28 abril 2009

Más sobre el aprovechamiento hidroeléctrico a pequeña escala en economías emergentes

En varias ocasiones hemos hablado del aprovechamiento hidroeléctrico en economías emergentes (ver "Crisis financiera y cambio climático en Latinoamérica", "Eficiencia energética y generación distribuida en Cuba" y "Perspectivas para invertir en energías renovables en el Perú"). De manera particular tratamos esta cuestión en "Aprovechamiento hidroeléctrico a pequeña escala en economías emergentes").

En esta ocasión hemos encontrado una noticia según la cual Technologies Development Group (ITDG) ha desarrollado un sistema de minicentrales que está siendo implementado en numerosos países del mundo. Entre otros se incluye Nepal, Sri Lanka, Kenya, Zimbabwe y Perú. Los sistemas micro no requieren presa, lo que hace que el impacto ambiental sea mínimo. Las instalaciones se alimentan de agua que se obtiene simplemente desviando agua de un curso permanente y haciéndola caer por una tubería hacia la turbina. Las plantas pueden ser tan pequeñas como de algunos cientos de vatios a 200 kw.

Esta tecnología nos parece de mucho interés para plantear proyectos industriales en lugares remotos, donde el principal obstáculo es siempre la energía. Se puede disponer de una potencia suficiente para poner en funcionamiento muy diversas actividades industriales y además el impacto ambiental es muy reducido.

El impacto ambiental de estas turbinas es neutro porque no se requieren prácticamente obras, los peces pueden seguir moviéndose libremente y no es necesario estancar el agua (con el consiguiente deterioro biológico de los ríos de montaña).

Socialmente pueden obtenerse muchos beneficios asociados al proyecto. Desde iluminación de pueblos a centros educativos durante la noche. Si esta planta se construye para uso industrial, la energía sobrante puede suministrarse gratuitamente a las comunidades próximas lo cual genera una interesante aceptación del proyecto en las comunidades locales. Un proyecto realizado en Sri Lanka demostró un gran beneficio para la comunidad al comprarse 116 televisores y 125 receptores de radio, lo cual facilita unas mejores comunicaciones a poblaciones muy aisladas.

Estudiando bien la generación, puede utilizarse la energía sobrante para cargar baterías o para accionar molinos, por lo que se generan fuentes de riqueza alternativas. El proyecto está siendo un éxito y en Nepal, por ejemplo, alrededor de un millón de personas ya se benefician de estas iniciativas.

La financiación de estos proyectos se está obteniendo del Banco Mundial. Más información aquí
Publicar un comentario