08 agosto 2010

Sensor para controlar la humedad en las piscinas cubiertas


Sin sistemas de deshumidificación y ventilación efectivos que mantengan el aire seco, las piscinas se enfrentan a problemas relacionados con la humedad tales como mohos y corrosión.

Si no se controlan los niveles de humedad existe el riesgo de daño estructural cuando el aire caliente transporta la humedad en paredes y techos.
.
Cuando se combinan con cloruros los agentes químicos de la piscina, el aire húmedo es altamente corrosivo, atacando tanto a los metales como al hormigón.

Cuando se controlan los niveles de humedad del aire en una piscina, la superficie de la piscina en si misma actúa como un humidificador gigante cada vez que el punto de rocío del aire cae por debajo de la temperatura del agua.

Sin un sistema de deshumidificación efectivo, el aire absorbe vapor de la superficie de la piscina para crear la atmósfera húmeda que pretendemos eludir.

Cuando se controlan los niveles de humedad del aire en una piscina,

WM33 y WM261 de Michell trabajan como una parte integral de un sistema de deshumidificación para ayudar a asegurar que la temperatura de la superficie del agua queda más baja que la temperatura del aire y la humedad relativa se mantiene constante a 50 – 60 %.

Ambos instrumentos trabajan de forma efectiva con exposición a largo plazo a la atmósfera agresiva creada por los agentes químicos de la piscina.

Michell añade que los sensores se recalibran fácilmente y mantienen exactitud y fiabilidad a largo plazo.

Bibliografía: Michell sensors control humidity levels in pools. Processingtalk July 2010
Publicar un comentario en la entrada