06 enero 2009

La libra esterlina y sus efectos en el sector turístico español

La libra esterlina ha sido una divisa fuerte desde hace muchos años, hasta tal punto que los británicos consideraron viable mantener su moneda al margen del euro. La libra nunca ha llevado bien su convivencia con el euro, pero desde julio de 2007 hemos asistido a un desplome sin precedentes. Como vemos en la gráfica la libra esterlina ha caído desde esa fecha un 30 % respecto al dólar y euro. El debate sobre la conveniencia de unirse al euro vuelve al Reino Unido. La caída de la libra, que supera todas las previsiones, ha tenido varias etapas. Primero la libra se debilitó frente al euro a finales de 2007 y principios de 2008, pero desde este verano la libra ha sufrido también un serio desplome respecto al dólar. La libra es un símbolo de la virilidad nacional del pueblo británico, pero su devaluación continua puede hacer que su capacidad de resistir no difiera ahora mucho de lo que ocurre con cualquier moneda débil. Uno de los problemas que aparecen con esta tendencia es que los inversores extranjeros pierden confianza y alejan sus ojos del Reino Unido. Si los inversores extranjeros dejan de confiar en el poderoso sistema financiero británico, el comercio mundial puede quedar trastocado. Pero son varios los indicadores que hacen cernirse un sombrío panorama sobre Gran Bretaña, y entre ellos destacamos el déficit público, que está fuera de control. Las previsiones apuntan hacia un déficit público del 8 % del P.I.B. en 2009. Los felices turistas británicos se encuentran entre los colectivos que con mayor estupor están viendo cómo por sus libras cada vez reciben menos euros, y ello ya se está reflejando en las cifras de turistas que han llegado este año a España. En los once primeros meses del año llegaron a España 54,6 millones de turistas, un 2,0% menos que en el mismo periodo del año anterior. El castigo está siendo duro en las áreas costeras españolas, y su efecto se solapa al tremendo ladrillazo que ha supuesto en esos territorios el estallido de la burbuja inmobiliaria. Pero un colectivo se está beneficiando del desplome de la libra esterlina, y es el de los exportadores británicos y el turismo local. Ahora es menos caro visitar las Islas Británicas, y eso se está notando ya.
Publicar un comentario