29 febrero 2008

La economía de Sudáfrica y sus problemas energéticos

Como hemos dicho en otros posts, entre los objetivos del foro se encuentra el tratar de divulgar ideas que sirvan para emprender proyectos internacionales. Creemos que el mundo anglosajón domina la presencia de occidente en muchos países; y creemos que existen buenas oportunidades por descubrir. En este post hablaremos de la economía de Sudáfrica, según thatos de “Tighten your belt”, publicado en “The Economist February 16th 2008”. Durante su discurso sobre el estado de la nación, el presidente Thabo Mbeki, desconocido para casi todos nosotros, reconoció que los sudafricanos ven cernirse sobre ellos un panorama bastante sombrío. Además de las incertidumbres políticas y los casos de corrupción surgidos en los estamentos altos del estado, la gente de la calle empieza a preocuparse seriamente por la economía. El nivel de confianza se ha desplomado a niveles no vistos desde 2003. Virtualmente todos los analistas reconocen que la economía, tras un crecimiento promedio del 5 % durante los últimos cuatro años, se desacelerará (palabra de moda) este año. El gobierno reconoce que será necesario seguir cortando el fluido eléctrico periódicamente al menos hasta julio (tienen un serio problema energético). Para hacernos una idea del problema energético que vive Sudáfrica basta decir que sus minas se vieron obligadas a parar mes pasado durante varios días y la industria también se vio seriamente afectada por los cortes en el suministro. Los cortes de suministro no son el único problema que vive Sudáfrica, ya que la subida continuada de los tipos de interés, cuatro puntos porcentuales desde abril de 2005, ha golpeado seriamente la actividad empresarial. El gasto entusiasta de la población estos años pasados se ha frenado en seco, pues el Banco Central no ha tenido más remedio que subir los tipos hasta el 8,6 % en diciembre. La elevación de los precios de los alimentos y de la energía ha dejado a los sudafricanos en una situación difícil y la subida de tipos no ha conseguido por el momento frenar la inflación. El debilitamiento de la economía global, junto con los miedos a la recesión de Estados Unidos, han debilitado la economía. La crisis del crédito internacional ha hundido el entusiasmo de los inversores por invertir en economías emergentes como la sudafricana, y las incertidumbres que vive el país sobre el suministro eléctrico no han ayudado a paliar la situación. Los inversores extranjeros están vendiendo sus acciones en Sudáfrica y el rand, la moneda sudafricana, se ha depreciado un 20 % respecto al dólar. Esto último nos ayuda a hacernos una idea de cómo está la situación; si el rand se ha depreciado tanto respecto al dólar, pese a que el dólar también está en caída libre. Los más agoreros hablan ya de recesión, mientras que los aterricistas hablan de ralentización hasta el 3-4 %.
Publicar un comentario