundiendo. La morosidad aumenta y los bancos cada vez se ven más comprometidos. Por no hablar de las cajas, que además de financiar pisos financiaron la megalomanía de TODOS los ayuntamientos y TODAS las Comunidades Autónomas. Así que lo que está ocurriendo es bien sencillo, un sistema financiero descapitalizado como el que tenemos no puede hacer otra cosa sino intentar salvarse, y para eso utilizan los escasos recursos que consiguen obtener. El razonamiento es sencillo y obvio, pero siguen tratándoselo de ocultar a la gente y ello empeora las cosas. Como conclusión de todo ello, el efecto es inmediato: La burbuja inmobiliaria no sólo ha hecho bajar los pisos sino que también ha bloqueado el tiempo, y ese bloqueo durará muchos años. Durará muchos años por una evidente razón: Los pisos se compraron con créditos a 30-40 años. Tan largos periodos de amortización lo único que consiguen es que la gente realmente no esté amortizando capital. Los españoles se dedican a pagar los intereses de su pesada deuda, y no amortizan casi nada de la misma. Esos intereses van a los bancos internacionales que nos financiaron la locura inmobiliaria y España permanece bloqueada. Este es lamentablemente el destino que nos espera durante muchos años. Algunos hablan de diez años, pero nosotros consideramos que esa cifra es muy optimista. El motivo es también bastante obvio, los plazos de amortización. Estamos pagando intereses de deuda y no pagamos capital, y hasta que ello no se haga no se irá desbloqueando el sistema.

La gráfica procede del Banco de España.

El artículo que citamos, y que aporta datos es este.

Publicar un comentario