01 enero 2009

Revisión de las perspectivas para la inversión en Perú

Muchos artículos hemos publicado en los que revisamos con mayor o menor detalle las perspectivas de inversión de diferentes economías emergentes. Hace ya unos meses hicimos dos revisiones sobre el Perú: Perspectivas que para la inversión presenta Perú, y estado general de su economía, pero lo hicimos con datos de los últimos años y con poco detalle. Es por tanto conveniente revisar aquel artículo y actualizarlo con la información detallada que se viene publicando en las últimas semanas en la prensa internacional. Mucha información está ya recogida en artículos que sobre perspectivas económicas específicas venimos también realizando, pero es conveniente analizarlos ahora en su conjunto. Si bien el panorama macroeconómico internacional es desolador, lo cierto es que hay enormes diferencias entre países. Los países más endeudados, con déficit comercial muy negativo y con finanzas públicas sin sanear son los que lo están pasando peor. Si bien nadie duda que Perú será también afectado por la crisis internacional, lo cierto es que hoy por hoy presenta unas cifras envidiables: El segundo mayor crecimiento económico del mundo detrás de China (+8 %), el mayor crecimiento del mundo del tejido industrial (+9 %), una inflación no excesivamente alta (+6,5 %) e importantes reservas de divisas (30.800 millones de dólares). Estos datos han propiciado el actual despegue comercial que presenta el país (ver “Perspectivas comerciales de Perú y Brasil”) en áreas como las infraestructuras y la construcción. En el mes de octubre, The Economist hablaba de Perú como uno de los países más preparados para resistir la crisis financiera internacional (ver “¿Resistirá Latinoamérica el credit crunch?”). También hablamos de este tema en abril (ver “Plantando cara al norte”), y podemos mencionar también otro artículo aportado por un lector del blog (ver “América del Sur planta cara a la crisis financiera global”), donde se incidía sobre el mismo tema pero con más detalle. Desde nuestro punto de vista, aparte de la fortaleza económica que tiene actualmente Perú, una de sus principales ventajas es que la población no está endeudada, que es lo que realmente lastrará las economías occidentales (Estados Unidos, España, Reino Unido, Irlanda, etc). Es decir, Perú ha visto cómo han caído los precios de las materias primas, ha visto disminuir sus pedidos y ello provocará una contracción económica. Pero la gran ventaja es que los medios disponibles para soportar la crisis son destacables, y aparte de la fortaleza económica lo más importante es que no caerá en un escenario inflación-deuda (ver “Más consejos ante la deflación, y la aparición de la deflación-deuda”). También podemos mencionar que las deudas públicas, que tanto castigaron las economías latinoamericanas en décadas pasadas, están ahora también bastante controladas. En el caso del Perú, la deuda pública en 2007 estaba ya en el 29,2 % del P.I.B. Entre los problemas del país destacamos su bajísima capacidad para competir en el exterior, con un déficit por cuenta corriente del -2,8 %. A partir de estos datos macroeconómicos parece claro que si bien las cifras de Perú están muy saneadas, el problema del país es que vende fuera productos no transformados y luego vuelve a comprarlos ya transformados, lo cual acabará originando problemas, especialmente si se mantiene la caída de los precios de las materias primas. Muchas empresas pueden pasarlo mal si no aumentan su competitividad y sus ingresos disminuyen, pues ya no será posible compensar con bajos costes salariales la pérdida de competitividad. Esta baja competitividad ya se puso de manifiesto en el artículo que preparamos sobre la competitividad de Latinoamérica, donde si bien ha habido mejoras en los últimos años, lo cierto es que el país se encuentra aún en el puesto 83. Otro de los problemas es que aún no dispone de acuerdos de libre comercio con la Unión Europea, lo cual encarece las exportaciones hacia Europa. Por último, mencionamos también la situación de Perú en algunos indicadores internacionales relevantes a la hora de valorar el país como destino de inversiones. En el Índice de percepción de la corrupción que prepara “Transparency International” Perú ocupa la posición nº 72 (la corrupción empeora conforme aumenta el índice), un puesto aceptable a la hora de plantear negocios y equivalente al de China, India o Arabia Saudí). Otro de los indicadores más interesantes para la inversión, destacamos que Perú se encuentra entre los países con mejores perspectivas para las inversiones extranjeras en infraestructuras (ver “Los mejores sitios para invertir en infraestructuras en Latinoamérica”).
Publicar un comentario