19 febrero 2009

Oportunidades de negocio propiciadas por el Canal de Panamá

Entre las “Perspectivas de negocio en las Américas para la próxima década” destaca el efecto que sobre la región tendrán las obras de ampliación del Canal de Panamá. La ampliación del Canal de Panamá no es una obra cualquiera, pues estamos hablando de repercusiones a escala mundial. La ampliación de la capacidad del Canal de Panamá constituye una de las grandes obras de ingeniería del siglo XXI, ya que aumentará en un 40% la capacidad de tránsito de mercancías de las actuales vías marítimas que unen el Atlántico con el Pacífico. La construcción de nuevas esclusas desbloquea una de las mayores limitaciones para el incremento de la capacidad de carga de los buques y supone la apertura de nuevas vías para la navegación transoceánica. El proyecto de ampliación supone la construcción de dos complejos de esclusas – uno en el Atlántico y otro en el Pacífico – de tres niveles cada uno, que incluyen tinas de reutilización de agua. Asimismo, el proyecto implica la excavación de cauces de acceso a las nuevas esclusas y el ensanche de los cauces de navegación existentes, así como la profundización de los cauces de navegación y la elevación del nivel máximo de funcionamiento del lago Gatún. El Canal de Panamá, una de las mayores obras más conocidas del planeta, va a acometer los más importantes trabajos desde su creación en 1914, que permitirán el paso de buques mucho mayores que lo que hoy permiten sus instalaciones. Sin embargo, casi cien años después de su construcción, el Canal de Panamá ya no responde a los grandes navíos actuales, que deben limitar su tamaño, particularmente su anchura, para poder atravesarlo, o renunciar a utilizarlo. Como consecuencia de esta limitación, los barcos más grandes, que deben ser compatibles con las vías marítimas, están limitando su capacidad potencial. Es el caso, por ejemplo de los grandes petroleros, que habiendo limitado su capacidad para poder atravesar el Canal de Panamá, han renunciado al mismo tiempo a cruzar otros océanos. Por todo ello el Canal de Panamá se ha convertido en un obstáculo para el crecimiento de la navegación comercial. Las nuevas esclusas estarán construidas en 2015 y costarán 5.200 millones de dólares. Esta inversión evitará sin embargo que el Canal se sature y permitirá que se desarrolle la capacidad de los buques sin las limitaciones de esta vía marítima. El mercado del Canal En el escenario más probable de demanda, el volumen de carga que transita por el Canal crecerá, en promedio, a razón de un 3 % anual durante los próximos veinte años, duplicándose en 2005 el tonelaje de 2005. Además del aumento de cargas, el Canal se beneficiará de los recientes acuerdos comerciales aprobados para la región. Panamá está llamado a convertirse en el centro más importante de logística y transporte de América Latina. Con los retos del programa de ampliación del Canal se han identificado múltiples áreas de inversión como resultado de una amplia demanda de productos y servicios. Entre los productos y actividades requeridos figuran: materiales de construcción, formaletas, acero, piedra triturada, cemento, combustibles y lubricantes, transporte, compra y alquiler de vehículos, reparación de vehículos, agrimensura, Ingeniería, equipos de seguridad y contra incendios, servicios médicos, fumigación, manejo de desechos materiales y orgánicos, telecomunicaciones, fotografía y video industrial, mitigaciones ambientales y reforestación, hoteles, alquiler de viviendas, restaurantes, servicios de lanchas, reparación de instrumentos marítimos, reparaciones navales (dragas, remolcadoras, barcazas), seguros, servicios financieros, energía y servicios legales, entre otros. La ampliación del Canal de Panamá con una duración aproximada entre siete a ocho años, va camino de convertirse en un gigante de oportunidades para la economía. Entorno competitivo Pero la ampliación del Canal variará las condiciones actuales de competitividad entre las distintas opciones existentes para transportar carga entre los mismos puntos geográficos de origen y destino. Entre estos competidores están el sistema intermodal de los Estados Unidos, el Canal de Suez y las rutas marítimas por el Cabo de Buena Esperanza y el Cabo de Hornos. Actualmente los dos principales competidores del Canal de Panamá son el sistema intermodal de los Estados Unidos y el canal de Suez. Rutas clave Dentro del segmento de carga contenerizada, el comercio entre el noreste de Asia y la costa este de Estados Unidos tiene el mayor potencial de crecimiento de tráfico por el canal.
Publicar un comentario