30 abril 2010

Oportunidades para los compuestos en la desalinización

.
Se estima que en 2025 la necesidad de agua fresca se incrementará en un 50 %. Este incremento está producido por un consumo de agua creciente consumo de agua por persona de la población mundial. Se estima que en 2025 el 40 % de la población mundial sufrirá severas tensiones por escasez de agua.
.
Actualmente, 18.000 millones de m3 de agua para beber son desalinizados en el mundo. En 2020 se espera que esta cantidad sea 3,5 veces mayor. La tecnología principal en las plantas de desalinización es la ósmosis inversa (ver Evolución de la tecnología de membrana de ósmosis inversa), un proceso de filtración que se usa para la purificación del agua. Esta tecnología trabaja usando presión para forzar a una solución de agua salada a través de una membrana, reteniendo la sal en un lado y dejando pasar el agua al otro lado.
.
Actualmente la ósmosis inversa sigue siendo la tecnología principal, con un crecimiento al año del 12 %, y reemplazando a tecnologías anteriores como la de destilación o la multi-stage flash (MSF).
.
Materiales compuestos en desalinización
.
Los materiales más comúnmente usados en construcción para las plantas de desalinización son acero, acero al carbono y acero inoxidable. Sin embargo, la demanda creciente por agua presiona para aumentar el rendimiento en la desalinización. Los requerimientos de la industria incluyen la necesidad de plantas más grandes difíciles de instalar, con larga vida útil y bajos requerimientos de mantenimiento.
.
Los materiales compuestos tienen características que permiten reemplazar materiales existentes usados en aplicaciones de desalinización. Por ejemplo, las tuberías y accesorios pueden fabricarse con plásticos reforzados de fibra de vidrio (GRP). GRP ofrece un número de beneficios claves cuando se comparan con los materiales tradicionales. Por ejemplo, en tanques de filtración de gran diámetro, GRP ofrece las siguientes ventajas:
  • Ahorros en costes de instalación y mantenimiento.
  • Disminución de costes de la propiedad.
  • Relleno interior uniforme - menor fricción de energía operacional.
  • Cuatro veces más ligero que el acero.
  • Longitudes de tuberías de hasta 12 m (todos los diámetros).
  • Menos complejidad - menos uniones presentan menos oportunidades para la aparición de grietas.
  • Larga vida útil libre de problemas durante cincuenta años o más.
  • Totalmente libre de corrosión.
Un reciente estudio que comparaba un sistema de tuberías de GRP con un sistema de tuberías de hormigón en una aplicación específica, demostró que la solución de hormigón requería más de cuatro veces el número de juntas, incrementando tanto la complejidad como el riesgo de pérdidas.
GRP se ha probado particularmente conveniente para la producción de tanques de filtración de gran diámetro y aplicaciones de alta presión tales como tuberías detrás de las bombas. Ya que en instalaciones limpias se usan agentes químicos para limpieza, se produce mucha corrosión en los metales por lo que es un beneficio clave la resistencia a la corrosión de GRP. Se consigue de esta forma reducir los costes de mantenimiento para incrementar la vida de la instalación.
.
Bibliografía: Opportunities for composites in water desalination. Reinforced plastics Mach/April 2010
Publicar un comentario en la entrada