14 julio 2009

El invierno económico de los baby-boomers

En términos generales, los que nacimos durante el baby boom tuvimos la suerte de no pasar penurias económicas serias. España se incorporó en los sesenta a un periodo de crecimiento sin precedentes que se había iniciado al acabar la segunda guerra mundial.
Cierto es que muchos nos criamos a base de mortadela y poco más, pero al menos el futuro parecía asegurado de forma indefinida para la mayoría. El mundo creció con fuerza durante décadas, y sólo algunos episodios recesivos causados por crisis financieras agudas venían a enturbiar la expansión de la economía global. Esto ocurrió al menos en occidente, otros países tuvieron que esperar bastantes años más para disfrutar de una estabilidad económica como la vivida hasta 2.008.
Pero la crisis actual tiene como particularidad algo de lo que muchas veces hemos hablado: Es una crisis ligada al sobreendeudamiento. Analicemos lo que esto supone:
Muchas actividades son boyantes y se recuperan sin problemas de la crisis. Varias actividades relacionadas con la agricultura, la industria auxiliar el sector energético, etc.
Pero qué ocurre cuando gran parte de la actividad económica está sobreendeudada. Pues bien sencillo, su capacidad de maniobra es nula y sólo puede resistir. Y eso es lo que está ocurriendo. Es por tanto previsible que en las economías hiperendeudadas como España o Estados unidos, gran parte de la actividad económica quede paralizada durante mucho tiempo.
Algunos economistas (ver bibliografía) hablan ya de ruina de la nación para referirse a Estados Unidos. El problema es que los americanos han comprado pensando en el pasado y futuro como algo lineal. Han pensado que las cosas van siempre de una forma similar y no se han protegido para el futuro. Y las deudas no son más que eso, una restricción a los medios que las personas tendrán para afrontar el futuro.
Según muchos economistas la solución definitiva a esta crisis no se alcanzará en un escenario temporal inferior a los 10-20 años, y en ese tiempo millones de personas tendrán que seguir pagando deudas con unos ingresos muy limitados.
La generación boomers ha gastado todo el dinero que ganará en su vida adulta en un espacio de tiempo muy pequeño. A esta generación se le vendió la panacea de vivir del crédito y eso hizo que se asumiesen niveles de deuda impensables para la generación anterior.
Pero el mundo se mueve según ciclos, y el ciclo de la vida humana dura entre 80 y 100 años, demasiado tiempo para evitar grandes fluctuaciones en los ciclos económicos.
El punto en el que nos encontramos es una consecuencia del optimismo que comenzó en 1984, un periodo que tuvo como consecuencia la caída del comunismo. En ese periodo, los ricos tomaron la ventaja de la economía de servicios financieros y su riqueza creció con mas fuerza y a expensas de la clase media. Fueron los años de la "beatiful people" o "gente guapa", representada en España por figuras como Mario Conde o Javier de la Rosa. En aquellos años se empleaban ya con fuerza términos como "pelotazo" y la cultura de la especulación se habría hueco en muchos paises. Los pobres no pagaban tasas y recibían pagos por transferencias sociales que les hacían vivir como el rico. Fueron años de deslocalización, en los que las multinacionales empezaron a trasladar sus centros productivos buscando paises con mano de obra barata.
La evolución desde esos años ha desembocado en la situación actual, la crisis mas seria de las conocidas desde hace muchos años. La actual crisis se caracteriza sobre todo por la descomposición de las instituciones básicas que han dado confianza a la sociedad durante muchos años, y ello obliga a su reconstrucción. El incremento del precio del petróleo hasta el pico de julio de 2008 hace a muchos pensar que el peak oil ha llegado, y ello disparara muchos problemas en el futuro.
La mayoría de los adultos que están en fase laboral ahora pertenecen a la generación del baby-boom, una generación que ha vivido en relativa paz y confort.
La administración de George W. Bush estuvo marcada por la guerra del golfo, y planto las semillas venenosas para la futura guerra del terror, donde se confunden intereses económicos y políticos. La política de laissez-faire de Alan Greenspan y Robert Rubin desembocaron en la burbuja de las .com y su eventual colapso, y las instituciones financieras continuaron deteriorándose.
El ataque del 11 de septiembre contra las torres gemelas tuvo éxito en desestabilizar toda la sociedad occidental. La economía mundial entraba en recesión y solamente a base de bajar los tipos hasta limites desconocidos para nuestra generación se consiguió estimular la economía. Pero también se generaron burbujas especulativas de dimensiones colosales. En algunos paises como España estas burbujas ya estaban creciendo con fuerza como consecuencia de la entrada de España en el euro, la facilidad de obtener créditos, y la política de desregulación del momento.
La economía colapsaba en distintos frentes, y en octubre de 2008 se desencadeno la reacción en cadena que acabo bloqueando toda la economía mundial.
Y el peak oil parece haberse desencadenado, exponiendo a altos riesgos a economías como las norteamericana que con un 5 % de la población mundial devora el 25 % de los recursos energéticos.
La actual crisis financiera, los efectos de las burbujas inmobiliarias, y la deflación deuda están condicionando la economía y lo harán durante muchos años. Pero algunos fenómenos hay que tener bien presentes para poder estar atentos a las extraordinarias oportunidades de negocio que en toda crisis se presentan. Y en esta ocasión, como tantas y tantas veces hemos dicho en el blog, creemos que la oportunidad esta en el tan temido "peak oil".
Volviendo a la generación boomers, parece bastante claro que es también el segmento de la población que mas va a estar expuesto al encarecimiento de los precios que nuevamente provocaran las carencias en energía. Según algunas estimaciones, los estadounidenses tendrán que pagar muy pronto 1.500 dolares mas por año en concepto de energía, y esto es mucho dinero. Los costes de la comida también iran hacia arriba, y ello dañara las finanzas.
LA generación boomers esta acostumbrada a mejoras perpetuas en su vida y eso puede haberse acabado. Es momento de rebobinar, cambiar el chip y prepararse para los nuevos tiempos.

Bibliografía: Baby Boomers Your Financial & Economic Winter is Coming, The Fourth Turning

Publicar un comentario