15 octubre 2008

Perspectivas de competitividad global 2008-2009

Se acaba de publicar el Competitiveness Report 2008-2209, un valioso informe que desde 1979 redactan los analistas del World Economic Forum. Estos informes analizan los factores que permiten a las economías nacionales alcanzar un crecimiento sostenible y prosperidad a largo plazo. Para comparar las economías nacionales entre si se utiliza el Índice de Competitividad Global, con el que se capturan las bases microeconómicas y macroeconómicos de la competitividad nacional.

Para que sea fácil comprender muchas de las ideas sobre competitividad que exponemos en el blog, y especialmente cuando hablamos de macroeconomía a nivel de país, vamos a analizar en este artículo los factores que explican el crecimiento potencial de la economía.

"We define competitiveness as the set of institutions, policies, and factors that determine the level of productivity of a country".

Las políticas que estimulan la competitividad son las que consiguen generar economías más productivas, a la vez que el nivel de productividad también determina las tasas de retorno que pueden obtenerse en la economía de un país. Asimismo, la productividad de un país claramente determina su capacidad para sostener un alto nivel de ingresos, pero también es uno de los determinantes centrales del retorno de las inversiones, lo cual es uno de los factores claves que explican el potencial de crecimiento de la economía.

"The wealth of nations"

Escocia es un lugar apropiado para la meditación, y es por eso que tantos inventos y descubrimientos proceden de allí. Fue precisamente el escocés Adam Smith quien primero que trató de agrupar los factores que determinan el crecimiento de las naciones. Los determinantes de la competitividad son complejos y diversos, y se encuentran entre los objetivos de investigación que desde hace siglos los investigadores han intentado comprender. Hay muchas teorías al respecto. Adam Smith, por ejemplo, enfatizaba el papel de la especialización y la división del trabajo, mientras que los economistas neoclásicos ponían más interés en las inversiones de capital físico y las infraestructuras. Recientemente, se ha dado importancia a otros mecanismos como la formación, el progreso tecnológico del país, la estabilidad macroeconómica, el buen gobierno, la normativa, la transparencia, el buen funcionamiento de las instituciones, la sofisticación de las empresas, las condiciones de la demanda, el tamaño del mercado, etc. Decenas de variables de variables explican la competitividad de los países, y cientos de estudios han tratado de averiguar cómo se comportan estas variables y como se relacionan entre sí. Esto explica en parte por qué, a pesar de la actual crisis financiera, no vemos necesariamente grandes oscilaciones en la competitividad de un país. En Estados Unidos, por ejemplo, los mercados financieros son solamente uno de los componentes importantes de la competitividad nacional, es por ello que pese a lo que está ocurriendo no estamos viendo oscilaciones destacables en la competitividad nacional. La contracción de uno de los componentes fundamentales de la competitividad de un país puede tener un efecto visible en la economía del país, pero eso no quiere decir que esté afectando a todos los nichos de actividad empresarial. De hecho, ya lo hemos dicho en otras ocasiones, siempre hay actividades que se benefician de la contracción de otros sectores predominantes. Por ejemplo, si la crisis económica castiga a los restaurantes que sirven comida a precios intermedios, beneficia a aquellos otros que sirven comidas a bajo coste. Lo que ocurre es que la demanda cambia de patrón y el mercado se auto-regula. Es por tanto vital, y por ello insistimos tanto en el blog, que las empresas sepan entender los mecanismos que regulan la competitividad y la productividad, y adaptar su negocio a las nuevas condiciones de los mercados. Los mercados siguen existiendo, pero no es tan fácil saber desvelar dónde está la demanda. Vamos a estudiar con cierto detalle los grupos de componentes que utiliza el Global Competitiveness Index, y como cada uno de ellos refleja alguno de los aspectos de la compleja realidad que es la competitividad.

  1. INSTITUCIONES

Los resultados de la riqueza de la economía dependen en gran medida de las instituciones existentes en cada región, y de las interacciones entre empresas y gobierno. Un marco institucional adecuado tiene un papel importante en la competitividad y crecimiento. Muchas economías emergentes, por ejemplo las latinoamericanas, han basado en gran medida su crecimiento en la creación de un marco institucional adecuado que complementase las buenas posibilidades que se abrían para la exportación de materias primas. La propiedad de la tierra, la regulación de las acciones corporativas, los derechos sobre la propiedad intelectual, o incluso las transacciones de suelo son cuestiones que si están bien reguladas ayudan a generar dinamismo en los mercados. Pero la importancia de las instituciones va más allá del marco legal. Las actitudes de los gobiernos hacia los mercados, libertades y eficiencia de operaciones son también muy importantes: Burocracia innecesaria, sobre-regulación, corrupción, deshonestidad en los contratos públicos, falta de transparencia y honradez, o dependencia política del sistema judicial imponen costes económicos significativos a los negocios y entorpecen el proceso de desarrollo económico. Las instituciones privadas son también muy importantes en el proceso de creación de riqueza. Los escándalos corporativos que han ocurrido en los últimos años, y la crisis financiera global, han hecho patente la importancia de disponer de criterios objetivos y transparencia que ayuden a prevenir el fraude, la mala gestión, aseguren el buen funcionamiento del gobierno y las empresas, y mantengan la necesaria confianza de inversores y consumidores. La transparencia en el sector privado es muy importante, por lo que es importante el uso de de normas, auditorías y buenas prácticas de contabilidad, que aseguren el acceso a la información en tiempo y forma.

2. INFRAESTRUCTURAS

Unas infraestructuras extensas y eficientes son esenciales para impulsar la competitividad. Las infraestructuras son críticas para asegurar el funcionamiento efectivo de la economía, y es también un factor importante de cara a la determinación de la localización de la actividad económica y el tipo de actividad y sectores que pueden desarrollarse en una economía particular. Unas infraestructuras bien desarrolladas reducen el efecto de la distancia entre regiones, con el resultado de una buena integración del mercado nacional y conexión con los mercados internacionales. La calidad y extensión de las redes de infraestructuras tienen un impacto significativo en el crecimiento económico y reducen las desigualdades de ingresos y la pobreza. Las redes de infraestructuras son un prerrequisito para conseguir conectar las comunidades menos desarrolladas con las actividades económicas principales.

A pesar de todo lo dicho, es conveniente saber valora también hasta qué punto el coste de determinadas infraestructuras costosas va a tener en la actividad que realmente generan. En España, por ejemplo, desde 1986 se ha hecho un esfuerzo muy importante para crear infraestructuras, y ya se ha llegado al punto de que las infraestructuras de las regiones menos ricas de España son ya mucho mejores que las de las regiones menos ricas de países mucho más desarrollados que España. Esto puede verse por ejemplo comparando Escocia con las regiones más pobres de España. Esto debe hacernos pensar que el esfuerzo en crear infraestructuras extremadamente costosas debe ir siempre relacionado con la potenciación de la actividad productiva en las regiones donde se construyen estas infraestructuras. De nada sirve construir y construir infraestructuras, si luego no se realiza el mismo esfuerzo para conseguir que estén bien utilizadas.

3. ESTABILIDAD ECONÓMICA

La estabilidad macroeconómica es importante para los negocios y, consecuentemente para la competitividad de un país. Si bien la estabilidad macroeconómica no incrementa por sí sola la estabilidad de un país, si se ha demostrado que los desajustes de la economía dañan las actividades empresariales. Si la inflación está fuera de control, por ejemplo, las empresas no pueden tomar decisiones adecuadas y como resultado su cuenta de resultados queda afectada, y finalmente se produce desempleo. Esto lo estamos viendo ahora en España, ya que la inestabilidad macroeconómica ha frenado el consumo, y ello ha provocado que las empresas estén sobredimensionadas para el mercado actual. Si aumenta la deuda del Estado, como también está evidenciándose últimamente, el gobierno arrastrará el lastre de los intereses, y no podrán proporcionarse servicios de manera eficiente. El sector público es el primero en sufrir un deterioro intenso que requerirá dolorosos ajustes. Pero es más, ya que la deuda habrá que pagarla cara si queremos que alguien preste dinero, resulta que las medidas que están aplicando los gobiernos acabarán siendo bastante más costosas de lo que hasta hace poco tiempo suponían este tipo de acciones.
4. EDUCACIÓN PRIMARIA Y SALUD
La fuerza laboral es vital para la competitividad y productividad de un país. Los trabajadores no pueden desarrollar su potencial, y son menos productivos. Las deficiencias en el sistema sanitario suponen también un coste importante para los negocios.
5. EDUCACIÓN SUPERIOR Y FORMACIÓN
La educación superior y la formación son cruciales para las economías que desean moverse más allá de la cadena de valor. La economía globalizada actual requiere trabajadores que sean capaces de adaptarse rápidamente a las condiciones cambiantes del entorno laboral.
6. EFICIENCIA EN EL MERCADO DE MERCANCÍAS
Los países con mercados de mercancías eficientes están bien posicionados para producir la mezcla adecuada de productos y servicios destinados a unas determinadas condiciones de suministro-demanda, y también para asegurar que son comercializados de forma eficiente. Las mejores condiciones posibles para el intercambio de mercancías requieren reducir al mínimo los impedimentos a la actividad comercial por parte de las intervenciones del gobierno. Por ejemplo, la competitividad se obstaculiza por la existencia de tasas distorsionadoras, y por las restricciones y normas discriminatorias a la propiedad de extranjeros o la intervención directa de extranjeros. La eficiencia del mercado también depende de las condiciones de la demanda tales como la orientación hacia el cliente y la sofisticación del comprador. Esto crea una importante ventaja competitiva ya que fuerza a las compañías a ser más innovadoras y orientadas al cliente. Se impone también la disciplina necesaria para alcanzar la eficiencia en el mercado.
7. EFICIENCIA EN EL MERCADO LABORAL
La eficiencia y flexibilidad del mercado laboral son críticas para asegurar que los trabajadores se distribuyen para su uso eficiente en la economía. En todos los casos la actividad de los trabajadores debe ir primada con incentivos que estimulen a dar su mejor esfuerzo en el trabajo. El mercado del trabajo debe por tanto se lo suficientemente flexible como para permitir que los trabajadores cambien rápidamente de una actividad económica a otra rápidamente, y ello debe conseguirse a bajo coste.
8. SOFISTICACIÓN DEL MERCADO FINANCIERO
La presente crisis financiera ha subrayado la importancia crítica de los mercados financieros para el funcionamiento de las economías nacionales. Un sector financiero es necesario para distribuir los ahorros de una parte de los ciudadanos de la nación y conseguir que entren en la economía para usos productivos. El objetivo es canalizar los recursos hacia proyectos de inversión y empresariales con la mayor tasa de retorno posible. Una minuciosa valoración del riesgo es por tanto un componente clave.
La inversión en negocios es crítica para la productividad. Por lo tanto las economías requieren sofisticados mercados financieros que faciliten capital a los inversores del sector privado.
10. LECTURA TECNOLÓGICA
Otra cuestión importante es la capacidad con la que economía adopta tecnologías existentes para realzar la productividad de las industrias. En el mundo globalizado de hoy, la tecnología es un elemento cada vez más importante para las firmas que compiten y prosperan. Son especialmente importantes las tecnologías de las comunicaciones y la información (TIC), dado su relevante papel en la eficiencia de las infraestructuras y las transacciones económicas. Hemos hablado en varias ocasiones de los esfuerzos que algunas economías emergentes están realizando para desarrollar sus infraestructuras TIC, alcanzando a territorios poco poblados (ver por ejemplo el caso de Libia) o remotos. Consideramos que hoy en día este despliegue de medios es incluso más importante que la ejecución de infraestructuras esenciales.
11. TAMAÑO DEL MERCADO
El tamaño del mercado afecta la productividad porque grandes mercados permiten a las firmas explotar economías a gran escala. Tradicionalmente, los mercados disponibles a las empresas han estado limitados por las fronteras nacionales. Sin embargo, en la era de la globalización, los mercados internacionales han sustituido a los mercados domésticos, especialmente para los pequeños países. Está demostrado que la apertura del comercio está asociado al crecimiento económico, y esto es especialmente así en países con mercados relativamente pequeños.
De esta forma, las exportaciones pueden ser un sustituto de la demanda doméstica. Las economías de distintos países que disfrutan de un único mercado tienen por tanto mercados mayores a los que correspondería a un solo país.
12. SOFISTICACIÓN DE LOS NEGOCIOS
La sofisticación de los negocios es indicador de una mayor eficiencia en la producción de mercancías y servicios. Esto lleva, en último término, a conseguir aumentar la productividad, y de esta forma aumentar la competitividad de la nación. La sofisticación comercial concierne a la calidad de las operaciones y estrategias de las firmas individuales. Es particularmente importante en países que se encuentran en una etapa avanzada de desarrollo, y las fuentes más básicas de mejora de la productividad están agotadas.
13. INNOVACIÓN
El último de los pilares sobre los que se consigue mejorar la competitividad es la innovación tecnológica. Y atención, porque hemos dicho "tecnológica".

ÍNDICE GLOBAL DE COMPETITIVIDAD 2008-2009

Los resultados para este año del GCI en algunas áreas geográficas que consideramos claves son los siguientes:

  • Los países más competitivos, en este orden son USA, Suiza, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Alemania, Holanda y Japón. España ocupa el puesto 29, el mismo que el año anterior, y los países cuya competitividad es similar son los siguientes. Por arriba: Nueva Zelanda, Luxemburgo, Qatar, Arabia Saudí y Chile. Por abajo: China, Emiratos Árabes Unidos, Estonia, República Checa y Tailandia.
  • Latinoamérica: Chile (28), Puerto Rico (41), Panamá (58), Costa Rica (59), México (60), Brasil (64), Colombia (74), Uruguay (75), El Salvador (79), Honduras (82), Perú (83), Guatemala (84), Jamaica (86), Argentina (88), Trinidad y Tobago (92), República Dominicana (98), Surinam (103), Ecuador (104), Venezuela (105), Guyana (115), Bolivia (118), Malawi (119), Nicaragua (120) y Paraguay (124). No hay datos para Cuba.
  • Europa del Este: Eslovenia (42), Lituania (44), Federación Rusa (51), Polonia (53), Letonia (54), Croacia (61), Hungría (62), Montenegro (65), Ucrania(72), Bulgaria(76), Moldavia (95), Bosnia & Herzegovina (107) y Albania (108),

LA COMPETITIVIDAD DE ESPAÑA

Veamos un poco más despacio el caso de España estudiando el número de orden de cada uno de los factores clave. El país queda estable respecto al año anterior, y su competitividad es impulsada por un sector comercial altamente sofisticado (24); con aprovechamiento efectivo de las TIC y tecnologías exógenos (29); las infraestructuras son de primera clase (22); buena educación y formación (30); y sólidos fundamentos macroeconómicos (30). Una nota más negativa corresponde a su ambiente institucional (43) y al potencial de innovación (39); pero la gran área de preocupación es el mercado laboral altamente inflexible (126).

BIBLIOGRAFÍA

  • The Global Competitiveness Report 2008-2009. World Economic Forum
  • Porter, M. 1990. The Competitive Advantage of Nations. New York. Free Press.

Palabras clave: Global Competitiveness Index (GCI)

Publicar un comentario