27 agosto 2010

El despegue de los proyectos relacionados con el agua en Latinoamérica




Tras años de desidia por fin el sector del agua está despertando en Latinoamérica y se suceden los proyectos relacionados tanto con el abastecimiento como con el tratamiento. Las previsiones sugieren que entre 2011 y 2015 se invertirán 21.000 millones de dólares en proyectos de depuración de agua y tratamiento de aguas residuales. Repasamos en este artículo la situación de estos proyectos en los países de mayor expansión.

En los últimos veinte años no han visto virtualmente mejoras en las infraestructuras de agua. Las únicas excepciones han sido Chile, las grandes ciudades brasileñas de Sao Paulo y Río de Janeiro y algunas  municipalidades de Colombia.

En países de éxito como Chile ha habido consenso sobre la visión competitiva (éxito de la exportación, productos agrícolas con valor añadido) que demandan altos niveles de inversiones en infraestructuras, y un mecanismo predecible a través del cual el objetivo es sostener las inversiones en gestión del agua. Este tipo de esquemas de desarrollo tienden a incrementar el PIB de un país en un 1 %

De acuerdo con el CG/LA´s Report Infrastructure Market Demand 2015, cinco mercados comprenderán aproximadamente el 85 % de las inversiones totales en la región: Brasil, Chile, Colombia, México y Perú.

Brasil

Brasil invertirá sobre US$ 4500 millones de dólares en los próximos cinco años, lo que supone casi el 25 % del gasto regional. Las prioridades aún no están claras, y no lo estarán hasta las elecciones presidenciales de Octubre. El impulso más interesante viene de los eventos especiales: la copa del mundo de 2014 y los juegos olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

El último es de especial interés, ya que el gobierno de Río se ha comprometido con objetivos ambientales concretos, incluyendo por fin la limpieza de la Bahía de Guanabara, y hay demanda de alta calidad como la construcción de ciudades olímpicas y la duplicación de habitaciones de hoteles de alta calidad hasta 40000. La calidad del agua es quizás el componente más crítico del plan de sostenibilidad innovador que busca crear las primeras olimpiadas ecológicas de la historia.

México

La inversión en México en agua alcanzará los 2.800 millones de dólares hasta 2015, impulsados por el Fondo de Infraestructuras Nacional (Fonadin) y el Consejo Nacional del Agua (Conagua). Tanto en Brasil como en México es el sector público quien impulsa los proyectos. En México el apoyo financiero público a los proyectos del agua alcanzará del 31 % al 49 % en los proyectos clave. Las prioridades actuales incluyen la construcción de un acueducto de 140 km desde la presa El Zapotillo en los estados de Jalisco y León, que abastecerán a una población de 1.5 millones de personas y requerirá una inversión de US $ 430 millones; y la construcción de la presa Falcon-Matamoros en el estado de Tamaulipas, que proporcionará agua potable a unos 1.2 millones de habitantes, y requerirá una inversión de US $ 520 millones.

Otros proyectos de agua críticos incluyen un conector de aguas residuales cuya inversión supone US$ 200 millones en ciudad de México, una planta de tratamiento de aguas de US$ 40 millones en Sonora y plantas de desalación en Baja California.

Colombia

Las inversiones en el sector del agua en Colombia pueden alcanzar US$ 1450 millones en 2015, aunque esta cantidad puede ser considerablemente mayor. Colombia está buscando un modelo de inversión en infraestructuras del agua similar al de Chile, con tremendas inversiones en el sector del agua. Proyectos críticos para el país incluyen la limpieza del río Bogotá, Entre otras obras se construirán dos plantas de tratamiento de agua, El Salitre y Canoas. Similarmente, la planta de tratamiento de agua en Bello mejorará la calidad del agua en Medellín. Este último proyecto supone una inversión de US $370 millones.

Perú

La creación de la agencia Proinversión ha acelerado las inversiones en infraestructuras en el país, y ahora ascienden a unos US$ 1000 millones en los próximos cinco años. Como Chile, Perú ha adoptado una serie de disposiciones para hacer el mercado más dinámico.

Por ejemplo, el sector privado tiene la capacidad de identificar proyectos y proponérselos al gobierno para su evaluación, y una vez el gobierno lo ha evaluado se crea un procedimiento en el que el proponente tiene ventaja. Actualmente, tres de estos proyectos están en marcha: La planta de tratamiento de La Chira, con una inversión de US$ 145 millones de dólares, una planta de desalinización en Lima con inversiones de US$ 190 millones en Lima y la rehabilitación y mejora de plantas de tratamiento en seis distritos gestionados por SEDAPAL, la compañía de aguas pública.

La cooperación española y la IADB han aprobado préstamos por valor de US$ 90 millones de dólares destinados a ampliar servicios sanitarios y agua potable en áreas rurales y pequeñas ciudades.

Bibliografía: Public Sector reawakening. WWI June/July 2010
Publicar un comentario