24 agosto 2011

El efecto del cierre de las centrales nucleares en Alemania


En el año 2010 se produjo un incremento en la demanda mundial de energía que no se conocía desde 1973, y ese fue el motivo de la subida del precio de la energía hasta los niveles actuales. Desde el punto de vista de la energía, este 2011 se ha caracterizado por el accidente de Fukushima y los efectos que en la energía nuclear ha tenido esta catástrofe.

Uno de los efectos inmediatos ha sido el anuncio que hizo Alemania de cerrar todas sus centrales nucleares en 2022. Esto va a tener consecuencias por la necesidad de encontrar nuevos recursos.
Esta decisión histórica ha sido una consecuencia de las protestas masivas que tuvieron lugar en el país. Pero ya en marzo se suspendió la operación de sus siete reactores más viejos.
Alemania se plantea reducir un 10 % el consumo energético mediante medidas de eficiencia energética. También se va a doblar el uso de energías renovables hasta alcanzar una cuota del 25 %. Se estiman unas inversiones de 200.000 millones de euros en energía eólica y solar.
La suspensión de los siete reactores más viejos ha forzado ya a Alemania – exportador neto de energía – a convertirse en importador de Francia, incrementándose los precios de la energía al consumidor.
Las generadoras que explotan las plantas del país, como E.ON y RWE, han amenazado con emprender acciones legales contra el gobierno, y esperan compensaciones por valor de miles de millones de euros.
En Europa la decisión de Alemania ha sido seguida por Italia y Suiza. Francia y Reino Unido mantendrán sus programas nucleares.
El problema que surge tras la decisión de Alemania es que el país necesita generar 40 TWh para suplir la energía de sus plantas nucleares. De sus plantas de carbón pueden obtenerse 40 TWh pero eso supondrá que se superen los límites a la producción de CO2.
Bibliografía: Germany to Shut Down All Nuclear Reactors. Power. Vol. 155. Nº 7. July 2011
Publicar un comentario en la entrada