15 noviembre 2009

El negocio de las infraestructuras en África

Un estudio recientemente llevado a cabo en 24 países africanos muestra que los estados pobres en infraestructuras del África Subsahariana – electricidad, agua, carreteras, TIC – recortan el crecimiento económico nacional en un 2% cada año y reducen la productividad empresarial en tanto como un 40 %.
Un reciente estudio, "Africa´s Infrastructure" ha demostrado que las infraestructuras africanas son las más débiles del mundo, pero irónicamente los africanos pagan el doble por los servicios básicos. Las inversiones anuales necesarias para paliar esta situación ascienden a 93.000 millones de dólares al año, más de dos veces los que estimaciones anteriores habían previsto. Estas nuevas estimaciones son aproximadamente el 15 % del PIB del continente y son comparables a la las inversiones que en infraestructuras se han hecho en china en la última década.
Pero el estudio mostró otro dato interesante y es que el gasto actual en infraestructuras es mucho más alto que lo conocido como anterioridad, y asciende a 45.000 millones de dólares al año. Se rompe así el mito según el cual en los países pobres no hay inversiones. Más sorprendente aún es que estas inversiones se financian localmente con lo que pagan de impuestos los propios africanos.
El estudio también demostró que hay un considerable derroche por falta de buena gestión; y se estimó invertir sin control que ir mejorando la eficiencia los recursos disponibles se incrementarían en 17.000 millones de dólares.
El áfrica, además hay una gran diferencia entre países. Países ricos como Nigeria y Zambia se encuentran próximos al cumplir estas previsiones de inversión.
Según el Banco Mundial, resulta especialmente vital atajar estas ineficiencias más que invertir fondos sin mucho control. África debe realizar las reformas que indicarán a los inversores que ya está lista para los negocios.

¿Qué negocios se están moviendo en África?

Para empezar a conocer los negocios que se están moviendo en África podemos revisar los préstamos que concede el Banco Mundial. Revisemos algunos países de los que hemos hablado poco hasta ahora en Todoproductividad.

Lo más interesante del África subsahariana ha sido que ha continuado creciendo en el último año fiscal a un promedio del 3 %, sorteando de esa forma la crisis internacional. Los países bien gestionados (según los criterios del banco) han crecido un promedio del 4 %. Algunos de estos países representan increíbles oportunidades de negocio para los emprendedores que tengan capacidad y acierto para ayudar a resolver sus problemas. Hemos realizado una revisión que probablemente ayude a más de uno a irse olvidando de tópicos infundados o ideas denostadas.

  • Botswana: Botswana es una de las más grandes historias de éxito de desarrollo de todo el mundo. Tras su independencia era uno de los países más pobres del mundo, pero el tesón de sus gentes ha propiciado un promedio de crecimiento anual del 9 %. Otra de las características de este bello país del interior de África es que es una democracia madura done se respetan los derechos fundamentales y libertades. La escena política de Botswana es también remarcadamente estable. Es loable que los gobiernos de la Botswana independiente invirtiesen los recursos obtenidos de la explotación de minerales en crear infraestructuras y servicios sociales para el bienestar de sus gentes. También hizo lo suyo, desde luego, que a los diez años de su independencia se iniciase un fructífero negocio de extracción y explotación de diamantes. Los europeos que sólo piensan en África como sinónimo de desgobierno y construcción deberían conocer los impresionantes registros de buen gobierno, crecimiento económico, prudencia macroeconómica y gestión fiscal que se disfrutan en Botswana.
  • Camerún: El país tiene también un marco macroeconómico estable y se han realizado reformas institucionales y estructurales de alcance, aunque el crecimiento económico conseguido entre 1997-2007 no ha superado el 1,5 %
  • Chad: El país está entre los diez más pobres del mundo, y los proyectos en marcha están dirigidos a luchar contra la pobreza y construir infraestructuras. Las inversiones en infraestructuras están especialmente ligadas a la lucha contra la pobreza y a la explotación de los nuevos recursos del petróleo. La dependencia de proyectos individuales es muy alta en el país. Como nota curiosa indicamos que en 2004 el PIB creció un 30 % cuando el petróleo empezó a fluir.
  • Costa de Marfil: Costa de Marfil es una economía de tamaño medio, pero es la más grande de África Occidental, y crítica para el desarrollo de la sub-región, con importante influencia económica en el resto de los países. El país es el mayor exportador, y su nivel de exportaciones es de los más altos de África subsahariana (después de Sudáfrica, Nigeria y Angola). Tiene una economía agrícola bien diversificada y sectores de fabricación y servicios significativos. El país aún arrastra el lastre de la guerra civil acaecida en 2002-2003. La economía no se ha normalizado hasta 2007, cuando empezó a responder a los estímulos de estabilidad. Las perspectivas apuntan hacia una fuerte recuperación y crecimiento en los próximos años.
  • Gabón: Destacamos que en 2007 la renta per cápita de Gabón fue de US$ 8200 en 2007, bien por encima del promedio en África subsahariana. La economía depende sobre todo de la explotación de petróleo, aunque el gobierno explora otras posibilidades. El sector forestal y minero son también interesantes en Gabón.
  • Eritrea: Eritrea es una joven nación, escindida de Etiopia en 1991 tras una guerra que duró treinta años. Los primeros años de independencia fueron marcados por un impresionante progreso en rehabilitación de la economía básica e infraestructura social, mejora de los indicadores sociales, estabilidad macroeconómica y crecimiento económico. Entre 1993 y 1997 la economía creció a tasas del 10,9 %. Posteriores tensiones con Etiopía truncaron tan excelente panorama. Los proyectos actuales son infraestructuras de ayuda al desarrollo.
  • Etiopia: Etiopía disfruta de apoyo del banco Mundial para mejorar el desarrollo, y entre las actividades más interesantes está el actual programa de apoyo a la creación de carreteras, proyectos de desarrollo turístico, proyectos de desarrollo rural, etc.
  • Kenia: El país es eminentemente agrícola. La economía de Kenia fue afectada por la climatología en 2008 pero en el primer trimestre de 2009 comenzó a recuperarse. La recuperación probablemente sea lenta por la sequía y las diferentes crisis internacionales acontecidas este año.
  • Madagascar: La antigua colonia francesa de Madagascar es otro país interesante para las infraestructuras. Desde 2002, el país está embargado en una ambiciosa transformación que ha llevado mejoras a sus indicadores económicos, sociales y de gobernanza. La economía creció a un ritmo del 5 % anual, aunque la situación macroeconómica sigue frágil. Las fuentes de crecimiento son la agricultura, el turismo y la transformación de mercancías que requieren mano de obra intensiva.
  • Mali: Los proyectos de apoyo a Mali ascienden a la cantidad total de 1.900 millones de dólares, y están enfocados especialmente a la lucha contra la pobreza. El país presenta actualmente estabilidad política y disfruta desde hace veinte años de un crecimiento anual promedio del 4 %. Entre 2003-2007 ha crecido mucho más rápido, a un promedio del 5,1 % entre 2003-2007 gracias a sus minas de oro.
  • Namibia: Namibia es otro de los ejemplos de democracia parlamentaria que suena a buena gestión económica, gobernanza, libertades cívicas y respeto por los derechos humanos. Namibia se independizó en 1990 y heredó buenas infraestructuras y una economía de mercado acoplada con una riqueza de recursos minerales y una administración pública relativamente fuerte. Namibia es un país estable con fuerte crecimiento económico desde su independencia. Ha soportado con crecimiento la crisis financiera internacional y ya se prepara para fortalecerse en 2010.
  • República Centroafricana: Durante muchos años el país ha sido políticamente inestable con frecuentes conflictos armados. Actualmente, si bien ha mejorado la seguridad aún quedan muchas partes del país donde la estabilidad uno es muy frágil. El potencial en diamantes, oro, uranio y madera es grande pero aún está sin desarrollar.
  • República Democrática del Congo: Dieciocho proyectos activos del Banco Mundial intentan luchar contra la pobreza con unas inversiones totales de 2.900 millones de dólares. Por áreas de actividad podemos mencionar energía y agua.
  • Ruanda: El tumultuoso pasado de Ruanda hace que sea otro gran desconocido en términos económicos. Sin embargo, el país ha progresado de forma destacable desde 1994, las instituciones democráticas se están fortaleciendo y la pobreza está mejorando. La estabilidad macroeconómica de Ruanda ha impulsado un fuerte crecimiento económico que en 2007 fue del 7,9 % y del 8,5 % en 2008. Los años posteriores al conflicto creció aún más, con un promedio del 10,5 %, y ello se ha debido especialmente a sus excelentes resultados agrícolas.
  • Sudán: Sudán ha sufrido más de dos décadas de guerra, por lo que son previsibles importantes programas de reconstrucción de infraestructuras. Por el momento los proyectos del Banco Mundial no están aún activos.
  • Tanzania: Un país bien conocido por el turismo pero que su renta per cápita no es más que de 400 US$. La agricultura juega un papel principal en la economía y emplea al 80 % de la fuerza laboral. Desgraciadamente, su alta dependencia de este sector hace que la economía sea muy vulnerable.
  • Zimbabwe: El bello Zimbabwe está ahora con problemas debidos al deterioro de su clima político. Las relaciones con la comunidad internacional occidental están actualmente en tensión. Insistimos en algo importante, eso no quiere decir que no se puedan hacer negocios con Zimbabwe, más bien al contrario en cuanto a la construcción se refiere. Los países que se encuentran en la lista negra de occidente se ven obligados a dar garantías suplementarias a las empresas que en ellos prestan servicios.

Bibliografía:

Afrol News

Publicar un comentario