22 septiembre 2008

Desde Puerto Rico a Norteamérica

Puerto Rico no es en sí una economía emergente ni mucho menos, la isla tiene un estatus político y unas relaciones con Estados Unidos que han absorbido al país desde que fue cedido a Norteamérica en 1898. Desde que Colón puso el pie en la isla, su situación privilegiada provocó que Puerto Rico estuviese siempre en primera línea de todo tipo de altercados políticos entre las potencias colonialistas, y posteriormente en el ojo de los grandes estados que se estaban creando en Norteamérica. Todos estos movimientos, así como la rica influencia colonial, han jugado un papel ineludible en la rica herencia del país.
Puerto Rico es hoy territorio de Estados Unidos en medio de las islas del Caribe, pero desde 1952 ha seguido su propio modelo constitucional. La estabilidad política en la isla es destacable, pues desde hace cincuenta años, los ciudadanos de Puerto Rico han votado una y otra vez continuar como estado libre asociado, en vez de un estado de la unión o independiente. Respecto a la identidad nacional de Puerto Rico, cuatro culturas han dejado su marca. Durante los días de la esclavitud procedente de África la isla se impregnó de una cultura que hoy en día aún permanece, los españoles introdujeron la religión católica, y los estadounidenses aportaron el inglés como segunda lengua y el sistema universitario. Los habitantes originales de la isla, los taínos, dejaron un legado que aún existe en la denominación de los sitios, en la comida y en los instrumentos musicales.
Si bien protegido por el sistema legal y militar de Estados Unidos, y boyantes financieramente por las transferencias de fondos federales, que actualmente ascienden a un 20 % de los ingresos de Puerto Rico, la isla se considera a sí misma como un cruce de caminos. Puerto Rico se consideró por muchos analistas como una respuesta a las economías de los "tigres" asiáticos durante los años 70, cuando se permitió a las empresas de Estados Unidos instalar sus firmas manufactureras en Puerto Rico. Sin embargo, la política de reducción del déficit federal durante la administración Clinton provocó la eliminación del sistema especial de tasas que disfrutaba Puerto Rico. La isla no pudo adaptarse a esta situación, y ello originó una crisis que originó incluso el cierre de colegios públicos y 42 agencias gubernamentales. Una nueva reforma de tasas permitió respirar a Puerto Rico, y llegó el momento de re-estructurar la economía. La idea perseguida por la administración portorriqueña era atraer compañías de know-how y spin off mediante estrategias que alentaban la inversión privada. De esta forma, Puerto Rico puede re-emerger como un líder regional en innovación.

¿En qué se basa la economía de Puerto Rico?

La realidad es que la confianza del inversor en Puerto Rico ha sido siempre alta en Wall Street. El problema, como en gran parte de su economía, es de percepción. Después de todo, la base de la fabricación ha ido cambiando hacia productos de gama alta. Puerto Rico puede competir ya con países como Irlanda en productos como los medicamentos de nivel medio, pero su contexto real es una extensión de la economía de los Estados Unidos a este lado del Atlántico. En servicios, Puerto Rico tiene sólidas compañías como bancos, ingeniería y constructoras. El primer paso para estimular su expansión económica incluirá la creación de incentivos y ventajas competitivas. Los legisladores necesitarán capitalizar más efectivamente en el marco legal de los Estados Unidos.

Mucha gente no lo sabe, pero 17 de los 20 medicamentos más populares de Estados Unidos se fabrican en Puerto Rico. Entre los objetivos inmediatos, podemos destacar potencia los parques tecnológicos, y crear sinergias con el turismo y con la medicina avanzada. Otras ideas en marcha incluyen facilitar fondos a las PYMES, modernizar los procedimientos para obtener permisos para las compañías y promover las exportaciones a los mercados próximos del CARICOM.
Otra las peculiaridades del país es que Puerto Rico es un puente lingüístico entre el Norte y el Sur. En efecto, gran parte de la población habla con fluidez ambos idiomas, lo cual facilita grandes oportunidades de desarrollo.
Entre las actividades empresariales que están en auge en Puerto Rico, podemos mencionar el sector de la construcción, donde está prevista la creación de unos 23.000 puestos de trabajo para los nuevos desarrollos. Los planificadores urbanos de la isla están trazando rápidamente proyectos de infraestructuras que incluyen carreteras, instalaciones deportivas e instalaciones de uso mixto.
Puerto Rico produce 23.000graduados universitarios al año, de una población de cuatro millones. Sus infraestructuras se consideran de las más avanzadas de la región, y la creación de industrias a partir de procesos de spin-off es ahora natural. Otra tipología de industrias que están proliferando en el país son las biotecnológicas. Muchas de estas empresas vinieron buscando vacaciones fiscales, pero finalmente se han creado las condiciones adecuadas para provocar el fenómeno actual de creación de plantas de bioprocesos.

Bibliografía: Puerto Rico. IFC Reports

Publicar un comentario