15 noviembre 2009

Lo básico de los sensores ultrasónicos

Los sensores ultrasónicos permiten la detección de diferentes objetos – independientemente del color y transparencia. Son por lo tanto ideales para el control de objetos transparentes. Sus aplicaciones típicas son la detección de vidrio, plásticos, láminas, control de niveles, etc.

Salidas analógicas

Tanto las salidas de voltaje como la corriente de los sensores son proporcionales a la distancia del sensor del objetivo. Esto permite realizar medidas sin contacto. Entre las aplicaciones típicas están el control de bucles, medición de distancias, detección de niveles de apilamiento, etc.

Sensor retro-reflexivo ultrasónico

Una pieza de una máquina fija se usa como reflector. La diferencia de tiempo entre la emisión y la recepción de una señal ultrasónica (conocida como tiempo de propagación) es por tanto fija y conocida. Cuando un objeto entra dentro de la distancia sensora la salida se activa.

Entre las aplicaciones típicas podemos mencionar la detección de objetos absorbentes de sonidos.

Ultrasonidos a través de un sensor de haces

Estos sensores son ideales para aplicaciones en las que los objetos siguen cada uno a otro en rápida sucesión. También son recomendados cuando se requieren altas frecuencias de conmutación, por encima de 200 Hz.

Entre las aplicaciones típicas encontramos contado de materiales que son difíciles de detectar, como vidrio o plástico claro. También sirven para controlar materiales transparentes.

Bibliografía: VYDAS
Publicar un comentario en la entrada