08 noviembre 2009

Una alternativa para la microcogeneración a pequeña escala

La tecnología de células de combustible está destinada a ser una de las nuevas industrias del siglo XXI. Potencialmente, será una fuente de energía común para vehículos y para viviendas individuales. En este artículo hablamos de la tecnología de células de combustible de óxido sólido para aplicaciones de calor y potencia combinadas.
Una de las compañías que investiga en esta área es Cummins Power Generation (Cummins PG). De manera similar a lo que se hace con los grandes motores diesel esta compañía investiga células de combustible. Si bien estas células no reemplazarán los generadores diesel, las células tienen características húmedas incluyendo su operación silenciosa, su alta eficiencia y bajo nivel de vibraciones.
Funcionando de forma similar a una batería, que usa conversión electromecánica, las células producen electricidad de combustible (en el lado del ánodo) y un oxidante (en el lado del cátodo), que reacciona en presencia del electrolito. Las células de combustible se utilizan para numerosas aplicaciones, incluyendo como base de plantas de generación, plantas auxiliares, vehículos híbridos y eléctricos, etc.
Cumming PG también ha estado trabajando con DOE´s Energy Efficiency and Renewable Energy para desarrollar las aplicaciones de 2 kW prototype SOFC, una unidad de generación móvil configurada para dar energía y calor a vehículos.
Esta nueva aplicación de la tecnología de células de combustibles puede reducir el tiempo al ralentí de los motores en vehículos de largo recorrido, disminuyendo el consumo y sin contaminación. La industria del transporte estima que los camiones pesados (clase 7) pasan 6 horas al día con el motor en ralentí. Se cree que los motores al ralentí consumen en Estados Unidos al año 840 millones de galones, por lo que aquí tenemos una enorme oportunidad para ahorrar combustible.

Bibliografía: Soft: An alternative for small-scale CHP. Power Engineering October 2009.

Publicar un comentario