07 noviembre 2008

Nuevos materiales ligeros pueden impulsar la economía del hidrógeno

Un reciente trabajo de investigación llevado a cabo en Holanda ha mostrado que una aleación de magnesio, titanio y níquel es un excelente absorbente de hidrógeno. Esta aleación ligera nos acerca al uso de hidrógeno como fuente para impulsar vehículos. Un depósito de hidrógeno construido con esta aleación tendrá un peso relativo que es un 60 % inferior a un pack de batería. Esta investigación fue llevada a cabo por Robin Gremaud, quien desarrolló un método que permitía ensayar simultáneamente miles de muestras de diferentes metales para buscar su capacidad de absorción de hidrógeno. La investigación es un esfuerzo más dirigido a tratar de conseguir utilizar el hidrógeno a un precio competitivo, ya que se considera este combustible como apto para ser usado directamente en motores de combustión interna. El debate actual sobre esta tecnología es importante, sobre todo desde que el gobierno USA ha decidió emplear fondos para investigar sobre los vehículos de hidrógeno. BMW, por ejemplo, ha lanzado su solución para el vehículo de hidrógeno, que serán abastecidos de combustible en estaciones de servicio especialmente adaptadas para proporcionar hidrógeno a los vehículos modificados por BMW. La tecnología BMW es una de las más avanzadas del mundo en esta materia, y la marca ya ha lanzado varios modelos que consiguen batir records de velocidad. La importancia del desarrollo de Gremaud es grande, ya que el mayor problema del hidrógeno es el transporte de forma segura de un gas altamente explosivo. Sin embargo, este problema puede subsanarse utilizando metales que absorban el gas, aunque la desventaja de este sistema de almacenamiento es que el depósito acaba siendo demasiado grande. Si se opta por utilizar una batería, el problema del almacenamiento de la energía empeora, puesto que para conseguir una autonomía de cientos de kilómetros, por ejemplo con un híbrido tal como el Toyota Prius, se necesita una batería de 317 kg. El desarrollo de Gremaud permite disminuir el peso del depósito, que sin embargo aún queda en unos nada despreciables doscientos kg.
Palabras clave: research on hidrogen car
Publicar un comentario