08 abril 2008

El mercado chino de las energías renovables (VI)

COMBUSTIBLES EN EL TRANSPORTE Además de la biomasa para generación de energía, en los últimos años los biocombustibles han recibido atención en China para su utilización en los medios de transporte. El etanol se produce actualmente en modestas cantidades a partir del maíz en algunas partes del país. Nueve provincias obligan a utilizar una mezcla con un 10 % de etanol en todas las gasolinas vendidas. Durante unos años, el gobierno nacional ha proporcionado subsidios de 170 $ por tonelada de etanol a productores seleccionados, lo cual equivale a 12 céntimos de dólar por litro, lo cual equivale al subsidio recibido por los productores estadounidenses de etanol. Sin embargo, China promulgó una moratoria a la expansión de la producción de etanol procedente del maíz en 2007, debido a las preocupaciones de la competencia por los suministros de alimentos. Por estos motivos, la expansión futura de la producción de etanol chino dependerá de plantas específicamente cultivadas para ello. El gobierno en 2007 anunció que dirigiría su atención a las plantaciones de sorgo dulce y mandioca como principal materia prima para la producción de etanol. Sin embargo, estos cultivos pueden ser demasiado caros a corto plazo, y hay serias preocupaciones sobre la degradación medioambiental, recursos de agua, y expansión de la competición en el resto de China por la próxima utilización de la tecnología de transformación de celulosa a etanol Las primeras plantas piloto de transformación de celulosa a etanol se esperan en China en los próximos años. El biodiesel puede producirse a partir de aceites vegetales de residuos o plantaciones de colza. Actualmente, la cantidad de biodiesel producido en China es pequeña y deriva principalmente de residuos de aceites de cocina. Hay un suministro potencial de estos aceites de 4.000 millones de litros por año. Hay también potencial para producir biodiesel a partir de soja, cacahuete, nabo, semillas de algodón, y girasol. Una amplia variedad de estudios piloto se están llevando a cabo para convertir colza en biodiesel en varias provincias. El aceite de palma importado de varias provincias del sudeste asiático está siendo empleado por varios productores de biodiesel, aunque esta estrategia puede estar asociada a la deforestación tropical. Este post es un resumen comentado de “Powering China´s development”, publicado en la edición impresa de “Renowable Energy World”, January-February 2008
Publicar un comentario