30 septiembre 2008

Novedades comerciales en Perú y Brasil

Tanto Perú como Brasil son economías plenamente pujantes, inmersas en intensos cambios, y sobre todo, muy prometedoras. En este breve artículo repasamos las últimas noticias económicas acontecidas en ambos países, puesto que algunas son de lo más interesantes.
En primer lugar, destacar que continúa la apertura de cada vez más naciones latinoamericanas, que extienden sus vínculos comerciales tanto en el continente como en Asia. Perú, por ejemplo, ha firmado acuerdos de libre comercio con Canadá, Estados Unidos, y Singapur, lo que abra las puertas a sus mercancías a los mercados norteamericanos y asiáticos. La apertura hacia Singapur es una muestra más de las posibilidades que tiene Latinoamérica para extender vínculos comerciales con Asia, y es precisamente esta nación una de las más interesantes para acceder a los pujantes mercados asiáticos. Singapur es un país muy pequeño, pero su PIB per cápita es uno de los más altos del mundo. Su economía se basa en la fabricación de productos de electrónica de consumo y en el sector industrial en general. El puerto de Singapur es además el que maneja mayor volumen de carga anual de todo el mundo, tanto en contenedores como en número de pasajeros.
Volviendo a Perú, su gobierno está preparando también futuros acuerdos comerciales con otros dos jugosos países asiáticos, China y Corea del Sur. Por otra parte, Perú trabaja también intensamente con su vecino Brasil para establecer mejores acuerdos comerciales e impulsar el poder económico que se está desarrollando en la región. Brasil es, junto con España, el principal inversor en Perú, donde centra su actividad en sectores como el energético, la manufactura y la extracción de minerales. Respecto a España, queremos destacar que sus inversiones en Perú alcanzan ya la cifra de 3.700 millones de dólares.
El intenso desarrollo económico que vive el Perú, centrado en actividades como la explotación de recursos minerales y la construcción, está atrayendo la inversión extranjera de grandes firmas. A finales de Agosto, tres compañías mineras brasileñas han anunciado grandes inversiones en Perú: Votorantim Metals, Vale y Gerdau. Se trata de inversiones de gran cuantía, pues por ejemplo Gerdau ha anunciado inversiones en Perú que alcanzarán los 1400 millones de dólares, que irán destinados a incrementar las exportaciones con destino a la exportación. Vale, la segunda compañía minera más grande del mundo tiene actualmente dos proyectos bajo desarrollo en Perú y Votorantim ha inyectado otros 500 millones de dólares a las minas de Zinc peruanas y está intentando tomar el control de las minas de plomo, zinc y plata de Milpo. También la compañía brasileña Petrobras, está planificando invertir 3.000 millones de dólares en Perú en la próxima década. Otros proyectos que están en fase de estudio son la construcción de plantas hidroeléctricas en la frontera entre ambas naciones.
Pero las ideas de Alan García, el actual presidente de Perú van más allá. Su estrategia consiste en hacer de Perú un puente para Brasil con destino a los mercados asiáticos y norteamericanos. La idea es que las empresas que produzcan en Perú puedan beneficiarse de los acuerdos de libre comercio (Asia-Pacific Economic Cooperation – APEC. Una de las industrias que puede beneficiarse de esta estrategia es la de etanol brasileño, que tiene poco acceso a su gran mercado natural, Estados Unidos, como consecuencia de las tasas a la importación que gravan en ese país a los productos brasileños. La producción en Perú de caña de azúcar puede también ser más ventajosa que en Brasil, pues en la costa norte el rendimiento es de 131 toneladas por hectárea, mucho más elevado que las 72 toneladas por hectáreas que se obtienen de promedio en Brasil.
La idea del puente a Asia, a través de los puertos de Perú, depende de la construcción de tres carreteras por consorcios brasileños, y que conecten los puertos atlánticos con los del Pacífico. El proyecto más ambicioso, que nos da también idea de las obras publicas que se están abordando en la región, es una autopista cuya inversión requiere 1.300 millones de dólares y unirá el puerto de Santos en São Paulo a tres puertos de Perú. Esta obra estará finalizada a comienzos de 2011 y acortará en tres semanas el tiempo requerido para el viaje de muchos productos brasileños, como la soja y varios minerales. Carreteras similares están planificadas para conectar de forma más efectiva Perú con Bolivia y Ecuador, pero ninguno de los países ofrece las mismas infraestructuras de Perú. Los estados aislados del occidente brasileño están también a punto de ver mejoradas sus comunicaciones hacia la costa atlántica, lo que supone una gran ventaja para las grandes haciendas ganaderas de la región. La alianza estratégica que ha formado Perú con Brasil es sin duda un eje de desarrollo regional de gran alcance.

Bibliografía: Connecting to world. The Economist Septembre 13th 2008

Publicar un comentario