11 noviembre 2009

Mejorando el aislamiento de los viejos áticos

Hace algunos días hablábamos de los éxitos obtenidos en Alemania transformando sus viejos edificios para ganar en eficiencia energética (ver aquí). Volvemos hoy a abordar la eficiencia energética en los edificios y en esta ocasión nos centraremos especialmente en el aislamiento, una técnica en la que encontraremos el mejor "chollo" en conservación de la energía. Invertir en aislamiento es probablemente uno de los lugares donde más rentabilidad vamos a sacar a nuestro dinero. Un
Resulta realmente asombroso lo pobremente aislados que están los edificios y el terrible derroche que en términos energéticos ello supone. Y la subsanación de este problema es posible, pero requiere técnicas más depuradas y complejas de las que se utilizan en edificios nuevos.
Los techos están especialmente expuestos a precipitaciones y viento, lo que hace que el calor se escape hacia las superficies exteriores.
El aislamiento del techo es especialmente importante para reducir la ganancia solar durante el clima cálido. Los techos tienen una ganancia solar especialmente alta por su orientación (perpendicularidad de los rayos del sol) y porque las superficies del techo tienden a ser absorbentes.
Los techos y áticos tienen grandes superficies sin discontinuidad que ofrecen un acceso relativamente fácil para la instalación de aislamiento. Por lo tanto, a menudo proporcionan la oportunidad más económica para reducir las pérdidas y ganancias de calor. En nuevas construcciones, un buen aislamiento del techo añade poco coste adicional. En la reforma de los edificios, la mejora del aislamiento de los techos puede ser la única oportunidad que permite mejorar el aislamiento de los edificios a gran escala.

Aumentando el aislamiento en los áticos

Un ático es un espacio sin calentar situado entre el tejado y el espacio ocupado más alto del edificio. Sí un edificio tiene un ático, instalar aislamiento es la forma más fácil de mejorar la conducción térmica en la parte superior del edificio.

El espacio del ártico estar usualmente bien venteando al exterior. Por ello, el tejado exterior actúa como una sombra solar, reduciéndose la carga de enfriamiento. Ya que el ático esta ventilado, el tejado proporciona poca reducción de pérdida de calor durante el clima frío. La pérdida de calor se bloquea sí se aísla el ático. Ello se consigue evitando que las corrientes de aire circulen bajo el aislamiento.
En edificios existentes el aislamiento suele ser escaso. Típicamente puede añadirse un aislamiento suplementario. Sin embargo el retorno de la inversión decrece rápidamente si ya hay aislamiento o existente. A veces, el coste de añadir aislamiento debe elevarse considerablemente por la necesidad de trabajar alrededores de equipos y otros obstáculos.

Tipos de aislamientos apropiados

Para la mayoría de las aplicaciones de aislamiento, los mejores materiales para aislar áticos son la fibra de vidrio o fibra minerales. También se usará ampliamente la celulosa.

El asilamiento relleno suelto se instala comúnmente en grandes áticos por soplado, debido a que este método implica bajos costes laborales. Para pequeñas aplicaciones, el aislamiento puede ser vertido en bolsas.

Barreras de vapor

El principal objeto de una barrera de vapor es proteger el aislamiento, y en menor medida, proteger la estructura y el equipo localizado encima del aislamiento. En un clima frío, el aislamiento del ártico al que falta una barrera de vapor puede cargarse con hielo. Una barrera de vapor puede construirse fácilmente aplicando una lámina continua de film de plástico.

Venteo de humedad desde el ático

El venteo del espacio encima del aislamiento permite que la humedad escape. La humedad puede entrar en el ático desde abajo, como resultado de barrera de vapor imperfecta, o por pérdidas en el tejado o tuberías.

Resultados de eficiencia

El aislamiento de un ático desnudo típicamente reduce las pérdidas de calor en el ático entre un 70 y 90 %. Puede reducirse la ganancia de calor entre un 30 y 70 %, dependiendo de cómo de cómo se ventee el ártico.

El periodo de retorno de la inversión mínimo sería un año, aunque aumentará si el aislamiento original está en buen estado.

Bibliografía: Wulfinghoff, D. R. Energy Efficiency Manual. Energy Institute Press.

Publicar un comentario en la entrada