26 abril 2009

¿Por qué la competitividad de España es tan baja?

8 de la mañana, enero de 2007. Se abre la puerta en una empresa de tamaño medio/grande española y empiezan a entrar los clientes a pedir ofertas. El personal de la empresa toma tediosamente datos y va depositando las peticiones en el montón. Esto es lo que ocurría en España hace poco más de dos años en todas las empresas relacionadas con construcción e infraestructuras. Nadie en la empresa pensaba en ese momento que tan sólo dos años después el 75 % de los trabajadores se encontraría, no en el trabajo, sino en la cola del desempleo.
Pero aparte de un modelo productivo basado en la especulación, cómo era la estructura laboral y la capacidad competitiva de las empresas de tan reciente época. Acostumbrados a no tener que vender nada, estas empresas tenían una capacidad de reacción completamente nula, la estructura de gestión empresarial no era flexible y no han tenido capacidad de buscar nuevas alternativas. Y de hecho ha ocurrido así, la demanda se acabó y las empresas no han tenido la mínima capacidad de reacción. Sólo quedan dos caminos, resistir o concurso de acreedores.
Acaba de caer en nuestras manos un interesante dossier de 73 páginas denominado "International Labor Comparison" donde se detallan los indicadores laborales y de competitividad de un buen número de países. Su estudio nos ayuda a entender muchas cosas pues lo primero que debemos hacer para superar la actual etapa de recesión económica es saber dónde están nuestros puntos débiles comparándolos con nuestros principales competidores.

(Las referencias se refieren a las gráficas del informe y corresponden al periodo 1997-2007).

Indicadores del empleo:

En esta serie de gráficas podemos estudiar los indicadores de empleo en España en el escenario internacional.

  • 1.2. P.I.B. per cápita. El P.I.B. per cápita de España fue en 1997-2007 del 2,5 %, es por tanto uno de los países del mundo con crecimiento más dinámico. El país donde el indicador es más elevado es Irlanda.
  • 2.2. Promedio del crecimiento anual de la fuerza laboral. Irlanda es el país con un mayor crecimiento de este indicador, y España es el segundo. El crecimiento de empleo de España fue el mayor en todo el periodo (figura 2.7).
  • 2.10. Tasas de desempleo. La gráfica muestra que en 2007 España experimentaba ya una de las tasas más elevadas de desempleo.
  • 2.11. Tasa de desempleo juvenil. La tasa de desempleo juvenil es una de las más elevadas, tan solo similar a la de Suecia e Italia.

Indicadores de competitividad en fabricación:

Los niveles relativos y cambios en los costes de compensación horaria de fabricación, los cambios relativos en la productividad laboral de fabricación (producción por hora) y los costes laborales son útiles para valorar parcialmente la competitividad.

  • 3.3. Gastos de garantía social del empresario: Una gran diferencia entre países se muestra en esta gráfica, confirmando que las actividades intensivas en trabajo personal pueden tener rentabilidades muy diferentes entre países. España es uno de los cinco países donde estos costes son más altos, sólo superados por Suecia, Francia, Italia y Austria.
  • 3.4. Crecimiento de la productividad de fabricación. Las tasas de crecimiento anual para la productividad de fabricación son muy bajas en España, y de ahí nuestra incapacidad para afrontar la actual coyuntura económica. Corea del Sur, Suecia, Taiwan, Estados Unidos, Reino Unido y Francia lideran el crecimiento.

Otros indicadores económicos:

En este apartado comentamos otros indicadores económicos que tienen importancia en la competitividad del país.

  • 4.1. Porcentaje de gasto público en programas del mercado laboral como porcentaje del P.I.B. España se encuentra en el puesto número 6, muy por encima de otros países avanzados como Reino Unido, Japón, Estados Unidos o la República de Corea.
  • 4.2. Regulaciones en los mercados laborales y de productos: Las regulaciones de los mercados laborales y de producto crean restricciones a las actividades empresariales y dificultan la actividad económica. En las regulaciones laborales España tiene uno de los mercados más restrictivos.

Palabras clave: Manufacturing labor productivity

Publicar un comentario