16 septiembre 2009

El gran negocio del cambio climático en Estados Unidos

En un periodo de contracción del mercado la estrategia correcta es la eficiencia y la mejora de la productividad, y en un escenario como el actual una de las acciones estrella es la eficiencia energética. Si los ingenieros no encuentran más mercado profesional en la eficiencia energética industrial es sencillamente porque no han sabido explicar correctamente el silogismo que relaciona la inversión y la eficiencia energética con la rentabilidad. El empresario simplemente no es consciente del derroche en dólares o euros con el que sangra su empresa todos los meses por no emprender iniciativas decididas de gestión de la energía.
Pero las políticas afortunadamente están cambiando, y a nivel mundial el escenario más codiciado para quien desee realizar actividades profesionales en eficiencia energética y renovables es sin duda alguna Estados Unidos. La potencia económica más poderosa del mundo va a emplear la colosal cifra del 20 % de su P.I.B. en tratar de paliar las ingentes cantidades de gases de efecto invernadero que todos los días vierte a la atmósfera. Una suma de dinero que no alcanzamos a imaginar será invertida de aquí a 2030. Pero no es el único país que está emprendiendo iniciativas serias en América, donde mencionamos por ejemplo a México y Argentina como otros dos países clave.
El nuevo informe "Shaping Climate-Resilient Development" da algunas claves sobre los costes de las medidas efectivas que pueden adaptarse para mitigar el problema del cambio climático.
Pero estas fuertes inversiones no son cuestión baladí como algunos piensan, pues cada vez son más los estudios reputados que van dando aproximaciones más certeras sobre lo que está ocurriendo con el clima. Estados Unidos no hace más que intentar protegerse.
Como ejemplo, Florida, donde el importe estima que las pérdidas por huracanes alcanzarán 33.000 millones de dólares en el escenario de cambio previsto.
Los estudios realizados una y otra vez indican que medidas efectivas en costes pueden reducir las pérdidas económicas que el cambio climático está provocando en todas las regiones. El estudio estima que las pérdidas provocadas por el cambio climático provocarán unas pérdidas que duplicarán lo que cuestan las medidas preventivas.
Otras naciones competitivas en estas nuevas tendencias económicas son Francia, Japón y Gran Bretaña.
Publicar un comentario