14 noviembre 2009

Aislando el interior de las superficies de las paredes de los locales

Si la estructura de la pared no proporciona bastante espacio para conseguir un aislamiento adecuado, la elección que nos queda es instalar el aislamiento o en el interior o exterior de las paredes. Instalando en el interior el aislamiento o queda protegido de los elementos. En muchos edificios existentes, añadir aislamiento para las superficies interiores de las paredes es la única forma práctica de mejorar la resistencia térmica de las paredes. Hay una gran variedad de métodos para aislar el interior de las superficies usando paneles rígidos mediante albañilería. Sin que se aplican estas técnicas, hay que advertir del riesgo que supone la existencia de humedad en el interior de las paredes, pues pueden empaparse en periodos de mucha humedad. En cualquier caso es importante en la preparación de la superficie de las paredes antes de aplicar métodos de aislamiento interior.
.
Tipos de aislamiento
.
Para la mayoría de las aplicaciones la fibra de vidrio o mineral es la mejor solución debido a la su facilidad para fijarse y seguridad contra incendios. Para superficies interiores en las que no se requiere acabado interior, los paneles rígidos trabajan bien. Si se necesita buen acabado superficial, están disponibles aislamientos de fibra. Cada tipo de aislamiento, y método de instalación, implica sus propios detalles que deben ser consultados al fabricante. Lo más importante es prevenir los daños de la humedad y pérdida de calor convectiva.
¿Cómo eludir los problemas de humedad?
Para prevenir los problemas de humedad con cualquier método de aislamiento pueden utilizarse dos técnicas: (1) una buena barrera de vapor en el lado caliente; (2) una trayectoria en el lado frío para ventear humedad que puede entrar en el aislamiento. Si la pared incluye cualquier elemento que bloquee el paso del vapor de agua, como por ejemplo una lámina metálica, se crea una región entre esa superficie y la barrera de vapor que atrapa la humedad. Para el eludir este problema, la solución es crear un hueco en el lado frío exterior del aislamiento para ventear la humedad. La existencia de una capa impermeable en la pared incrementa la importancia de tener una barrera de vapor sin romper. El clima y la permeabilidad de la pared determinan lo crítico que es la pared. Por ejemplo, en un edificio con paredes de bloques de hormigón que están localizados en un clima seco, pueden ser satisfactorios para fijar paneles aislantes que tengan una barrera de vapor integral directamente en la pared.
Cómo evitar pérdidas de convección con paredes permeables
Las corrientes de convección en las paredes pueden reducir seriamente la efectivamente el aislamiento de las paredes. Este problema es más serio en las paredes porque están orientadas verticalmente, creando un efecto chimenea. La forma de minimizar las corrientes de convección es instalar aislamiento bien ajustado contra la superficie no rota. De esa forma las corrientes de convección sobrepasan el aislamiento. Deben minimizarse los daños por pérdidas de aire a través del aislamiento (de penetraciones de cable, etc.). Si la pared es bastante permeable para actuar como trayectoria de venteo, puede instalarse el aislamiento directamente en la superficie interior de la pared. Esto es satisfactorio con la mayoría de las paredes de albañilería, siempre que la pared no se empape por la lluvia desde el exterior. Si la pared es bastante plana para usar paneles metálicos, se fijarán usando fiadores mecánicos y masilla uniendo cada panel, tanto a las paredes como a los paneles adyacentes.
Ahorro potencial
El ahorro potencial que se consigue en la pared es el 60 al 95 % de las pérdidas o ganancias de calor a través de la pared. El periodo de retorno de la inversión comienza a partir de un año en las paredes que se encuentran en peor estado.
Bibliografía: Wulfinghoff, D. R. Energy Efficiency Manual. Energy Institute Press.
Publicar un comentario en la entrada