07 enero 2010

Selección de ventanas energéticamente eficientes (II)

Ver aquí artículo anterior.
. Prevención de la condensación .
El aire puede contener cantidades variables de vapor o humedad. Cuanto más caliente está el aire, más humedad puede contener. La cantidad de humedad en el aire, expresado como un porcentaje de la máxima cantidad de que el aire puede mantener a una temperatura dada se denomina humedad relativa. Por salud y confort, el aire interior debe contener algo de humedad. La humedad relativa generalmente estará entre el 30 % y el 40 % a temperaturas normales. La humedad relativa generalmente estará entre el 30 y el 40 % a temperatura normal. La humedad relativa del aire puede incrementarse añadiendo más humedad o reduciendo la temperatura. Cuando la humedad relativa alcanza el 100 %, el aire ya no soportará más humedad, y comenzará a la condensarse. La temperatura a la cual ocurre esta condensación se denomina temperatura de puntos de rocío del aire. Cuando el aire húmedo entra en contacto con una superficie fría en una casa, puede enfriarse a su temperatura de puntos de rocío, y como resultado se condensa en la superficie de la ventana. Las ventanas no causan la condensación, pero históricamente han sido el primer y más obvio lugar donde ocurren. Esto es debido a que las ventanas generalmente tienen una resistencia térmica que aísla paredes, techos y suelos. Como resultado, sus temperaturas interiores son usualmente más bajas que otras superficies en la casa durante el clima frío. Sí el aire en una casa es lo bastante húmedo, el agua se condensará cuando se enfríe en una superficie de ventana. La condensación se piensa a menudo que es un problema de los inviernos fríos. Sin embargo, en climas húmedos y calientes, la humedad puede consensarse en la superficie exterior de una ventana pobremente aislada en un edificio con aire acondicionado. Dejado sin controlar, la condensación puede dañar los marcos de las ventanas, alféizares, y persianas interiores. El agua puede deteriorar la pintura alrededor y causar otros daños. En casos severos puede filtrarse en las paredes adyacentes, causando daños en el aislamiento y marco. El aire interior entra en contacto con ventanas eficientes en energía y es menos probable se enfríe por debajo de su temperatura de rocío debido a que las temperaturas de la superficie interior quedan más altas durante el clima frío que las ventanas con vidrio simple. Los espaciadores metálicos tradicionales, y los marcos metálicos. Experimentalmente se demuestra que el riesgo de condensación en el centro del vidrio se reduce cuando el valor del aislamiento del vidrio se incrementa. La condensación ocurre incluso más probablemente en espaciadores de ventanas y marcos, los cuales son usualmente menos aislantes que la vidriera correspondiente.
. Recomendaciones para seleccionar el factor U de ventanas .
Cuando se compran ventanas y claraboyas, debe ponerse atención a si el factor U listado por el fabricante se aplica al vidrio solamente o a la unidad completa. Si es por el vidrio solamente, el factor U total puede considerarse más alto debido a los efectos del marco y espaciador. Estos efectos se incrementan conforme decrece el área total de la ventana. Es por ello que debemos comparar diferentes tipos de ventanas por su factor U total. Siempre que sea posible debe evitarse el uso de ventanas de aluminio a menos que tengan rotura térmica. Incluso en los climas más suaves, estas ventanas tienden a tener temperaturas de superficie interior bajas en la estación fría, generándose problemas de condensación. Las ventanas con marco de aluminio y rotura térmica, diseñadas apropiadamente, pueden usarse en climas moderados. Los mejores materiales del marco para maximizar el valor del aislamiento son madera, vinilo, y fibra de vidrio. Las ventanas con paño húmedo son impracticables en climas dominados por el calor. En estas regiones, son aconsejables paños múltiples, E bajo, y configuraciones de ventanas rellenas de gas. En la mayoría de los climas, el vidrio con revestimientos y rellenos de gas con E bajos son una elección que proporciona ahorro energético significativo en un producto efectivo en costes. El factor U aconsejable en las ventanas será 0,5 o más bajo y preferiblemente bajo 0,4 para ahorro energético bajo. Los consumidores seleccionarán ventanas con periodos de garantías largos, que indicarán diseños de ventanas sanos y reducida probabilidad de fallo del sello del vidrio aislante o pérdidas de gas, lo cual reducirá el rendimiento. Recuérdese que los factores U de las claraboyas significan menor consumo energético.
.. Bibliog seis rafía: Selecting Windows for energy efficiency. US Department of Energy.
Publicar un comentario en la entrada