11 noviembre 2009

Tendencias y desarrollos en medidores de temperatura

La temperatura se mide con exactitud usando métodos de contacto. Sin embargo, las sondas de contacto tienen muchas desventajas: necesitan sumergirse en el fluido que pretende medirse; necesitan buen contacto con una superficie; pueden ser intrusivas; pueden no ser muy buenas con objetos móviles, distantes, alto voltaje o muy calientes. Son malas para prevenir la contaminación cruzada; sólo miden un punto único; son lentas, se desgastan, y sufren interferencias electromagnéticas.
Todos los sensores de temperatura están mejorando, y muchos se consiguen más baratos. La termometría infrarroja (IR) sin contactos están consiguiendo mucho, mucho mejor y más barato. Las imágenes térmicas automáticamente detectan lo que está ocurriendo.

¿Por qué usar IR sin contacto?

Los termómetros IR de tecnología infrarroja sin contacto son dispositivos pasivos que miden la radiación emitida naturalmente de una superficie de indican usuario la temperatura del objeto. Proporcionan lecturas de temperatura rápidas sin tocar el objeto.

Los termómetros IR pueden medir con seguridad superficies calientes, peligrosas, o difíciles de alcanzar sin contaminar o dañar el objeto. Los termómetros IR pueden proporcionar varias lecturas por segundo, cuando se comparan con métodos de contacto donde cada medición puede emplear varios minutos.

Los sistemas de imágenes térmicas tales como fixed 2D Ircon Maxline imager y linescan process imagers tales como el Thermalert MP150 por objetos móviles o escaneando áreas para dar una visualización completa de las temperaturas de superficie.

Un software cada vez más refinado permite a los usuarios definir "áreas de interés" tales como el sobrecalentamiento potencial de las máquinas y objetos en correas trasnsportadoras.

La predicción sugiere que cada vez más sistemas de medición se mueven hacia IR sin contacto, y el porcentaje de aplicaciones esotéricas de imágenes de procesos crecerán aún más rápido.

El precio de las cámaras térmicas ha caído pronunciadamente desde los precios de 20.000 -30.000 libras esterlinas hace cinco años a modelos económicos que cuestan ya menos de 3.000 libras.

Hay varios factores que determinan la medición exacta, la emisividad, campo de vista, distancia a la imagen.
Muchas aplicaciones sofisticadas pueden realizarse con las últimas innovaciones, pero las cámaras sencillas también pueden darnos valiosa información.

Protocolos y tecnología inalámbrica

Los sensores son cada día más baratos, y la actual tendencia industrial es reducir las conexiones de cables y la complejidad del cableado. Ello permite obtener información que será procesada vía PC y en displays digitales procesar datos en red.

Bibliografía: Trends and developments in temperature measurement. European Process engineer November 2009
Publicar un comentario