27 abril 2009

Brasil puede salir de la crisis antes que otras economías

Brasil se espera salga de la crisis global actual antes que el promedio de las economías del mundo. Al menos esas son las previsiones de Henrique de Campos Meirelles, gobernador del Banco Central de Brasil. Si bien el futuro es aún incierto, recientes indicadores apuntan a la recuperación de varios sectores, incluyendo la industria automovilística y la venta minorista. Otras previsiones apuntan a que la economía brasileña caerá este año un 1 %. Respecto al sistema financiero brasileño, las instituciones son fuertes y el sistema bancario está bien preparado para volver a impulsar los mercados cuando la situación se tranquilice. En cualquier caso, esta recuperación vendría en 12 o 18 meses. La situación de Brasil es privilegiada, pues su único problema ha sido la caída de la demanda mundial de materias primas. Para estudiar en detalle la situación en Brasil, puede descargarse aquí un completísimo informe del Foro Económico Mundial. Con el intenso crecimiento económico que el país ha experimentado en la última década, su mercado doméstico creciendo, su riqueza en recursos naturales, su diversificada industria y su estructura exportadora, Brasil va a seguir jugando un papel creciente en el paisaje geopolítico y económico mundial. Brasil ha conseguido convertirse en el principal receptor de inversiones extranjeras de la región, un puesto de privilegio que comparte con México y Chile. Las infraestructuras son uno de los requerimientos básicos de cualquier economía competitiva, y por ello este segmento de actividad es de los más boyantes en el país. Brasil se encuentra actualmente ejecutando un plan de infraestructuras de 280.000 millones de dólares, que impulsó el gobierno federal en 2007. La participación privada es también muy intensa, particularmente a través de public-private partnerships (ver “Los mejores sitios para invertir en infraestructuras en Latinoamérica”). También los negocios relacionados con el agro (especialmente alimentos, fibras y productos forestales) son pujantes actualmente en Brasil, donde numerosos proyectos se llevan a cabo para conseguir mejorar la competitividad en los mercados internacionales. Los problemas con el suministro de agua hacen también previsible un incremento en los negocios relacionados con el tratamiento y depuración de aguas.
Publicar un comentario