20 febrero 2010

Continúa la fiesta en los ayuntamientos

Los ayuntamientos españoles no parecen muy comprometidos en la búsqueda de soluciones para salir de la terrible depresión en la que está entrando España. La actividad productiva privada está prácticamente paralizada en todo el país, y parece que pocos alcaldes están siquiera intentando aportar solución alguna.
.
El esfuerzo que el país está haciendo para poder pagar el segundo Plan E no parece quemar las conciencias de nuestros responsables municipales. En vez de buscar actividades innovadoras que generen tejido productivo local han entendido la innovación como la búsqueda de proyectos cuanto más variopintos mucho mejor.

Las reservas se están agotando y el endeudamiento crece sin que nadie parezca poner límite, y el nuevo plan del gobierno está dando los siguientes resultados: .

(Según datos publicados por elEconomista.es.) .
Sólo el 3,5% de las solicitudes locales se destinará a la promoción económica y la innovación Madrid utilizará casi 10 millones de euros para la 'eterna' recuperación de la ribera del Manzanares.
Construcción de tanatarios, embellecimiento de cementerios, obras en piscinas públicas, pistas de pádel, frontones, carriles-bici y reforma de aseos en colegios públicos... En eso y en otras cosas parecidas es en lo que se van a invertir los 5.000 millones de euros que el Gobierno ha aprobado para reducir la dependencia del sector inmobiliario e impulsar un nuevo modelo económico. El Ministerio de Política Territorial ha aprobado ya la financiación de varios proyectos de inversión con cargo al Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local. Y el problema es que, tal y como ocurrió con el Plan E, los ayuntamientos están utilizando el dinero para tapar agujeros o acometer obras que, dada la gravedad de la crisis, podrían ser completamente prescindibles. Es cierto que, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado con el anterior Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL), el nuevo permite a los ayuntamientos destinar una parte del importe a financiar gasto corriente, pero lo que llama la atención es que la mayoría de los ayuntamientos se lo ha tomado al pie de la letra y los proyectos que apuestan por un cambio de modelo brillan por su ausencia. Proyectos tecnológicos
Tan sólo el 11,84 por ciento de las solicitudes corresponden a planes relacionados con la tecnología y la administración electrónica. Este porcentaje supone que se invertirá en esta materia tan sólo el 5,16 por ciento de los 5.000 millones presupuestados o, lo que es lo mismo, 258 millones. El 15,11 por ciento de las solicitudes presentan propuestas para mejorar el ahorro y la eficiencia energética y tan sólo el 3,25 por ciento se refieren a la promoción de la actividad económica y la innovación. Hay casos que sí que se ajustan a las necesidades reales, como los 627.840 euros que Águilas (Murcia) destinará a la construcción de un vivero de empresas; los 31.814 que Gernika (Vizcaya) utilizará para mejorar la infraestructura tecnológica y de comunicación o los 32.100 que Navas de Oro (Segovia) invertirá en instalar zonas wifi para facilitar el acceso libre a Internet a sus ciudadanos. Son sólo excepciones en una larga lista de proyectos mucho más simplistas. Gastos sorprendentes
Muchos ayuntamientos podrían estar incurriendo en gastos superfluos por el simple hecho de no perder el dinero y gastarlo en algo. Eso o buscar el voto a un año de las elecciones locales, en lugar de un cambio de modelo productivo, el objetivo del fondo. L?Hospitalet (Barcelona) se gastará, por ejemplo,más de un millón de euros en una nueva piscina; Leiva, en Burgos, podrá presumir de otra para chapoteo, en laque disfruten los más pequeños, por 32.324 euros; Acehúche, en Cáceres, invertirá casi 100.000 euros en un velatorio; Sevilla invertirá más de cuatro millones en mejorar los patios de sus colegios públicos; San Fernando de Henares (Madrid) dedicará 250.000 euros a un carril-bici y SantAntoni (Ibiza), otros 157.839 a una pista de escalada. En el caso de Madrid, parte del dinero se utilizará para acometer obras pendientes, como los casi 10 millones de euros que el Ayuntamiento va a utilizar en un plan que los madrileños llevan años escuchando y que parece no tener fin: la recuperación del Manzanares, en la que el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón ya lleva gastados cientos de millones. Gracias al fondo local, ahora podrá construir una pasarela peatonal y ciclista en las dos márgenes del río, recuperar la zona verde de los jardines Virgen del Puerto y la flora del Parque Manzanares Sur, así como construir un "centro de interpretación de la naturaleza e historia del Río Manzanares en el Parque de Arganzuela?. Según el Gobierno, el fondo creará 274.000 puestos de trabajo. Sin embargo, a la luz de las propuestas, esos empleos volverán a girar en torno a la construcción, y una vez que acaben las obras se destruirán.
Publicar un comentario en la entrada