16 octubre 2008

Nuevas plantas CHP de biomasa para Escocia y Alemania

Los promotores de plantas de biomasa requieren datos comparativos de otras centrales que permitan disponer de información precisa para valorar la viabilidad de su proyecto. Veremos además como con una única actuación de eficiencia energética es posible reducir de manera muy significativa las emisiones de dióxido de carbono.
Nos hacemos eco de la noticia según la cual RWE npower Cogen ha anunciado planes para construir una planta de CHP de biomasa de 45 MW en Markinch, Glenrothes, Escocia. La nueva planta suministrará vapor y electricidad a la fábrica de papel de Tullis Russell, para lo cual se ha firmado un contrato a largo plazo. La planta de Tullis Russell utiliza actualmente calor de proceso obtenido de una central de carbón. El proyecto ha obtenido una ayuda de 16 millones de dólares del gobierno de Escocia.
Este proyecto es parte de la estrategia de reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera, utilizando estrategias en las que se emita menos CO2 o de emisiones cero. Se trata pues de sustituir una fuente de energía que utiliza combustibles fósiles por una fuente renovable. Se consigue de esta forma reducir los efectos negativos del proceso de fabricación de papel, en el cual la intensidad de consumo energético es importante. El proyecto reducirá el consumo de unas 250.000 toneladas de carbón al año.
Otro aspecto positivo es que el proyecto añadirá 45 MW de capacidad CHP a la red británica, con lo que se consigue ya producir 2000 MW de energía en 11 plantas de biomasa existentes en el país.
Otro proyecto propuesto por RWE, el que ya se ha puesto la primera piedra, es la nueva planta de ciclo combinado a construir en el parque industrial de Wittgenstein. La capacidad de la planta es de 30 MWth y 8 MWe, y la producción comenzará en 2009. Esta planta se localiza en una de las regiones más arboladas de Alemania, y como combustible utilizará residuos vegetales, por lo que contribuirá a mejorar el paisaje. El proyecto supondrá una inversión aproximada de 25 millones de euros. La planta alcanzará hasta un 70 % de eficiencia en la producción simultánea de electricidad y calor. Usando como combustibles los residuos vegetales se ahorrará la emisión a la atmósfera de 1,2 millones de toneladas, en una vida útil esperada de 25 años.

Bibliografía: New biomass-fired plant for Scontland and Germany. Cogeneration & On-Site Power Production. July-august 2008.

Publicar un comentario