21 febrero 2010

Venezuela declara el Estado de Emergencia Eléctrica

Venezuela, un país rico en petróleo, acaba de declarar el Estado de Emergencia Eléctrica, por lo que el problema energético pasa a ser prioridad número uno. De nada vale el petróleo puesto que hay que transformarlo y luego distribuirlo.
El sistema eléctrico está completamente bloqueado y las cosas sólo pueden empeorar si no hay un cambio radical en la forma de gestionar la energía, no sólo nos referimos a Venezuela sino también a toda la región. A nuestro parecer, Venezuela es un ejemplo de algo que venimos explicando desde hace mucho tiempo en TODOPRODUCTIVIDAD, contrastado además ampliamente con datos propios sobre el terreno, la planificación de la generación y distribución de energía en Latinoamérica no es la más adecuada. A eso podríamos añadir años de deterioro progresivo del sistema de distribución, y que en varios países segmentos amplios de la población se enganchan directamente a la red sin contribuir a su mantenimiento. Todo ello, en un escenario de crecimiento económico en varios países que puede ser del 6 o el 8 %, no da como resultado otra cosa que un bloqueo del sistema de generación a medio plazo.
En la inauguración de su programa De repente con Chávez, transmitido por Radio Nacional de Venezuela, el jefe de Estado justificó la declaratoria de emergencia eléctrica. , en compañía del vicepresidente de la República y titular del despacho de Agricultura y Tierras, Elías Jaua; y los ministros de Planificación, Jorge Giordani; de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez; de Industrias Básicas y Minería, Rodolfo Sanz y de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque, a quienes designó como miembros del Estado Mayor Eléctrico. Insistió en que "hay que declarar el estado de emergencia, esa es la razón fundamental de esta declaratoria, lo que prevén la Constitución y las leyes".
Mientras tanto, Rodríguez indicó que el problema de energía eléctrica "se ha expresado en una caída sistemática de los embalses de Guri, de los ríos Apure, del Orinoco", por efecto del fenómeno El Niño. "Confrontamos un problema serio, se ha incrementado la inversión en energía térmica pero nadie podía imaginar la severidad de este larguísimo verano. Este gobierno ha incrementado 10 veces más la capacidad termoeléctrica".
Pese a que el incremento de la capacidad de generación y distribución en Latinoamérica o en otras partes del mundo no deja de crecer; ver por ejemplo "Resumen de las inversiones energéticas más interesantes en Latinoamérica" o "El negocio de las infraestructuras en África"; los cortes de energía son cada vez más prolongados en zonas cada vez más amplias de Latinoamérica. Cualquier incidencia climatológica hace disparar todas las alarmas. La población se ve obligada a usar sistemas complementarios de almacenamiento o generación de la energía y ello encarece notablemente los costes del consumo.
A nuestro parecer, y si bien la estrategia de incrementar la generación y reforzar la distribución es correcta, es también insuficiente si se hace siguiendo los modelos europeos o norteamericanos como hasta ahora. En Latinoamérica se construyen grandes infraestructuras de generación, generalmente con la participación de la inversión privada, pero luego se descuida la eficiencia energética en la distribución y en el consumo. Cuando decimos que se dsecuida la eficiencia energética no queremos decir que no haya campañas para conseguir reducir el consumo, sino que no se aplica la ingeniería que requieren estos grandes territorios. Por otra parte, la cultura de la eficiencia energética prácticamente no existe en la industria, donde se importan bienes de equipos normalmente desde países no muy preocupados hasta tiempos recientes por la eficiencia energética: USA, China, etc.
Al no actuar directamente sobre el consumo, donde según nuestros datos en industria Latinoamericana hay un sobreconsumo que en muchos casos es el doble que el admitido hoy por la industria moderna europea, poco se puede conseguir por mucho que aumentemos la capacidad de generación, pues el consumo crece a una velocidad mucho más rápida. Tan solo actuando sobre el consumo, y utilizando estrategias como la Generación Distribuida, podrá superarse a largo plazo el problema energético de regiones como Latinoamérica o África.
Publicar un comentario en la entrada