22 abril 2009

Sensor de conductividad para aplicaciones clean-in-place

La limpieza CIP (clean-in-place) es un método de limpieza de superficies interiores de tuberías, recipientes, equipos de proceso, y accesorios asociados, sin necesidad de desmontarlos. Hasta los años cincuenta, los sistemas cerrados se desmontaban y limpiaban manualmente. La llegada de CIP fue un boom para las industrias que necesitaban limpieza interna frecuente en sus procesos. Las industrias que usan ampliamente COP son las que requieren altos niveles de higiene, e incluyen: lechería, cervecería, comida de procesos, farmacéutica, y cosméticos.
Bukert acaba de lanzar su nuevo sensor de conductividad 8221 destinado a aplicaciones CIP, incluyendo esterilización de vapor. Esta característica permite que el sensor proporcione beneficios de ahorro en coste y tiempo de la detección de fase a través de todos los medios transmitidos, incluyendo agentes de limpieza agresivos. Esto garantiza la transparencia del proceso en todo momento, más protección contra caros errores en manejo de fluidos.
El diseño higiénico y la conducción robusta de los sensores de conductividad de tipo 8221 significa que son convenientes para uso bajo las condiciones que se demandan en las industrias de bebidas, farmacia, biotecnología y química general.
La tecnología de cuatro electrodos proporciona un rango de medición extendido (0,1 µS/cm a 500 mS/cm); esta tecnología elimina el fenómeno de la polarización normalmente observada con los sensores de dos electrodos. El diseño de ingeniería garantiza una excelente linealidad en un amplio rango de conductividades, de más de seis decenios, y un sensor de temperatura (Pt1000) es una característica standard de todas las versiones.
El alto acabado superficial de los sensores 8221 permite que las unidades queden en su lugar durante todos los ciclos de limpieza, ahorrando tanto tiempo como coste al usuario.
Palabras clave: Conductivity sensor, steam sterilisation, Four-electrode technology
Publicar un comentario