26 octubre 2008

Guía práctica para sobrevivir en recesión (revisión 3)

ÍNDICE

  1. INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS
  2. ¿DE DONDE VIENE LA RECESIÓN?
  3. ¿SE PODÍA PREVER LO QUE HA OCURRIDO?
  4. ¿CÓMO PUEDE AFECTARNOS UNA RECESIÓN PROFUNDA?
  5. ¿TENDREMOS INFLACIÓN O TENDREMOS DEFLACIÓN?
  6. EVOLUCIÓN DEL MERCADO DE VALORES
  7. ¿QUÉ OCURRE EN RECESIÓN CON LOS CRÉDITOS?
  8. EL SISTEMA BANCARIO EN RECESIÓN
  9. LAS DIVISAS EN RECESIÓN
  10. PREVISIONES DE POLÍTICA FISCAL EN RECESIÓN
  11. LOS PROFESIONALES CUALIFICADOS EN RECESIÓN
  12. AUTODIAGNÓSTICO EN MI EMPRESA
  13. ¿QUÉ MEDIDAS PODEMOS TOMAR?

Actualizado 14/11/2008

  • INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

Siguiendo el modelo de otros contenidos en el blog (ver Octubre 1929…) vamos a comenzar un nuevo artículo dinámico (leer un artículo mientras se escribe, incluyendo correcciones y rectificaciones), esta vez destinado a orientar a empresarios e ingenieros sobre todo aquello que deben conocer para sobrevivir en recesión. Tal y como se está viviendo esta crisis, la única forma de leer algo y que esto tenga validez es que el artículo sea dinámico, que leamos el artículo en tiempo real.

Cuando hablamos de orientar a los empresarios e ingenieros, nos referimos siempre a orientaciones desde un punto de vista que no deben olvidar: La economía. En los últimos años, la economía de una empresa industrial ha estado totalmente olvidada, pues casi todo lo que se montaba funcionaba, y las ineficiencias eran ocultadas por una demanda siempre apreciable. Pero ahora las cosas han cambiado, la recesión indica que el promedio anual de la economía del país es negativa, y ello quiere decir que muchas empresas están decreciendo respecto a años anteriores. También hay desde luego empresas que siguen creciendo como siempre, y otras que crecen ahora más que nunca anteriormente. En este artículo estudiaremos precisamente lo que puede interesar conocer a una empresa para ingresar en el grupo de las favorecidas. Cuando empezamos a escribir este artículo, aún no tenemos dato alguno sobre cómo conseguir esa proeza, pero sin duda los iremos encontrando con el paso de los días, ahora todos los medios internacionales están llenos de artículos sobre la recesión, no hay más que fijarse un poquito pare ver por qué algunos están resistiendo los envites de la crisis financiera. Por supuesto no nos perderemos en las teorías clásicas de la economía, sino que nos centraremos en los detalles prácticos que podamos ir descubriendo.

Cuando un empresario ve que cierran y cierran empresas que hasta hace poco eran boyantes, lo primero que piensa es cuándo le llegará su turno. ¿Está expuesta mi empresa? Ya hemos explicado muchas veces lo que está ocurriendo, así que en esta ocasión simplemente haremos un breve resumen para orientar esta exposición. Lo que está ocurriendo ahora mismo es algo tan sencillo de ver como un ajuste brusco del sistema, un ajuste intenso en un corto espacio de tiempo. Las estructuras económicas de muchos países parece ser que estaban sobredimensionadas para ciertas actividades, sobre todo para el sector de la construcción residencial y un buen número de objetos innecesarios. La gente compraba a créditos de bajo interés, y eso hacía que la demanda fuese muy elevada. Pero como siempre ocurre cuando la demanda es intensa, la inflación aumenta, y los gobiernos se ven obligados a subir tipos de interés, y si ello ocurre los activos son menos demandados y bajan de precio. Y como el sistema financiero y económico dependía en gran medida del valor de estos activos, especialmente del valor de los pisos, comienza el pánico. En ese momento se hacen patentes los excesos de los años de bonanza, empiezan las quiebras del sistema bancario, y una espiral que finalmente limita el crédito, lo cual estrangula a ciudadanos y empresas. Y en este momento estamos ahora, con el crédito bajo mínimo y las empresas en una situación muy delicada.

El pánico está llegando al sistema financiero, e incluso en algunos países se han tomado medidas para evitar que la población retire sus inversiones. En Australia, por ejemplo, se han congelado algunos fondos de inversión ligados a los mercados, y se ha impedido que la gente recupere su inversión, en lo que podría considerarse como una nueva versión de corralito, aunque evidentemente menos traumático. También en Ucrania se han tomado medidas para evitar la retirada masiva de depósitos, concretamente se ha prohibido la retirada anticipada de dinero de los depósitos durante seis meses.

  • ¿DE DONDE VIENE LA RECESIÓN?

(Actualizado 02-11-08) ¿Cómo es posible que haya ocurrido esto? Hace pocos meses todos vivíamos felices y de la noche a la mañana parece que se ha hundido todo. ¿Ha llegado la crisis como por arte de magia? ¿Cómo es posible que una situación así haya cogido tan de sorpresa a todos? ¿Cómo pueden hundirse las empresas de la noche a la mañana? Para poder salir de la recesión, o convivir con ella; lo primero que debe conocerse es de dónde viene esta recesión, cuáles son sus causas; y qué modelos económicos nos han llevado a esta situación. Si este hecho se desconoce, o se quiere seguir ignorando, simplemente es imposible salir de la recesión, y lo único que podemos esperar es que se agudice aún más. Lo peor que puede ocurrir es precisamente no enterarse a estas alturas de cuáles son las causas de la crisis, y aunque parezca mentira esto ocurre aún a estas alturas (ver las increíbles declaraciones del portavoz del ejecutivo murciano).

Muchas veces hemos comentado en el blog cuáles son las causas que han originado la recesión, y tenemos pleno convencimiento de que la historia aclarará lo ocurrido. Lo que sucedió fue que a la población no se le transmitió una información correcta de lo que estaba pasando, y la recesión pilló por sorpresa a todo el mundo. Algo parecido a lo acaecido en la Gran Depresión (ver Octubre 1929 – Octubre 2008. Las semejanzas). Ello hizo que las empresas siguiesen como si tal cosa, siguiesen invirtiendo en ampliaciones, y dedicasen poco tiempo a la eficiencia y a la productividad. Todo esto les ha cogido consecuentemente por sorpresa. Los indicios estaban claros desde hace mucho tiempo, al menos desde 2006; pero los políticos y los medios de comunicación siguieron mandando mensajes tranquilizadores a la población. Estos mensajes tranquilizadores, el famoso "aterrizaje suave" son probablemente el mayor error que se ha cometido en los últimos años. El economista catalán Marc Vidal, explicaba perfectamente las consecuencias de esta intoxicación informativa. La consigna estaba clara, y en ella participaban todos los colores políticos, los medios informativos y por supuesto los grandes poderes económicos (sector bancario, construcción y energético). Todos ellos pensaban incautamente que si la gente no conocía la crisis en la que estábamos metidos, todo el mundo seguiría consumiendo igual, y ello ayudaría a salir de la crisis más fácilmente. Pero lo que ocurrió fue simplemente, que las grandes empresas replegaron velas, se protegieron de la situación, y dejaron al resto de la población expuesta al "hard landing".

Si, "hard landing", porque lo del aterrizaje suave no era más que una burda imitación de las maniobras que se habían llevado a cabo en Estados Unidos poco tiempo antes. El magnífico blog economic research % data, lo explicaba en Estados Unidos allá por marzo de 2005. Sin embargo, en España, las PYMES más habilidosas comenzaron a percatarse de la que teníamos encima en el primer trimestre de 2008, pero la mayoría no se han dado cuenta hasta septiembre de 2008, cuando el crédito se ha secado definitivamente. Si una disminución en la facturación coge de improviso a una empresa, simplemente estás perdido, porque no tienes capacidad de recortar tus gastos fijos, y por lo tanto la cuenta de resultados se debilita. Si la empresa está muy endeudada, de ahí al concurso de acreedores pasan sólo unos meses.

(Actualizado 03-11-08) Así que hoy 3 de noviembre, cualquiera que vaya a intentar salir con éxito de la recesión, debe ser consciente del hecho de que todo en realidad se debe a algo muy simple: Las casas están bajando de precio en todo el mundo, y los bancos en lo que realmente se apoyan es en el valor de las casas. Timesonline lo explica perfectamente en un artículo publicado hoy:

"Nearly half of borrowers remortgaging next year could be locked out of the best deals by falling house prices. As many as 49% of homeowners who have taken out a loan since the start of 2007 have borrowed more than 75% of the value of their property, Most lenders restrict their best deals to those with a deposit or equity of 25% or more, meaning many borrowers would be unable to get a good remortgage deal and would be forced on to the standard variable rate (SVR). This could cost an extra £333 a month on a typical £200,000 home loan, if the SVR is generally two percentage points above the best fixes and trackers".

En los párrafos anteriores se explica lo que ha pasado y por qué. Si las casas caen de precio, sus propietarios han pedido préstamos para cubrir la mayor parte del precio de las mismas, ahora se encuentran en una difícil situación, especialmente si necesitan deshacerse de la vivienda. Así empezó el problema que tenemos en la actualidad. Si esto no se asume tal y como ha sido, es imposible orientar la economía nuevamente.

(Actualizado 08/11/08) Conforme pierden valor las viviendas aumenta la brecha respecto al coste de la hipoteca, y los propietarios deben ahorrar duro para reducir el valor de la deuda. Los que no pueden pagar sus hipotecas, o los que se buscan artimañas para no pagarlas, recurriendo en muchos caso al alzamiento de bienes, no hacen otra cosa que poner en jaque a los bancos.

  • ¿SE PODÍA PREVER LO QUE HA OCURRIDO?

(Actualizado 02-11-08)Muchos dirán que nadie podría haber ni siquiera imaginado lo que ha ocurrido en el sector bancario (ver por ejemplo, Pánico en los bancos europeos), y no les falta razón. Nadie podría imaginar que la bola que se estaba creando alcanzase tales dimensiones. Sin embargo, en marzo, en Estados Unidos, estaba ya claro (Ver, Searching for Plan B) que la magnitud de la crisis financiera tenía proporciones colosales. En España, en pleno proceso electoral, se intentaba ahora por todos los medios, que la población no percibiese la situación de crisis. El partido popular, con un cambio claro de tendencia desde principios de año, no pudo ya convencer a la población de lo que estaba ocurriendo. Lo cierto es que el gobierno no tuvo que esforzarse demasiado para demostrar a todo el mundo que en aquel momento estábamos mejor que cuatro años antes. Como cuenta 20minutos en este artículo, infinidad de datos permitían demostrar que en todas las comparaciones, tanto con la anterior legislatura como con otros países, saliese victorioso Zapatero. Y el caso es que el gobierno no engañaba a nadie, Rajoy se empeñaba en decir que el gobierno engañaba, y el gobierno realmente lo único que hacía era dar datos. La situación era mucho más compleja, y realmente los datos macroeconómicos no servían en aquel momento para demostrar que había crisis.

Si, había una crisis internacional, pero España parecía salir airosa como ya ocurrió en 2001. Sin embargo, en 2001 España estaba engordando su burbuja inmobiliaria y ello hizo que la crisis internacional no afectase al país, pero en esta ocasión la burbuja inmobiliaria había estallado ya, lo cual generaría el poco tiempo que la crisis adquiriese proporciones colosales, como ya mostraban las cifras del desempleo, que eran el primer indicador de que el negocio del ladrillo se había acabado. Sin embargo, nadie parecía dar mucha importancia a estos datos, empeñados como estaban todos en defender el aterrizaje suave, se lo habían llegado incluso a creer. En abril de 2007, el desplome de ASTROC en bolsa, puede considerarse como el punto de partida del desplome anunciado del sector inmobiliario, que se reflejó posteriormente en la interminable quiebra de empresas relacionadas con el sector residencial. Así y todo, en septiembre de 2007, ni siquiera el Grupo Llanera se daba por vencido ante la evidencia, y pocos eran conscientes de cómo este desplome, interaccionando con la crisis de liquidez global, podía afectar a la economía española.

La recesión global, realmente proviene de Estados Unidos, proviene del estallido de la burbuja inmobiliaria norteamericana en 2006, idéntica a la española pero con menos peso en la economía del país. Los efectos del estallido de nuestra burbuja nacional no han comenzado a manifestarse seriamente hasta el segundo trimestre de 2008 (ahí tuvo una gran suerte Zapatero), y el primer efecto inmediato fue el desempleo. Pero los efectos más duros de nuestra burbuja inmobiliaria, están aún por venir, pues aún muchos están tirando de las reservas, pero las reservas se acabarán pronto.

Volviendo a las causas de la recesión, está reconocido que la crisis financiera proviene de los denominados créditos "suprime", pero realmente lo que ocurrió fue que como consecuencia de la inflación hubo que subir los tipos de interés, y eso hizo aparecer la morosidad de los créditos concedidos a las personas más humildes. Los problemas con el mercado de la vivienda hicieron que los precios de las casas comenzasen a caer en Estados Unidos. Ya el 16 de octubre de 2006, muchos artículos como éste, estaban alertando de lo que pasada, en USA la vivienda estaba bajando de precio y lo peor es que iba a seguir bajando. Y para colmo, como alertaba el 13 de octubre de 2006 la revista Forbes, la era del dinero barato había terminado (The End of Easy Money?). En España, sin embargo, las noticias eran diferentes. En aquel mes de octubre de 2006, los españoles sentían cierto alivio, porque todos los analistas coincidían que el Euribor había ya tocado techo, y sólo eran esperables bajadas. Hemos realizado una búsqueda en google, pero como puede comprobarse en este enlace, todos los periódicos parecen haber retirado esas noticias de sus webs. Si bien en España no se dijo nada a la población por el temor a que dejasen de comprar pisos, la burbuja inmobiliaria había estallado ya en Estados Unidos en octubre de 2006 (ver por ejemplo este artículo sobre California, o este otro que informaba sobre el derrumbe de las ventas en el área de Washington).

Pero en 2006, e incluso en 2007, nadie se atrevía a hablar lo más mínimo de lo que estaba ya ocurriendo, pues el negocio del ladrillo dominaba la economía nacional. Nadie quería ni siquiera pensar en que el aterrizaje suave se transformaría en "hard landing", y eso que la teoría del aterrizaje suave no es apoyaba en razonamiento alguno. Peor aún, en España, por aquella época se hablaba del mercado inmobiliario de Estados Unidos como si todo estuviese controlado (ver por ejemplo este artículo publicado en El Confidencial en noviembre de 2006). Aquel noviembre de 2006, la prensa económica internacional hervía con lo que estaba ocurriendo en USA, la venta de viviendas se estaba hundiendo y se hablaba sin tapujos de colapso. El 14 de noviembre de 2006, Financial Times publicó un artículo en el que ya mostraba que la economía norteamericana estaba dañada por el descalabro del sector inmobiliario, y el sector de la construcción se hundía por momentos (ver también los siguientes artículos: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22,…. Tan sólo mirando la siguiente gráfica, en España debían haberse dado cuenta de que era más que evidente un aterrizaje brusco del sector de la construcción. La crisis que se avecinaba en USA seguía sin explicarse en España, aunque ya algún medio de comunicación empezaba a reaccionar, pero desde luego, la noticia no reflejaba la crudeza de lo que ocurría en USA. Los embargos de vivienda en Estados Unidos se extendían por todo el país, y ya se estimaba que podría haber doce millones de nuevos propietarios afectados. Los que intentaban vender un piso veían que era una aventura realmente imposible ¿Les recuerda esto a algo?

Los problemas del sector inmobiliario y de los que habían solicitado un crédito se extendían por todo el mundo. Fíjense este artículo de Australia en noviembre de 2006, este otro del Reino Unido de noviembre de 2006. En algunos países, evidentemente no en España, ya se advertía en noviembre de 2006, del riesgo que suponía comprar casas en aquella situación. Las quiebras en Estados Unidos se disparaban ya en 2005 pero aquí nada se decía de todo esto. El precio de la vivienda se había hundido ya en Estados Unidos en noviembre de 2006, y ya sabemos lo que ocurre cuando el inmovilizado de una persona es negativo. Las previsiones sobre lo que podría dañar al sector bancario la caída del precio de la vivienda fue ya valorada por la prensa económica en el mismo noviembre de 2006. Si el precio de la vivienda está cayendo, los bancos tendrán problemas es lo que se decía por aquella época. Artículos y artículos avisaban de los problemas en el sector financiero.

En España, durante todo el año 2007, continúan las noticias que intentan defender el "no pasa nada". Algunas tienen tal descaro que parece increíble. Ésta por ejemplo, da a pensar a cualquiera que la lea, que la situación se estaba solucionando para los hipotecados, cuando lo que realmente estaba ocurriendo era que los pisos bajaban ya de precio y por eso las nuevas hipotecas se contrataban en menor cuantía, en modo alguno eran más baratas, pues el Euribor no dejaba de subir. La pregunta que debemos hacernos son las siguientes:

¿Si en Estados Unidos se estaba hundiendo el sector inmobiliario ya a finales de 2006, cómo es posible que nadie intuyese que aquí podría ocurrir algo parecido?

¿Cómo es posible que los medios de comunicación españoles, que sin duda conocían lo que estaba ocurriendo, no alertaron a la población y al propio sector inmobiliario?

  • ¿CÓMO PUEDE AFECTARNOS UNA RECESIÓN PROFUNDA?

Si bien muchas empresas lo están viviendo en sus propias carnes, lo cierto es que la mayoría de la población lo único que sabe hasta ahora de la recesión es que ha provocado el desplome de las bolsas y una enorme volatilidad en materias primas, monedas y mercado de bonos. Pero según Charlie Bean, del Banco de Inglaterra, podemos estar enfrentándonos a la mayor crisis financiera que ha sufrido la humanidad en toda su historia, y es que se ha dejado hacer al sistema financiero sin control alguno sobre el riesgo asumido, y ello ha originado una crisis financiera sin precedentes. Los últimos datos apuntan a que la recesión a la que nos enfrentamos es global, pues incluso Brasil, Rusia, India y China están ya empezando a sentir los primeros síntomas. El hecho de que los precios de las materias primas hayan caído severamente en las últimas semanas ha golpeado también a las economías productoras, que hasta ahora eran las últimas que se estaban salvando. En las causas del crash del petróleo de 2008 hemos analizado este fenómeno con detalle. También hemos visto cómo las economías emergentes, especialmente Brasil y México, están viendo cómo sus monedas se desploman ante el pánico creado por toda esta situación.

También las economías del golfo están siendo salpicadas por la caída de los precios de las materias primas, y las bolsas de la región han caído con fuerza ante los miedos que está provocando la bajada en la demanda de petróleo. En todo el mundo se toman medidas de emergencia, Kuwait, por ejemplo, acaba de garantizar también los depósitos bancarios ante la preocupación por la salud de las instituciones financieras.

El hecho de que las economías se dirijan hacia una recesión no es ninguna sorpresa, ya que como hemos dicho en varias ocasiones, muchas economías se basaban en el crecimiento del precio de los pisos y en el engordamiento del sector financiero que el sector del ladrillo provocaba. La gente vivía feliz viendo cómo su piso aumentaba y aumentaba de precio, y casi nadie se preguntaba sobre las repercusiones de una riqueza que se estaba creando de la nada. Pero tanto el precio de los pisos como los productos financieros, se están desplomando con fuerza, y ello está repercutiendo seriamente en la economía real. No es que haya dos crisis, como algunos obstinadamente intentan defender, hay una crisis que se está propagando hacia la economía real. Ayer, por ejemplo, se desveló que la economía se había contraído un 0,5 % en el Reino Unido, y Japón se dirige ya hacia una recesión del 3 %. En España, las últimas estimaciones de JPMorgan, ya hablan de una contracción de la economía del 4 %. Pero si bien estas cifras pueden ser alarmantes, lo cierto es que una recesión puede destruir la economía con mucha más intensidad, y lo sorprendente es que pese a que se produzca una contracción intensa, también pueden generarse una recuperación igual de rápida. El ejemplo típico, ya hemos hablado de él varias veces, fue Corea del Sur, donde la producción industrial llegó a caer nada menos que un 15 %, para luego recuperarse rápidamente. El sistema económico mundial es está contrayendo, y además lo hace de una forma tan intensa que ni los más viejos habían visto nada parecido. Para saber cómo sobrevivir a la recesión lo más importante no es que la economía caiga mucho o poco, sino que entendamos los mecanismos de las correcciones económicas y ello nos facilite tomar decisiones adecuadas.

Por ejemplo, algunos sectores escapan de la recesión, concretamente en Reino Unido estos sectores son el agrícola y los servicios públicos, pues ambos siguen creciendo.

El principal efecto una recesión en la sociedad es el desempleo, puesto que si sobran estructuras productivas, está claro que sobran trabajadores. Es por tanto el primer fenómeno que se produce en recesión, un recorte drástico de las plantillas, y esto está ocurriendo ahora, las empresas están reduciendo sus plantillas de forma intensa.

  • ¿TENDREMOS INFLACIÓN O TENDREMOS DEFLACIÓN?

Otra de las cuestiones básicas que debemos saber para gestionar una empresa en medio de una recesión profunda es la evolución del comportamiento de los precios. En medio de una recesión suele haber movimientos intensos en los precios, y ello puede llevarnos a perder o a ganar mucho dinero según la habilidad que tengamos para estimar la evolución de las materias primas que utilicemos en nuestros procesos productivos. Hemos hablado mucho de inflación en el blog, pero lo más interesante desde el punto de vista de la recesión es saber cómo se pasa de la inflación a la deflación. Algunos autores ya prevén una recesión que durará al menos entre 2009 y 2013, que se basa en la acción combinada de varias burbujas (bursátil, vivienda y materias primas), en la que aparecerá la deflación, y castigará con intensidad especialmente a la generación del "baby boom".

La primera recomendación es que llevemos un buen control de los precios de las materias primas que utilizamos en nuestros procesos, y para ello es importante un seguimiento diario de la evolución de los mismos. Es importante atisbar las tendencias, que en muchos casos pueden incluso deducirse fácilmente. Por ejemplo, es fácil que si el mineral de hierro baje de precio en origen, en poco tiempo veamos también bajadas en los precios del acero. Como punto de partida sobre los precios, recomendamos leer "Importantes efectos de la crisis financiera en la industria". Paralelamente, debemos estudiar los precios en sitios web que reflejan valores históricos, como por ejemplo "Market Oracle".

  • EVOLUCIÓN DEL MERCADO DE VALORES

¿Cuál va a ser la evolución de los mercados de valores en recesión?

(Actualizado 01-11-08) Los beneficios han sido fuertes estos últimos años, pero como sabemos este año las bolsas se han desplomado. La experiencia del anterior desplome bursátil fue que tras la dura caída de 2000-2002, llegó una recuperación rápida.

(Actualizado 03/11/08) Después de una semana en la que la Reserva Federal ha recortado un punto los tipos de interés, muchos esperan una recuperación del mercado de valores. Los precios de las acciones están muy atractivos en este momento, pero aún quedan numerosas incertidumbres pendientes de respuesta.

"While some analysts have raised the possibility that share prices on both sides of the Atlantic may at last be attractive enough to buy, there are so many unanswerable questions".

Comparación con Japón: Pero en recesión la recuperación del mercado de valores no tiene por qué ser rápida. Si comparamos la actual burbuja con la del Mercado de valores japonés de 1989 (de gran similitud con esta), veremos que aún queda mucho recorrido de caída. La burbuja japonesa tuvo su pico en 1989, y como ahora tampoco quiso reconocerse lo que estaba ocurriendo. El nikkei golpeó aquel año el record de 38.915. El pasado lunes, el nikkey cerró a 7.162, una caída de más del 80 %, que ha durado diecinueve años.

  • ¿QUÉ OCURRE EN RECESIÓN CON LOS CRÉDITOS?

Así fue como empezó todo, y por lo tanto, muchos pueden pensar que si bajan los tipos, como realmente está ocurriendo, todo se solucionará. Pero las cosas no son más sencillas, sobre todo si aparece un escenario de deflación (ver como se pasa de la inflación a la deflación), un fenómeno común en recesión.

(Actualizado 05/11/08) Pero otro fenómeno está ocurriendo en esta recesión, y es que si bien los tipos de interés están bajando (ver por ejemplo las últimas caídas del libor), la respuesta de los bancos no parece ser bajar el coste de los préstamos y servicios bancarios a sus clientes. Varias empresas nos están informando de la dificultad creciente en negociar las condiciones de las pólizas de crédito, por ejemplo, y este fenómeno parece ser internacional (Abbey, el mayor banco hipotecario de Reino Unido está respondiendo a las bajadas en los tipos, con subidas en los préstamos de interés variable). Todo ello, se relaciona con lo ocurrido en otras recesiones, donde parece demostrarse que en las crisis financieras, por mucho que bajen los tipos de interés, la contracción del crédito se mantiene o incluso agudiza.

(Actualizado 08/11/08) Si los bancos escatiman a la hora de dar créditos, como está ocurriendo ahora, las empresas y propietarios de viviendas se aferran más profundamente al dinero líquido en vez de pedir préstamos o gastarlo, con lo cual el descenso en la actividad económica se agudiza. La confianza se debilita y el precio de las acciones cae, ya que la prioridad es tener liquidez. En situaciones extremas, la demanda de cash es tan fuerte que incluso que bajando los tipos de interés a cero no se consigue que la economía se mueva.

  • EL SISTEMA BANCARIO EN RECESIÓN

(Actualizado 03/11/08) En la comparativa con la Gran Depresión, estamos viendo que en una crisis financiera los más castigados son los bancos. ¿Ocurre así siempre?¿Qué pasó en Japón? En el pico de la burbuja japonesa de 1989 había 19 grandes bancos en Japón, y actualmente sólo uno mantiene el nombre, y el número de grandes bancos se ha reducido a ocho. El resto o quebraron o fueron nacionalizados, y estamos hablando de los que eran los más grandes del mundo. El coste del apuntalamiento del sistema bancario japonés dura ya dos generaciones, y esta ardua tarea ha tenido que ser asumida por el pueblo japonés. Fue necesario que el gobierno recapitalizara y garantizara todos los depósitos bancarios, pero aún con la garantía de los depósitos los bancos siguieron teniendo problemas, pues esta medida, introducida en 1996, no tenía credibilidad: Una cosa es decir que el dinero está seguro, y otra cosa es probarlo (algo muy similar a lo que ocurre ahora). Además, en Japón se demostró que era impracticable garantizar todos los depósitos bancarios.

El primer banco japonés en entrar en quiebra lo hizo en agosto de 1995 (la primera vez que ocurría algo así desde la guerra).

  • LAS DIVISAS EN TIEMPOS DE RECESIÓN

(Actualizado 03/11/08) Otra cuestión importante que debe conocerse en recesión es el comportamiento de las divisas. Es un periodo en el que los que tienen ahorros se sienten tentados a buscar

Mucho se ha hablado del riesgo que supone pertenecer a una moneda fuerte como el euro, puesto que al no poder devaluar las monedas nacionales, no hay forma de conseguir aumentar por esa vía la competitividad. Pero lo cierto es que los hechos están demostrando que si bien a medio plazo surge este problema, cuando se desata el pánico no hay nada mejor que una moneda fuerte. De hecho, hace unos días ya vimos que el pánico había empezado a hacer caer a muchas monedas de economías emergentes.

Muchos movimientos se están viendo en este inicio de la recesión en relación con las monedas. Incluso países sólidos ex-comunistas como Polonia desean acelerar sus preparativos para unirse al euro cuanto antes. E incluso países ricos que despreciaron esa opción como Suecia y Dinamarca están pensándoselo de nuevo, y es que los acontecimientos están haciendo modificar muchos planteamientos. Dinamarca ha tenido que subir, si subir, dos veces los tipos de interés en octubre para proteger su moneda, y la corona sueca ha caído frente al euro a niveles record, ya que el Banco Central de Suecia recortó los tipos de interés en un intento de evitar la recesión. Y eso es lo que está ocurriendo en esta recesión, si los países no agrupados bajo el paraguas de monedas fuertes intentan bajar los tipos de interés, su moneda se devalúa hasta niveles no asumibles. Incluso en países no pertenecientes a la UE, como Islandia, la adopción del euro es un tópico caliente.

(Actualizado 06/11/08) El euro, por su parte, vive también sometido a fuertes tensiones, pues en una situación como la actual, cualquier medida económica siempre pasa factura. De hecho, las especulaciones de que el Banco Central Europeo esté embarcado en la más agresiva ronda de recortes de tipos de interés de sus diez años de historia está haciendo caer la moneda europea. Es muy importante tener en cuenta lo que ocurre con los tipos de interés en Europa, pues si continúa esta agresiva política de recortes de tipos de interés, el euro caerá con fuerza el próximo año. Y las caídas no sólo serán respecto al dólar, sino que parece que puede producirse también respecto a otras monedas como el yen japonés.

(Actualizado 08/11/08) Un nuevo artículo de MarketOracle aborda hoy las estrategias para sobrevivir al colapso del dólar en recesión. Los analistas indican que pese a las fluctuaciones de las últimas semanas, el dólar seguirá estando débil. El dólar ha subido en las últimas semanas por muchas razones. Entre otras incluimos las inyecciones de liquidez que han supuesto las liquidaciones de mercado en todas las áreas. Pero la demanda de dólares también ha aumentado porque las empresas no tienen disponibilidad de crédito a corto plazo, y no tienen más remedio que disponer de liquidez para pagar nóminas y operaciones en curso. La demanda de dólares ha aumentado porque estas operaciones son más seguras en esta moneda, y ello ha provocado que las monedas mundiales se vayan ajustando al enfriamiento de la economía. Los analistas de MarketOracle coinciden:

"The world is going to have a severe recession bordering on an economic depression. Essentially no one alive today knows what that is like. Only the oldest of us have lived through that experience".

Ninguna persona viva ha visto nada parecido a lo que nos espera el próximo año: Recesión severa o depresión económica. Y en medio de una recesión de esta magnitud, el dólar colapsará. Así que mejora que nadie apueste por el billete verde como garantía de seguridad. Expliquemos por qué puede ocurrir esto:

El principal motivo por el que el dólar se ha mantenido alto durante décadas ha sido la capacidad exportadora de Estados Unidos, sus muchos clientes en todo el mundo y en la apuesta de estos clientes por comprar bonos del tesoro de Estados Unidos. Pero como el consumo cae en USA, cae el retorno de la inversión de los partners de USA, y el principal motor que impulsa el dólar desaparece. Según los analistas de MarketWorld (lo ponemos literal por lo contundente del párrafo):

"None of us in the US has ever dealt with the twin threats coming our way in the next few years. The first is a real economic depression. The second will be the demise of the US dollar, or at the very least, its severe devaluation like 70% or more"

Nadie en los Estados Unidos se ha enfrentado nunca con amenazas gemelas como las que habrá en el camino en los próximos años. La primera es una depresión económica real. La segunda será la desaparición del dólar USA, o al menos, su severa devaluación en un 70 % o más.

  • PREVISIONES DE POLÍTICA FISCAL EN RECESIÓN

(Actualizado 08/11/08) La política monetaria es la primera medida a tomar en recesión, y es la que llevan ejecutando todos los bancos centrales del mundo desde hace tiempo. Pero llega un momento en el que es posible que se agote, como de hecho está ocurriendo ya en Estados Unidos. Es el momento entonces de tomar otras opciones, como el recorte de tasas e incremento del gasto público. Ambas medidas están ya también bastante agotadas en Estados Unidos, pero en Europa aún queda margen.

  • LOS PROFESIONALES CUALIFICADOS EN RECESIÓN

(Actualizado 14/11/08) En recesión el mercado laboral cambia completamente, y podemos pensar que ahora lo que sobra ya es personal cualificado. Pero esto no es realmente así. Cierto es que los nuevos profesionales no encuentran trabajo, y ahora es fácil seleccionar nuevos titulados. Pero la situación cambia con los profesionales expertos, que son imprescindibles en los nuevos negocios. Si exceptuamos a los profesionales de los sectores en los que se producen despidos masivos, en el resto de las actividades la situación permanece estable en los profesionales cualificados. Es más, ahora es realmente difícil conseguir atraer a un buen profesional para una nueva empresa. Nadie se fía, y los más cualificados se fidelizan mucho más en las empresas donde desempeñan su actividad (Ver más…). Insistimos en que los grandes negocios se hacen en recesión, grandes y dolorosos negocios. Grandes empresas descapitalizadas pueden caer ahora fácilmente en manos extranjeras, y la economía se transforma. Pero eso sí, la expansión se basa en captar profesionales de la competencia ahora va a ser una misión prácticamente imposible. Tendremos que crear nuestros propios recursos humanos.

  • AUTODIAGNÓSTICO EN MI EMPRESA

(Actualizado 01/11/08) Los beneficios empresariales tienden a caer muy rápidamente en recesión, lo cual hace saltar todas las alarmas. Esto se debe al "engranaje operacional" de las empresas. La mayoría de las empresas no son flexibles ante el mercado y tienen unos elevados costes fijos. Si se soluciona la adaptación de los costes fijos a las nuevas condiciones, los beneficios pueden volver con rapidez. El problema es que algunos países, como España, las estructuras laborales no son flexibles, y no permiten adaptar los costes fijos a las nuevas condiciones del mercado. Lo que si que hay que tener muy en cuenta, que en periodo de recesión, la adaptación de los costes fijos debe considerarse el objetivo número uno. Cuanto más tiempo perdamos, menos posibilidades tendremos de salir airosos.

A estas alturas, lo primero que debemos hacer es un autodiagnóstico detallado, nada de estimaciones generales. Mi empresa ya dispone de datos de cómo le está afectando la contracción del sistema económico, y lo primero que debemos hacer es estudiar estos datos en detalle, y además, con mucho detalle. Ya hemos hablado varias veces de ello en el blog, por ejemplo en Gestión de los costes del Transporte. Una vez estudiado todo con detalle, veremos hasta qué grado nos está afectando la crisis, y si nuestros resultados han ido empeorando por meses, es momento de tomar medidas drásticas. Si esa tendencia es ya evidente, lo peor que podemos hacer es esperar a ver qué ocurre, porque casi con seguridad en unos meses la situación habrá empeorado y tendremos ya menos margen de maniobra. Las medidas las tenemos que tomar pronto, y cuanto antes lo hagamos mucho mejor.

Actualmente podremos encontrar de todo en la situación de las empresas, algunos sectores están sufriendo una corrección realmente brutal. Fuera del sector inmobiliario, por ejemplo, mencionar que la venta de camiones Volvo ha caído un 99,7 %, o lo que es lo mismo, las ventas se han paralizado. En función de la disminución de la facturación que estemos sufriendo, así serán las medidas que debemos tomar, pero siempre debemos anteponernos al colapso, y sobre todo no pensar que las cosas se recuperarán solas.

  • ¿QUÉ MEDIDAS PODEMOS TOMAR?

Bien, hasta aquí hemos planteado el problema, ahora trataremos de ver soluciones, y para ello iremos creando categorías en las cuales aportaremos sucesivamente situaciones prácticas y actualizadas. ¡A ver qué tal resulta la experiencia!

(Actualizado 03/11/08) Ante todo partimos del hecho conocido de que en todas las crisis de liquidez es necesario que tengan lugar tres ajustes antes de conseguir volver a la estabilidad, y las fuerzas son siempre las mismas en todas las crisis: a) Los mercados de valores deben descontar el crédito, b) El sector bancario necesita deshacerse de las deudas contaminadas y c) La economía real debe ajustarse ante las nuevas limitaciones de crédito. Es decir, a efectos empresariales una de las estrategias vitales es ajustarse a las limitaciones del crédito, hay que asumir cuanto antes que la disponibilidad de crédito de los tiempos previos a la crisis de liquidez tardarán muchos años en volverse a repetir. Si sabemos adaptar nuestras estructuras productivas a esta situación, saldremos airosos del trance.

Estudiemos en primer lugar cómo cómo afrontó Japón la recesión, seguro que nos da ideas.

En el Japón de los años siguientes a la realidad post-burbuja, entender el impacto psicosocial es fundamental cómo se ha comportado la nación. Un buen número de países de occidente, entre ellos Estados Unidos, Gran Bretaña y España se preparan para afrontar la recesión, una situación desconocida para la mayoría, que paulatinamente va tomando posiciones en las empresas. Muchos economistas estudian actualmente la recesión de la burbuja japonesa para tratar de averiguar si la implosión de 2008 es exactamente paralela, porque si es así estaríamos ante una tragedia a la griega. La arrogancia japonesa de los años anteriores a su crisis sufrió catastróficamente los primeros años, pero lo peor vino luego, pues una vez absorbidas las ayudas estatales, la actividad productiva fue lenta y dolorosamente desmantelada. No nos cabe duda alguna que los cambios vividos por la sociedad japonesa y sus empresas son una enseñanza magistral para entender cómo funcionará el mundo una vez se atraviesen los primeros estadios de la recesión a la que se enfrenta. Creemos además, que estos cambios nos van a dar pistas sobre cómo van a ser los negocios del futuro, cuales prosperarán, y cuáles fracasarán; y ello nos dará tiempo para modificar nuestras estructuras productivas.

Una de las enseñanzas de la recesión japonesa, que debemos tener en cuenta en la actualidad, es que como consecuencia de tal colapso económico, es que después de la burbuja, la filosofía a nivel de la calle cambió intensamente en Japón. Los beneficios empresariales se consideran aceptables, pero el exceso de beneficios hace saltar la señal de alarma. La situación ha cambiado hasta tal punto que las compañías tratan incluso de esconder un éxito excesivo, porque cuanto mayor es el éxito más grande es la exposición en la recesión. El miedo al sector inmobiliario y a las inversiones en valores sigue imperando hoy en Japón, y la población se convirtió en masa hacia la nueva doctrina, la burbujofobia. La burbujofobia se convirtió en una política fundamental en los gabinetes ministeriales, y todo lo que se parecía a una burbuja especulativa era aplastado por la legislación.

Los japoneses instintivamente se dedicaron a acaparar liquidez para sobrevivir a las tormentas que vendrían en el futuro. Las compañías japonesas cambiaron sus estructuras y crearon paraguas financieros y filosóficos para protegerse. La población en general comenzó a llevar paraguas incluso aunque las previsiones fuesen buenas. La aversión al riesgo es ahora un culto en Japón.

El consumismo japonés, que transformo el mundo moderno cuando sus empresas colocaron productos en todo el mundo, fue algo que se transformó también totalmente. La gente abrazó un nuevo credo al que se denominó "gokashugi", que es una especie de extravagancismo selectivo, en el que se gasta casi todo en una cosa, y se gasta asombrosamente poco en todo lo demás.

El negocio de la "segunda mano", rápidamente floreció en el Japón de aquellos años, y la sociedad dejó de interesarse por lo novedoso y lo prístino. La gente dejó de comprar nuevos objetos a una velocidad asombrosa. Los productos de estilo perdieron su caché de manera inmediata, y se aumentó el interés por los productos de utilidad práctica.

Pero la sociedad no perdió su capacidad creativa, sino que más bien aumentó: Aparición en Tokio de los mejores restaurantes del mundo, Pokémon, Play Station, Nintendo DS, Wii, Tamagotchi. Todas ellas fueron invenciones post-burbuja.

Publicar un comentario