02 julio 2010

Sistemas de iluminación que consumen entre 3 y 5 vatios y su vida útil es de 30 años

Uno de los inventos más importantes de la humanidad fue la lámpara incandescente, cuyo descubrimiento se atribuye a Edison porque fue el primero que la patentó. En 1880 Edison se asoció con el financiero J. P. Morgan y fundaron General Electric. Habían creado un fabuloso negocio que aún persiste, la iluminación eléctrica; pero también una de las formas más poderosas de consumir valiosos energéticos. Estamos produciendo luz de forma ineficiente y a la vez generamos calor que no necesitamos para nada o incluso puede ser bien incómodo. Aquel primitivo invento, en el que a la vez de emitir luz se genera una importante cantidad de calor, ilumina aún a la mayor parte de la humanidad. .
En términos generales, la iluminación representa alrededor del 10 al 15 por ciento de la factura de electricidad, y por lo tanto es una de las formas más activas de devorar recursos energéticos. Pero esto puede pasar pronto a la historia, cuando se popularice la tecnología de luz LED de super ahorro energético que ya es mucho más competitiva y eficaz. Son ya varios los fabricantes que han desarrollado estos nuevos sistemas de iluminación, consiguiendo nuevas lámparas cuya eficiencia es un 90 % superior a la de sus homólogos halógenos o incandescentes. Pero también es destacable la tecnología LED por su larga vida útil, pues estos dispositivos pueden alumbrar durante 48 – 50.000 horas, mientras que una lámpara incandescente suele fundirse a las 1.000 horas de funcionamiento. .
Esto supone que uno de estos dispositivos pueda estar funcionando en una vivienda sin reponerse durante un periodo de casi treinta años. Es por ello que algunos fabricantes dan un certificado “de por vida” de forma que el consumidor sólo compra el dispositivo una sola vez y se le reemplaza de por vida. Esto lo pueden hacer los fabricantes porque más del 70 % de los componentes de la tecnología LED son reciclables. .
¿Qué ahorro puede conseguirse con estos equipos? .
El cálculo de lo que podemos ahorrar en energía es muy sencillo, pues sabiendo el número de lámparas de una vivienda y el número de horas que en promedio tendremos encendidas las lámparas actuales podemos calcular el ahorro conseguido. .
Si de lo que se trata por ejemplo es de sustituir unas 10 lámparas con una potencia de unos 50 vatios, y que se usan unas seis horas al día, el ahorro que conseguiremos con precios de electricidad europea es de unos 190 euros al año. .
El ahorro es mucho mayor para las empresas que tienen que iluminar áreas grandes y muchas veces no es fácil obtener la energía. .
Respecto a la calidad de la luz, es similar a la de las bombillas halógenas, que no parpadean y encienden al instante. Las actualmente disponibles proporcionan en torno a 400 lúmenes por unidad.
Publicar un comentario