19 febrero 2010

Potencial energético de la República Democrática del Congo

Un país puede convertirse de la noche a la mañana en una gran oportunidad de negocio increíble, todo depende de la necesidad del momento, y de que seamos capaces de cerrar los negocios (esto es muy complicado a veces). Hablamos esta noche de la República Democrática del Congo, un país asolado por conflictos armados y dictaduras, provocados por la inestabilidad de la descolonización del continente africano. Pero las cosas cambian y en nuestro afán por encontrar esos nuevos nichos no prospectados por las misiones comerciales masivas, nos hace fijarnos hoy en el Congo, un país que gana estabilidad por momentos. En efecto, a partir de los Acuerdos de Lusaka y del Tratado de Pretoria, el año 2005 el país promulgó una nueva Constitución Política en la cual se reorganizaba en gran medida el sistema público y la administración del Estado. Las provincias pasaron de 10 a 25, se estableció un Parlamento bicameral (conformado por el Senado y una Asamblea Nacional) y una estructura embrionaria de un nuevo poder judicial. Todas las provisiones de este texto legal tienen diversos plazos para entrada en vigencia, estimándose que dicho proceso concluya a fines de la década de 2010. Evidentemente el Congo es un país con pocos recursos económicos, pero eso no quiere decir que no se desarrolle su enorme potencial, y es que hablamos de un país muy rico en recursos naturales. Entre los movimientos del gobierno congoleño, hablamos hoy de la búsqueda de socios privados interesados en desarrollar su enorme potencial de generación de energía, capaz de satisfacer las necesidades de millones de personas. Las cifras de las que se hablan son realmente astronómicas, otra cosa es que ambientalmente se cuente con apoyos para lo que se intenta hacer allí. Pero la cuestión de que el potencial del complejo Inga puede ser de 100.000 Mw en energía hidroeléctrica, una colosal cifra que podría suministrar energía a 500 millones de familias en África. En el Congo, solamente el 5 % de la población tiene acceso a la electricidad, y dado que la población crece y el país está pujante este sector se está convirtiendo en un buen negocio en el país. Si se desarrolla la generación, la venta podría estar asegurada (si se desarrolla un buen sistema de gestión de cobro, claro), pues 65 millones de congoleños tienen avidez de energía. La economía congoleña se ha estabilizado en los últimos años, los parámetros macroeconómicos son buenos y la inflación está controlada, estaremos atentos en el futuro.
Fuente: MBendi
Publicar un comentario