04 abril 2008

El mercado chino de las energías renovables (IV)

En este post continuamos con la descripción del boom de las energías renovables en China.
APLICACIONES TÉRMICAS DE LA ENERGÍA SOLAR
Si bien China tiene solamente una experiencia limitada con la energía solar, es ya un líder en sacar ventaja del agua caliente solar. El país es ahora líder mundial en sistemas para calentar agua, con casi dos tercios de la capacidad global total (excluyendo los sistemas para calentar piscinas). El crecimiento ha sido rápido, elevándose de 35 millones de m2 de capacidad instalada en el año 2000 a 100 millones de m2 a finales del año 2006, lo cual representa en torno a 40 millones de instalaciones, quizás el 10 % de todos los hogares chinos. China añadió 20 millones de m2 de nueva capacidad en 2006 solamente y evitó que más de 15 millones de toneladas de dióxido de carbono fuesen emitidos a la atmósfera. Históricamente, el agua caliente solar era apreciada en áreas rurales, pero el crecimiento reciente se ha debido a las instalaciones urbanas. Los sistemas de calentamiento de agua caliente solar pueden encontrarse en todas partes en las ciudades chinas – en los edificios de viviendas, apartamentos, oficinas y hoteles – particularmente en las provincias del sureste. En 2005, más de un tercio del mercado nacional estaba en áreas urbanas, y esta cuota continúa creciendo: Cada vez más; los sistemas solares para calentar agua son un aparato deseable para las familias chinas que lo colocan en lo alto de la lista de sus prioridades. Los costes del sistema han caído dramáticamente a lo largo de los años y los calentadores solares son relativamente accesibles hoy en día, gracias a una combinación de bajos costes laborales, materiales de bajo coste, y competencia entre un gran número de compañías domésticas. Las compañías chinas producen ahora sistemas para calentamiento solar del agua cuyo coste está en 1/5 o 1/8 de los costes que encontramos en Estados Unidos. Para el caso de España, y teniendo en cuenta la obligatoriedad de implantar estos sistemas en los edificios de nueva construcción, presagiamos que los promotores españoles van a elegir productos chinos dado su bajo coste. Otra cosa es la eficacia, y las garantías de calidad en el producto, que sin ánimo de ser demagogos, lo cierto es que los indicadores que barajamos no son muy optimistas. A nuestro parecer, la competencia China en este segmento de mercado va a ser muy fuerte en los próximos años en Europa, ya que su posicionamiento es óptimo y sus costes son muy bajos. La mayor parte del crecimiento hasta la fecha ha ocurrido con una implicación mínima del gobierno. Cada vez más, sin embargo, los departamentos gubernamentales nacionales y locales están poniendo su atención en esta tecnología e impulsando su uso. A mediados de 2007, la Comisión de Reformas de Desarrollo Nacional publicó un plan para reforzar el uso de la energía solar térmica en toda la nación que pronto hará obligatorio el uso de esta energía en edificios de nueva construcción (se espera sea aplicable a hospitales, colegios y hoteles). También se espera se requiera a las nuevas construcciones que habiliten espacios en sus terrazas para incorporar sistemas adicionales de generación de energía solar térmica y aliente a adaptar los edificios del gobierno. En 2006, la ciudad de Shenzhen hizo obligatorio el uso de la energía solar térmica en todos los edificios residenciales por debajo de 12 plantas en altura. Todas estas políticas inducen a pensar que continuará el ritmo de crecimiento del 20-25 % anual en el mercado interno de energía solar térmica. La producción doméstica puede incrementarse hasta 30 millones de m2 antes de 2020. La industria de producción de agua solar está fragmentada en China, con solamente unas pocas compañías de gran tamaño, y carece aún de un soporte tecnológico potente que le permita desarrollar una tecnología realmente eficaz. Sin embargo, grandes fabricantes de electrodomésticos están entrando en el sector de la energía solar, incluyendo a Haier, Ocma, y Huati. La compañía más grande del mundo del sector es Himin Group, localizada en la ciudad de Dezhou en la provincia de Shandong. Con 50000 empleados en todo el mundo, Himin produce más de un millón de sistemas de producción de energía solar térmica al año. La mayoría están destinados al mercado doméstico chino, pero Himin tiene ya entre sus objetivos prioritarios la exportación. Asumiendo que la industria china puede superar pronto los desafíos asociados con la calidad, el cumplimiento de standars técnicos, y canales de distribución, hay un enorme potencial para exportadores – que pueden transformar completamente el mercado mundial.
Este post es un resumen comentado de “Powering China´s development”, publicado en la edición impresa de “Renowable Energy World”, January-February 2008
Publicar un comentario