01 febrero 2009

Perspectivas de negocio en las Américas para la próxima década

La crisis económica arrecia y los pronósticos son pesimistas. Todos hablan de la necesidad de cambiar el modelo productivo, pero no se ve medida alguna para conseguirlo. Es más, el cambio del modelo productivo sólo tendrá resultados a medio plazo. Pero lo cierto es que hay que empezar a cambiarlo cuanto antes, vamos a pagar décadas de haber ignorado la innovación, pero cada vez es más patente que el cambio de modelo será la única solución. Las empresas española sólo tiene tres caminos para planificar su actuación a medio plazo: (1) mejora de la productividad, (2) crear una oferta de servicios con mayor valor añadido, y (3) internacionalizarse (ver "Análisis en español del report "The economist sobre la crisis de España" y "Competitividad y exportaciones. ¿Solución a la crisis?").
Las empresas españolas van a tener que aprender a internacionalizarse bajo una coyuntura internacional que si bien no es igual en todos los países, desde luego es mucho peor que hace tan solo dos años. Abrirse a los mercados internacionales hubiese sido muy fácil hace poco tiempo, pero pocos lo intentaban dada la bonanza del negocio local. No obstante, aún quedan opciones interesantes, pero desde luego es más difícil encontrarlas (ver "Los países del mundo donde no hay crisis"). Trataremos de profundizar en los próximos meses de las posibilidades de las economías emergentes. En esta ocasión volvemos a abordar la competitividad de las Américas en general, y de Latinoamérica en particular, un tema que ya hemos tratado en varias ocasiones (ver "Perspectivas de competitividad en Latinoamérica" y "Perspectivas de la competitividad global 2008-2009". Vamos a hablar en general de competitividad en Latinoamérica, basándonos sobre todo en la charla inaugural del Congreso de Competitividad de las Américas que tuvo lugar en agosto del pasado año. A ese congreso asistieron casi mil líderes empresariales, académicos y gubernamentales, y donde se repasaron los avances obtenidos en el último año, y que pasamos a resumir. En estos foros se debaten las grandes inversiones que tendrán lugar en la región en los próximos años, por lo que consideramos que esta información es importante para las empresas europeas, donde llega menos información.
  • México: Entre las novedades de México destacamos que el número de días necesarios para constituir una empresa se redujo a casi la mitad. También es importante mencionar que ha entrado en funcionamiento la Planta de Gas Metano del Relleno Sanitario de Monterrey, la cual proporciona electricidad para alumbrado nocturno y para el funcionamiento del sistema del metro durante el día. Parece que comienza a despegar el negocio del aprovechamiento energético de los residuos, un tema que abordamos hace un par de meses (ver "Ha llegado la hora de aprovechar la basura"). El negocio de los residuos de Latinoamérica es una de las actividades que están aún vírgenes en la región. En los próximos años veremos con toda seguridad su despegue, de hecho ya lo está haciendo (ver "Invertir en residuos en Latinoamérica").
  • República Dominicana: El tiempo requerido para registrar una propiedad disminuyó de 107 días a 60 días, lo que facilita la obtención de financiamiento y la constitución de empresas. Esos son resultados tangibles que tendrán un impacto.
  • Uruguay y Nicaragua: Fueron los anfitriones de exitosos foros y congresos sobre competitividad en sus países, y también se centraron en la pequeña empresa. Al contrario de lo que se cree en muchas ocasiones, las pequeñas empresas generan la mayoría de los empleos. En Estados Unidos aproximadamente 70 por ciento de todos los empleos nuevos son creados por pequeñas empresas. Y otra cifra impresionante es que el 50 por ciento de todos los empleos nuevos son generados por negocios con menos de cinco años en operación. aunque a menudo pensamos que las grandes empresas multinacionales rigen la economía, eso no es lo que ocurre realmente.
  • Colombia: Uno de los grandes ejemplos sobre esperanza, crecimiento y progreso es, por supuesto, Colombia. Colombia es un gran ejemplo de lo que se puede lograr al aumentar la estabilidad, la democracia y el compromiso con el libre mercado. Colombia ha logrado una transformación sumamente impresionante. Colombia ha reducido significativamente la pobreza y el desempleo, y 92 por ciento de los niños colombianos asisten a la escuela. Al mismo tiempo, la economía de Colombia ha seguido creciendo velozmente, y su PIB ha aumentado casi al doble desde el 2002. Este tipo de cambio positivo es bueno para Colombia y es bueno para el hemisferio. Otro ejemplo que podemos mencionar sobre Colombia es que hace cuatro años, el sector de flores de Colombia sufría retrasos de hasta 13 horas en los aeropuertos colombianos. Mejoras en la coordinación logística han reducido los retrasos a menos de tres horas, y la capacidad y tecnología del transporte refrigerado han mejorado. Como resultado, en la actualidad, todos los días, consumidores en Europa, Asia y Estados Unidos reciben millones de flores colombianas que están más frescas que nunca. Y ante ese tremendo desafío logístico, lograron una hazaña logística. Respecto a la educación, se está implantando un programa en Colombia donde se les está dando una mensualidad a los padres a cambio de que se aseguren de que sus hijos vayan a la escuela y tengan buenas notas, y así no tienen que mandar a sus hijos a trabajar. En vez de eso, los mandan a la escuela.
  • Turismo en Latinoamérica: El turismo es uno de los sectores más importantes en el hemisferio occidental. Es una industria de servicios que está cambiando constantemente para satisfacer lo que exigen clientes de todo el mundo. El sector de viajes y turismo representa miles de millones de dólares en gastos, miles de empleos tanto en grandes como pequeñas empresas. Desde los bosques lluviosos del Amazonas, a las antiguas ruinas del Perú y las playas de las Bahamas, en todo el hemisferio, en cada país, hay destinos que los turistas quieren visitar. El desafío es maximizar el impacto positivo del turismo y hacerlo compatible con la protección del medio ambiente.
  • Panamá: Uno de los mayores impulsos para Latinoamérica viene del Canal de Panamá. En casi 100 años, cerca de un millón de embarcaciones han pasado por el canal, y cada cruce ha reducido la travesía en miles de millas. Estamos ahora caminando hacia una nueva ampliación del Canal de Panamá, que permitirá el acceso a buques de mayor tamaño, lo que denominamos buques "Panamax". El canal está aumentando al doble su capacidad. Lo que estamos viendo es que todos y cada uno de los puertos del hemisferio serán afectados por esta nueva capacidad del Canal de Panamá. Por lo que se requerirá nueva inversión en puertos e infraestructura logística en todo el hemisferio. El reacondicionamiento del canal del Panamá revolucionará todo el tráfico de mercancías en el hemisferio, por lo que habrá que estar atentos a las oportunidades de negocio que se están abriendo en este momento.
  • Chile: Invertirá hasta $1,000 millones entre hoy y el 2020 en sus terminales portuarios debido, en parte, al mayor tamaño de los buques.
  • Uruguay: Tienen un proyecto importante en el puerto de Montevideo. Otro hecho importante que nos da una idea de las estrategias del país es que en Uruguay, han llegado al punto en que todos los escolares tienen una computadora.
  • Estados Unidos: Es necesario aumentar al doble la capacidad portuaria durante los próximos 10 años pues los puertos que no aumenten su capacidad para buques más grandes estarán en desventaja competitiva. Pero es una gran oportunidad, la oportunidad de que todo el hemisferio sea mucho más eficiente.
  • Brasil: El mejor ejemplo mundial en términos de tener una visión y una estrategia a largo plazo para la energía es Brasil. Brasil es líder en el desarrollo de biocombustibles, y los logros alcanzados han sido impresionantes. Es más, ha pasado de ser importador neto de energía a exportador, en gran parte debido a los biocombustibles, especialmente el etanol, del cual produce más de 25,000 millones de litros al año. Lo que más me impresiona de Brasil es que no sólo producen mucho petróleo, sino que hace unos años tuvieron la previsión de diversificarse con biocombustibles y hoy están viendo los beneficios de esta diversificación.

Para concluir podemos resaltar que los mercados latinoamericanos no son estáticos. Son mercados que han crecido a un cierto nivel y crecerán más. No es un "juego de suma cero" donde lo que gana alguien significa una pérdida para los demás. Entonces, los ingresos económicos no son estáticos. Podemos hacer que el mercado crezca, y al hacerlo crecer podemos darles a todos más oportunidades. Pero si llega el momento en que pensamos que ya no tenemos potencial de crecimiento en el futuro, estaremos en apuros.

Publicar un comentario