02 marzo 2009

Integración exitosa de biocombustibles en las operaciones de refinería

Si bien las políticas de un creciente número de gobiernos están orientadas a la estimulación de la producción de biodiesel, para la mayoría de las refinerías es difícil tomar decisiones que impliquen biodiesel. La producción de biodiesel lucha denodadamente por convertirse en una actividad económicamente competitiva con la producción de combustibles basados en el petróleo. Hasta ahora se ha visto a la producción de biodiesel como un competidor de la producción de alimentos, y ahora puede verse también como un competidor de las refinerías. En este artículo hablamos de una nueva opción para el futuro, la integración de la producción de biodiesel en refinerías existentes. En muchas refinerías, la decisión de incorporar biodiesel ha sido tomada por los gobiernos (especialmente europeos), donde se han dictado requerimientos obligatorios para el biodiesel. Las dificultades comienzan cuando las refinerías tienen que incorporar biodiesel a sus productos. El biodiesel puede potencialmente tener un impacto mayor en el refino. La UE ha establecido ya objetivos del 5,75 % de biodiesel en el transporte para 2010 y del 10 % en 2020. Consideraciones de mercado Si consideramos los mercados europeos en los próximos años, las predicciones del mercado diesel indican que crecerá con fuerza, y la introducción del biodiesel puede ayudar a las refinerías a cumplir el desafío del fuerte crecimiento de este mercado. Para el mercado de la gasolina, el desafío es más difícil, ya que la declinación de la demanda en Europa indica que las refinerías ya se enfrentan a un excedente de producción de gasolina en la región, que sólo será exacerbado por los biocombustibles. En el resto del mundo, hay diferentes tendencias en los mercados. Al decidir integrar biocombustibles en una refinería, hay diferentes opciones que dependen de factores como la configuración de la refinería, así como de la disponibilidad de stocks de biocombustibles, capacidad de las instalaciones, y nivel de integración requerido en el sistema. La integración de biocombustibles en las refinerías tiene una ventaja adicional, y es que contribuirá a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Varias opciones existen para integrar biocombustibles en una refinería: esquemas de mezcla, esquemas de procesado paralelo o esquemas de co-procesado.
  • Esquemas de mezcla: Los esquemas de mezcla son los más simples y por ello la elección natural. En estos esquemas, los biocombustibles se producen en un sitio externo y finalmente se mezclan con el producto terminado de una refinería. Esta es la aproximación usada en la mayoría de las refinerías.
  • Esquemas de procesado paralelo: En los esquemas de procesado paralelo, veremos un nivel incrementado de integración. Los procesos de producción de biocombustibles y los productos convencionales están todavía separados, pero comparten algunas instalaciones.
  • Hidrotratamiento directo: El hidrotratamiento directo de aceites vegetales es un caso en el que el procesado paralelo puede ofrecer ventajas sobre co-procesado.
  • Esquemas de co-procesado: Cuando se empezaron a utilizar los esquemas de co-procesado, la elección de éstos resultaba atemorizante. El primer esquema a considerar es eter butil terciario etil (ETBE). Otro esquema a tener en cuenta es la combinación de gasificación y síntesis de Fischer-Tropsch (FT).

Bibliografía: Successful integration of biofuel into refinery operations. Biobuels technology. Q4 2008.

Publicar un comentario