15 diciembre 2011

Eficiencia energética en restaurantes (1ª PARTE)



Los restaurantes usan entre 5 y 7 veces más energía por m2 que otras construcciones comerciales, tales como oficinas y tiendas de alimentos. Un alto volumen de restaurantes de comida rápida puede consumir hasta 10 veces más energía por m2 que otros establecimientos comerciales.
La mayoría de los aparatos de cocina son intensivos en consumo energético. Por ejemplo, una freidora comercial usa más de 18.000 kWh de energía al año que puede costar unos 1.700 dólares (en Europa bastante más) de electricidad.
Cuando los costes de energía se incrementan, la inversión en eficiencia energética es la mejor forma de proteger cualquier negocio frente a la elevación de los precios.

Podemos reducir el consumo de energía en el restaurante siguiendo los siguientes consejos de ahorro:

  • Adquirir siempre equipos con categorías de bajo consumo pensando siempre en términos de costes del ciclo de vida.
  • Recortar los tiempos ociosos. Si tenemos equipos que cuando están en ON no realizan trabajo útil, eso cuesta dinero.
  • Mantenimiento y reparación. Otro de los problemas que hemos visto en restaurantes, a veces un problema realmente serio, es que las juntas de los equipos de refrigeración suelen tener grietas o pérdidas y eso añade bastante dinero derrochado mensualmente.
  • Cocinar con sabiduría. Los hornos tienden a ser más eficientes que  asadores; y las planchas más eficientes que las parrillas. Deben examinarse los métodos de cocina y menú; averiguando los métodos más eficientes de la cocina.
  • Recalibrar para ser eficientes. El rendimiento de la cocina varía con el tiempo. Los termostatos y sistemas de control pueden fallar, por falta de calibración, por lo que deben ser ajustados. Debe emplearse tiempo para hacer regular los termostatos para controlar los aparatos, refrigeración, lavaplatos, y calentadores de agua caliente,
Aparatos de cocina
Cuando reemplazamos viejos aparatos o compramos uno nuevo, debemos mirar más allá del precio. Si compramos aparatos baratos podemos estar perdiendo cientos de dólares al año. Es por ello que el análisis de los consumos debe revisarse estrictamente.
Cocina al vapor
La cocina al vapor proporciona una forma efectiva de cocinar pero generar el vapor es un proceso intensivo en consumo energético. Los equipos eficientes tienen una cavidad de cocinado sellada que consume una fracción de energía y agua requerida por los sistemas abiertos tradicionales. En muchos casos el ahorro es tan grande que tiene sentido sustituir los equipos existentes.
Freidoras
Las freidoras con ahorro energético tienen unos tiempos de cocción más cortos, unas tiempos de recuperación más rápidos y una producción más alta por el uso de intercambiadores de calor y quemadores avanzados. Algunos modelos incluyen también aislamiento.
Hornos convencionales
Los hornos de convección son el estándar de la industria debido a unos tiempos de cocinado más rápido debido al incremento del movimiento de aire caliente en el interior de la cavidad del horno.
Planchas
Las planchas son equipos versátiles que pueden encontrarse en la mayoría de las cocinas. Variaciones en eficiencia, capacidad de producción, y uniformidad de temperatura p
Armarios de mantenimiento
Los armarios de mantenimiento típicamente se usan utilizando aislamiento mejorado, de forma que el calor permanezca en el armario. Un armario bien aislado usa la mitad de energía que consume uno mal aislado. Otras características disponibles que pueden ahorrar energía incluyen juntas magnéticas en las puertas, auto-cierres en puertas, y cierre holandés.
Hornos de combinación
El horno de combinación es una plataforma de cocina extremadamente versátil con el bono añadido de la característica de auto-limpieza. Operando un horno de combinación en modo “vapor” o modo “combinación” típicamente usa más energía y agua que operando en modo de convección tradicional. El uso de las capacidades de programación del horno para controlar apropiadamente diferentes modos de cocinar para maximizar la eficiencia energética y el ahorro en costes. Los modelos más eficientes usarán aproximadamente la mitad de la energía y el agua que usan los modelos ineficientes.
Parrillas
Las parrillas son el caballo de batalla de las cocinas por su simplicidad. Requieren bastante energía y son simples, sin controles termostáticos. Esta combinación hace que las parrillas sean los aparatos más intensivos en consumo de energía de las cocinas. Por ejemplo, una parrilla puede usar más energía que seis freidoras de gas. Una nueva generación de parrillas incorpora mejores controles que limitan la producción total del quemador, lo cual facilita que la parrilla haga su trabajo pero consumiendo un 25 % menos de energía.
Cocinas
Las cocinas son piezas de gran uso en los restaurantes, y el mayor problema procede de controles manuales inadecuadamente ajustados. Un potencial alternativo son los hornos de inducción; más caros pero ofrecen una alta eficiencia, calentamiento rápido, controles precisos y bajo mantenimiento.

Ver 2ª PARTE
Publicar un comentario en la entrada